El boom de la felicidad aumentada

El boom de la felicidad aumentada

De la nada al todo. La felicidad ha pasado de ser un privilegio de las élites a un deber de la mayoría. La búsqueda de la felicidad está presente en todas partes convertida en una cuestión cultural. Incluso se conmemora el Día de la Felicidad, fijado el 20 de marzo.

A falta de la cantidad de libros que se publican cada año en relación a la felicidad, hay además cierto proselitismo por las bondades de la ciencia de la felicidad.

Desde los años noventa del siglo pasado hasta la actualidad esta ciencia promueve un método para conseguir la vida plena y feliz. Y si bien se apoya en diversos estudios sobre factores que influyen en la felicidad, es difícil extrapolar un método unificado que pueda ser válido para el común de los mortales, tantos sentidos de la felicidad como personas.

Al respecto, irrumpen ciertas voces críticas que denuncian la obsesión de la felicidad a cualquier precio y/o la tergiversación del sentido de esa felicidad “al servicio de los valores impuestos por la revolución cultural neoliberal” advierten la socióloga israelí Eva Illouz y el psicólogo español Edgar Cabanas.

Tanto Illouz como Cabanas han publicado un ensayo Happycracia (Paidós) –todo un éxito en Francia–, que analiza este boom de la felicidad desde una visión reduccionista que prima el factor individual y lo social se elude.

Con esto, los autores no están en contra de la felicidad sino el cariz que está tomando, cuando se manifiesta que la felicidad depende de los propios actos obviando la influencia de factores que a veces se nos escapan de las manos.

Precisamente en estos días se publicaba el informe anual sobre los países más felices que incluye la ONU. Como viene siendo habitual los países nórdicos encabezan el ranking gracias a su tan estudiado Estado del bienestar, en esta ocasión Finlandia es quien lidera la lista. Sin embargo, hay elementos chirriantes que pueden todavía mejorar sobre algunos criterios, ya que sorprendentemente en la misma lista Iraq y Arabia Saudí se encuentra por delante de países europeos como España.

Dice Alberto Simone, psicólogo, director de cine, guionista y escritor, “La felicidad es innata, fluye como la sangre por nuestras venas”.

Seguramente su concepto de la felicidad se acerca más a las necesidades del ser humano una vez desprovisto de eslóganes.

Cuanto menos Simone apela a valores universales como “el amor” que nos ayuda a conectar con nuestra esencia, incrementar así nuestro bienestar y que la felicidad por tanto venga dada, sin imposiciones ni ansiedades.

“Recuperando la autenticidad, la espontaneidad y la sinceridad, y eso pasa por no tener reparo en mostrar nuestras fragilidades” descubre el psicólogo.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:

Los países más felices del mundo del ranking mundial

Permitirnos ser felices. Jorge Dobner

La filósofa Victoria Camps y la búsqueda de la felicidad

La “felicidad sintética”, la manera de ser feliz con lo que tienes

El Dalai Lama lleva la felicidad al plan de estudios de las aulas

ver mas artículos

Noticias recientes

El flexitarianismo, para vegetarianos flexibles

Los flexitarianos se enorgullecen de ser más delgados que los carnívoros y de ser menos propensos a enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer, entre otros.

Leer más

Una vivienda por 6.000€ digna y construida en menos de un mes

Se partió de la idea de dar calidad de vida a los moradores pero sin aumentar coste ni simplicidad. En la Bienal de Chicago se ha construido la casa en tres semanas delante de los organizadores.

Leer más

Sensaciones, descubren el mapa humano de las emociones

Cada reacción sensorial o emocional, responde a una parte del cuerpo humano diferente, independientemente de la cultura o el idioma.

Leer más

La filósofa Victoria Camps y la búsqueda de la felicidad

¿Cuál es el secreto de la felicidad? En el supuesto de que exista algún secreto o fórmula magistral. En un futuro incierto con una sociedad cada vez más plural y

Leer más

Las cifras de un mundo mejor

Trece razones por las que vivimos mejor que nuestros abuelos. El mundo ha mejorado sobremanera: el analfabetismo casi se ha erradicado, la pobreza ha descendido y el estado de bienestar

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario