Martin Seligman o cómo aprender a ser optimista

Martin Seligman o cómo aprender a ser optimista

Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada cuatro ciudadanos deberá hacer frente en algún momento de sus vidas a una enfermedad mental (de forma transitoria o crónica).

Quizás sea una de las razones que ha motivado en los últimos tiempos una mayor visibilidad de este tipo de problemas y el interés por fortalecer psicológicamente la personalidad del individuo.

Por suerte, hay cada vez más psicólogos y divulgadores especializados que se acercan a esta rama del conocimiento, y lo que es más importante facilitan herramientas para que las personas aprendan a gestionar sus emociones y tomen el control de sus vidas.

Es el caso del profesor de psicología Martin Seligman, reconocido pionero de la psicología positiva, quien está presentando su último libro por Europa, con parada en París donde ha realizado una interesante conferencia.

En “The Hope Circuit” se presenta como un viaje autobiográfico como psicólogo, y más concretamente su gran pasión en la psicología positiva para dar las claves de una mejor salud, educación y trabajo.

Según explica Seligman la felicidad no siempre depende de nuestro estatus social, nuestra religión o nuestra belleza física. La felicidad en realidad es una combinación única que él llama “fortalezas distintivas”, como el sentido de humanidad, la templanza, la persistencia y la capacidad de llevar una vida significativa.

En sus investigaciones descubrió que el aprendizaje está respaldado por el contexto, en tanto en cuanto el individuo debe interesarse por crear un entorno estimulante para incrementar sus oportunidades (algo que también refuerza la neurociencia).

Porque el optimismo pude ser o no algo innato, pero lo que es seguro es que exige un aprendizaje continuo para salvar las muchas vicisitudes de la vida.

Otras contribuciones de Seligman tienen que ver con el entrenamiento de la resiliencia en los militares, la catalogación y la medición de las fortalezas del carácter y las diversas ramas de la psicología positiva: educación positiva, salud positiva y psicoterapia positiva.

Además pone en el centro del debate la necesidad de una agenda “transformadora” solicitando un nuevo campo que se centre en la ciencia de la buena vida y el estudio riguroso de las cosas que hacen que la vida valga la pena.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Greenpeace España devuelve a la infancia los candidatos políticos para que defiendan el medio ambiente

Cada uno de los minicandidatos, niños que han sido caracterizados como su homologo político, muestran sus deseos de cuidar la naturaleza y les recuerdan a sus ‘mayores’ sus promesas.

Leer más

Jill Stein, candidata de los verdes en EEUU

“Necesitamos un partido político nuevo y no comprado que pueda poner a personas con integridad a trabajar”, aseguró Stein.

Leer más

Diabetes, una dieta más dulce es posible

Un reciente estudio demuestra que el consumo de alimentos ricos en flavonoides como el chocolate y vino podrían combatir la diabetes de tipo 2.

Leer más

Ciencia ficción y su impacto positivo en las empresas tecnológicas

Lo cierto es que muchas de las ideas pueden extrapolarse al mundo real de un modo más natural que el previsto, al fin de cuentas quizá la capacidad de visualizarlo sea la lave de todo “Si tenemos una historia de ciencia ficción brillante que todo el mundo comprende, tendremos una oportunidad mucho mejor de hacerla realidad” sentencia Popper.

Leer más

Capitalismo: innovar o morir. Jorge Dobner

Un sistema que ya no satisface las crecientes necesidades de la ciudadanía más pronto que tarde viene a extinguirse.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario