Educación sexual: la asignatura pendiente

Educación sexual: la asignatura pendiente

Al llegar a una adolescencia temprana, e incluso antes, los chicos y chicas despiertan su interés sobre el sexo y la relación con sus cuerpos. Esta etapa responde a la curiosidad natural como seres sexuados. Siempre fue así.

Lo que marca la diferencia es la forma de comunicarlo y dar la opción a los adolescentes de expresarse sin miedo.

Durante mucho tiempo en España y otros países, condicionados por la excesiva influencia de la religión, el sexo fue un tema tabú.

Generaciones de hombres y mujeres tuvieron que aprender por sí solos, o con suerte visionando alguna cinta erótica que saciara su curiosidad. Para muchos la pornografía en sus distintos formatos (revistas, cintas VHS o más adelante DVD) se ha convertido en una herramienta improvisada para aprender sexualidad.

Lo que antes era un acto casi clandestino hoy se accede en un simple clic en el buscador de Internet.

Las cosas han cambiado en muchos sentidos, pero la educación sexual sigue siendo la asignatura pendiente.

Muchos chicos y chicas explican en clase que están aprendiendo sexualidad a partir de un video porno. En plena era digital parece inevitable acceder a contenido pornográfico ilimitado.

La novedad sería que los padres, lejos de escandalizarse, acompañaran a sus hijos/as en este proceso, para fomentar su espíritu crítico y la capacidad de discernir entre realidad y ficción.

Con este fin, Erika Lust, reconocida directora de cine adulto alternativo, ha puesto en marcha un proyecto educativo  ‘The Porn Conversation’.

Este proyecto quiere motivar a los padres a establecer conversaciones con sus hijos acerca de la sexualidad y se sientan así confiados para ello.

“Hay que tomar conciencia de que la charla sobre sexo ya no es suficiente. Hay que tener también la conversación sobre porno”, argumenta Lust.

“Queramos o no, nuestros hijos van a llegar a él de una manera u otra. Está por todas partes. Y no queremos que ese porno convencional sea su educación sexual”.

En este sentido la plataforma enseña a adaptar el mensaje según la madurez emocional de los hijos:

  • Menores de once años: con ellos es muy importante asentar el concepto base, que lo que ven en el porno no es sexo real sino un producto. Que las relaciones siempre han de ser consensuadas o advertir de que no envíen fotos si alguien se lo pide.
  • Entre once y quince: entra en detalles como que los cuerpos tienen vello y la depilación no es importante, que mucho de esos contenidos con los que pueden encontrarse son racistas o que el sexo no hay que practicarlo necesariamente con alguien a quien se quiera pero sí que te respete.
  • Más de quince: es posible que a esa edad ya hayan tenido algún tipo de relación sexual. Por tanto, se ha de advertir que si ya están practicando sexo, no tienen que fingir o imitar lo que ven en una película.

Al mismo tiempo se les puede aconsejar que, si quieren ver porno, pueden optar por contenido ético, como el que promueve la propia Erika desde su página XConfessions, “que contiene nuestros valores de respeto, consentimiento y una representación del sexo realista”.

Conocedora de los pros y contras de la industria, Lust, apuesta por una educación sexual saludable en que hijos y padres se vean concernidos.

“En la vida real el sexo no es solo algo físico, sino tan bien emocional. Y justo esa parte emocional es más difícil”, añade la directora.

En esta misma línea expertos reclaman que la educación afectiva y sexual sea materia obligatoria durante toda la enseñanza reglada.

No en vano el instituto es donde los adolescentes pasan la mayor parte de su tiempo. Este es el espacio ideal para debatir, intercambiar información, y formarse no solo académicamente sino en valores.

Conjunto al apoyo de los padres, también las clases o talleres dedicados a la sexualidad pueden ayudar a los adolescentes a disipar sus dudas y estar mejor informados.

Solución: una guía para que los padres puedan educar a los hijos convenientemente en materia sexual acorde a su madurez mental, y puedan así tener los hijos las herramientas necesarias para hacer frente a los riesgos en la red como el sexting y grooming. 

Para más información: The Porn Conversation

Fuente original: El País

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Más soluciones:
Una adolescente convierte la cuestión climática en uno de los asuntos centrales de las próximas elecciones belgas
En la ciudad de Rotterdam convierten la basura en parques flotantesWeWalk

El bastón inteligente para asistir a las personas invidentes

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Escuelas de negocios para alumnos del siglo XXI

La escuela pretende que los alumnos comprendan cómo la tecnología está cambiando todos los sectores de actividad.

Leer más

Aceite y nueces contra los infartos

La dieta mediterránea con un plus de aceite y frutos secos reduce en un 30% los problemas graves cardiovasculares como el ictus o el infarto.

Leer más

Un primer paso: eurodiputados aprueban la "tasa Tobin"

El proyecto de la Comisión prevé la instauración de una tasa sobre las transacciones financieras en toda la UE.

Leer más

Girona convertida en epicentro de las soluciones

Se ha celebrado la 2ª edición de “La Girona de los Soluciones” para dar visibilidad a las soluciones innovadoras que se están aplicando con éxito en la ciudad y comarca

Leer más

Una Nueva Economía en comunión con el planeta tierra

Con el estallido de la crisis en el 2008 los científicos debaten acerca de la idoneidad de una economía que sobreexplota los recursos de la madre tierra y más aún

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.