El nuevo experimento de la ultraderecha en Brasil

El nuevo experimento de la ultraderecha en Brasil

Empieza la era Bolsonaro, experimento de la ultraderecha en Brasil.
Aquello que tiempo atrás hacía risa por resultar inverosímil o grotesco termina este 1 de enero por convertirse en realidad: Jair Bolsonaro, el apologista de la última dictadura (1964-85) que no se avergüenza de su homofobia ni del desprecio a indios y afrobrasileños, asume la presidencia del país más importante de Sudamérica. Llega con el aval de 55 millones de votos y muchas ambiciones. “Brasil es un territorio de experimentación neoliberal”, considera el sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos.

El laboratorio tiene sus peculiaridades inéditas. Lo maneja una coalición de conservadores, evangelistas, “Chicago boys” adiestrados en las enseñanzas de Milton Friedman y, por último, los militares.

“El capitán Bolsonaro es un patriota”, lo definió Steve Bannon, el publicista que acompañó a Donald Trump hasta la Casa Blanca. Su sentido del “patriotismo” lo ha llevado a ubicar a siete exuniformados en su Gabinete de ministros, entre ellos el general Fernando Azevedo e Silva (Defensa), el general Augusto Heleno Ribeiro (Seguridad Institucional) y Carlos Alberto dos Santos Cruz (Secretaría de Gobierno). Bolsonaro reconoció no saber nada de economía y por eso nombró a Paulo Guedes. Su Ministerio de Hacienda se ha engullido las carteras de Planificación e Industria y Comercio. El Chile de Augusto Pinochet, y no la política desarrollista de los militares brasileños de los años 60, es el modelo a seguir.

Guedes lo conoce como la palma de su mano. Fue profesor universitario durante esos años de plomo y quiere replicar en Brasil un plan extensivo de privatizaciones, descentralización, ajuste fiscal y una reforma laboral que, ya advirtieron los sindicatos, quieren eliminar los derechos elementales.

Mano dura
Tereza Cristina Correa, quien encabezaba en el Congreso la bancada que defendía los intereses de los grandes propietarios rurales, fue nombrada ministra de Agricultura. Esa parcialidad explícita augura conflictos sociales. Pero Bolsonaro ya anticipó que no tolerará una sola toma más de tierra por parte de campesinos.

Se vienen días de “tolerancia cero” en los que la protesta y la delincuencia quedarán hermanados.

No por nada el “sargento Fahur” de la Policía Militar fue el diputado más votado del estado de Paraná. “Bandido en el cajón, alegría para mi corazón”, se jacta. La mano dura tendrá su principal respaldo en el Ministerio de Justicia, comandado por Sergio Moro, el magistrado que condenó a Luiz Inacio Lula da Silva apenas con “indicios” de corrupción.

Leer más: El Periódico

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

España quiere elecciones en Venezuela

El Gobierno pide a la UE que se reconozca a Guaidó si Maduro no convoca elecciones. Tal y como se esperaba, el Gobierno de Pedro Sánchez camina claramente hacia el

Leer más

Fútbol y Argentina

El problema no es el fútbol. El problema es la Argentina. El país barrabrava que no puede resolver los dilemas de una adolescencia que lleva doscientos dos años. No puede

Leer más

Trump no pierde

Los resultados de las elecciones de ayer no son tan mal resultado como parece para Donald Trump. A pesar de la gran sorpresa que supuso su victoria hace dos años,

Leer más

El populismo está de moda

El ranking que muestra quiénes son los líderes más populistas de los últimos 20 años. Un estudio realizado por politólogos de distintas nacionalidades analizó la retórica de 140 jefes de

Leer más

Daniel Habif, emocionó a los cientos de miles de personas que asistieron al concierto solidario por Venezuela

El discurso que hizo llorar a la multitud en el Venezuela Aid Live. Acaba de cantar el argentino Diego Torres cuando un joven mexicano, vestido de camisa blanca y jeans

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.