Tecnologías para mejorar la democracia. Jorge Dobner

Tecnologías para mejorar la democracia. Jorge Dobner

No son nuevos los usos torticeros para manipular a las audiencias, también al electorado en cuestión política. Ya en el 2000 fue sonado el uso de publicidad subliminal en la campaña presidencial de George W. Bush en su “famoso” spot publicitario donde aparecía en una fracción de segundo la palabra RATS (ratas) en alusión a los demócratas.

Ahora el centro del debate está en la expansión del universo Big Data y su influencia directa en los procesos democráticos, Amenaza u oportunidad, según se mire.

Al respecto, Martin Hilbert, gurú de la Era Digital, advierte de la mezquindad de ciertos círculos “Se está usando la tecnología para lavar el cerebro de los votantes”.

La información es poder, y como explican Hilbert y otros expertos, esa ingente cantidad de datos personalizada se está utilizando para predecir y guiar procesos completos, desde una decisión de consumo a la elección presidencial.

Hace unos meses estalló la polémica cuando el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, reconoció que se habían vendido datos personales de 87 millones de usuarios a la consultora política Cambridge Analytica.

Cabe recordar que esta consultora fue la empleada en la campaña de Donald Trump para influir en los votantes a través de las redes sociales. También Barack Obama se encaminó en parecida estrategia con una inversión multimillonaria en un equipo procedente de Google, Facebook o Craigslist que ocuparon una base de datos con el perfil de 16 millones de votantes indecisos.

El problema ante estos hechos es que el acercamiento a la ética de los datos es reactiva, una vez producido el daño; cuando hoy sabemos que es necesaria una actitud proactiva.

Se habla más de los posibles riesgos y no de las oportunidades. Quizás obviando que como en todo no es culpa de las nuevas tecnologías sino del mal o buen uso de quienes la aplican.

Un informe reciente de la fundación de innovación Nesta explica que no hay soluciones digitales rápidas o baratas, pero cuando reciben el apoyo de gobiernos o partidos políticos estas tecnologías pueden mejorar la calidad de las decisiones democráticas.

Hay múltiples alternativas donde el buen uso del Big Data puede fortalecer nuestra democracia: favoreciendo que la política sea más transparente, proponer ideas que no se les ocurre a los políticos profesionales o detectar fallos de los proyectos en las leyes del gobierno de turno.

En algunos países ya están avanzando en esta materia. Es el caso de Francia donde el programa Parlement et Citoyens permite a las personas hacer propuestas a sus representantes; vTaiwan recurre a nuevos proyectos de ley parlamentarios; el programa Better Reykjavík permite a las personas sugerir y clasificar ideas para mejorar la ciudad, y ya ha sido utilizado por más de la mitad de la población.

En todos estos casos, las tecnologías digitales se utilizan para mejorar la democracia representativa en lugar de reemplazarla.

No es cuestión de construir un gobierno dirigido por algoritmos, sino empoderar a los ciudadanos con nuevas herramientas de decisión.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Confrontación vs. Solución

Desmontando las verdades cambiadas

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Sí se puede, pero hay que votar.

Estamos de enhorabuena, celebremos pues la gran fiesta de la democracia en su máxima expresión porque sí se puede cambiar pero para eso, ahora toca votar.

Leer más

Refugiados y la capacidad decisiva de las ciudades. Jorge Dobner

La crisis de los refugiados se ha instalado como un discurso recurrente, sales donde unos y otros expresan su opinión con más o menos coincidencia, pero donde también se echa

Leer más

Felicidad, un movimiento global

Lo cierto es que la dicha se ha convertido en un movimiento global que reivindica su democratización pasando de la teoría a la práctica. Así lo indican los múltiples informes,

Leer más

El capitalismo de las ideas

A partes iguales la innovación ha sido y es objeto de deseo y amenaza a un tiempo. En contradicción como un estado natural cuasi permanente los seres humanos nos convertimos

Leer más

De campañas en positivo a gobernar en positivo.

Pero además de la retórica, los ganadores deberán trasladar el discurso a la realidad. Con sentido de responsabilidad los políticos tienen que gobernar en positivo, evitando la confrontación, inyectando de ilusión sus políticas y luego, cumplirlas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.