Martin Seligman o cómo aprender a ser optimista

Martin Seligman o cómo aprender a ser optimista

Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada cuatro ciudadanos deberá hacer frente en algún momento de sus vidas a una enfermedad mental (de forma transitoria o crónica).

Quizás sea una de las razones que ha motivado en los últimos tiempos una mayor visibilidad de este tipo de problemas y el interés por fortalecer psicológicamente la personalidad del individuo.

Por suerte, hay cada vez más psicólogos y divulgadores especializados que se acercan a esta rama del conocimiento, y lo que es más importante facilitan herramientas para que las personas aprendan a gestionar sus emociones y tomen el control de sus vidas.

Es el caso del profesor de psicología Martin Seligman, reconocido pionero de la psicología positiva, quien está presentando su último libro por Europa, con parada en París donde ha realizado una interesante conferencia.

En “The Hope Circuit” se presenta como un viaje autobiográfico como psicólogo, y más concretamente su gran pasión en la psicología positiva para dar las claves de una mejor salud, educación y trabajo.

Según explica Seligman la felicidad no siempre depende de nuestro estatus social, nuestra religión o nuestra belleza física. La felicidad en realidad es una combinación única que él llama “fortalezas distintivas”, como el sentido de humanidad, la templanza, la persistencia y la capacidad de llevar una vida significativa.

En sus investigaciones descubrió que el aprendizaje está respaldado por el contexto, en tanto en cuanto el individuo debe interesarse por crear un entorno estimulante para incrementar sus oportunidades (algo que también refuerza la neurociencia).

Porque el optimismo pude ser o no algo innato, pero lo que es seguro es que exige un aprendizaje continuo para salvar las muchas vicisitudes de la vida.

Otras contribuciones de Seligman tienen que ver con el entrenamiento de la resiliencia en los militares, la catalogación y la medición de las fortalezas del carácter y las diversas ramas de la psicología positiva: educación positiva, salud positiva y psicoterapia positiva.

Además pone en el centro del debate la necesidad de una agenda “transformadora” solicitando un nuevo campo que se centre en la ciencia de la buena vida y el estudio riguroso de las cosas que hacen que la vida valga la pena.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

China quiere ser la capital mundial de innovación con su propia Silicon Valley

La icónica Silicon Valley, de la Bahía de San Francisco, ya no es el epicentro mundial de la innovación, no al menos con la misma fuerza que lo era hasta

Leer más

El exitoso modelo de escuela en Finlandia

Finlandia acostumbra a ocupar los mejores puestos en las calificaciones PISA, los informes referentes al nivel de la calidad en la educación de un país.

Leer más

Turismo, el sector más importante de la economía actual

Buenas noticias al menos para el sector terciario, que sigue conectando con los turistas y desplegando cada vez una mayor oferta de estancias, entre las que destaca – como no – el turismo de sol y playa.

Leer más

Noruega, un país con plena transparencia financiera

El objetivo de esta práctica era evitar que se tratara de forma diferente a los ricos y también que se pudieran corromper los funcionarios del gobierno. Y esto parece que ha funcionado puesto que Noruega es uno de los países menos corruptos del mundo.

Leer más

Pistorius vio realizado su sueño

Su objetivo no se detiene aquí. Pistorius se ha propuesto “obtener un puesto digno en semifinales”.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.