Posibilidad de que parapléjicos vuelvan a caminar

Posibilidad de que parapléjicos vuelvan a caminar

El suizo David Mzee sufrió un accidente en 2010 mientras practicaba deporte, cuando solo tenía 20 años. Se quedó parapléjico, con apenas un control residual de su pierna derecha. Sin embargo, el año pasado, se levantó y caminó torpemente unos pasos, sin ayuda. “Cuando solté las barras paralelas me sentí casi como si caminara normal. Quiero entrenar más para ver hasta dónde podemos llegar”, explica ahora en una teleconferencia para la prensa internacional.

El aparente milagro es solo una nueva técnica científica, que primero demostró su éxito en ratas en 2014, que después funcionó en monos en 2016 y que ahora llega a los seres humanos. Un equipo capitaneado por el neurocientífico Grégoire Courtine, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza), y la neurocirujana Jocelyne Bloch, del hospital universitario de la misma ciudad, ha implantado electrodos en la zona lumbar de la médula espinal de Mzee y de otros dos pacientes parapléjicos: el neerlandés Gert-Jan Oskam, de 35 años, y el suizo Sebastian Tobler, de 47 años.

Esta estimulación eléctrica epidural, sumada a sesiones de rehabilitación casi diarias durante cinco meses, ha logrado que los tres comiencen a caminar de nuevo, con ayuda de muletas o de un andador.

Solo una semana después de comenzar los ejercicios, David Mzee dio un primer paso. “Fue impresionante”, recuerda el joven ingeniero mexicano Ismael Seáñez, coautor de la investigación. A diferencia de dos estudios similares presentados en septiembre por otros dos grupos científicos de EE UU, el equipo suizo no estimula la médula espinal de manera continua, sino que, gracias a sensores en los pies de los pacientes, un programa informático envía pulsos eléctricos que intentan facilitar los movimientos voluntarios residuales imitando las señales eléctricas naturales del cerebro. La estimulación se realiza “con la precisión de un reloj suizo”, en palabras de Courtine.

El neuroingeniero español Eduardo Martín Moraud participó en los experimentos en ratas y monos. “La estimulación eléctrica se realiza en el lugar y en el momento adecuados. Y esto facilita la reactivación de las conexiones nerviosas que quedan en la médula espinal lesionada”, subraya el científico, del Hospital Universitario de Lausana.

Los tres pacientes, tras cinco meses de sesiones, han recuperado en mayor o menor medida el control voluntario de los músculos de sus piernas, incluso sin la estimulación eléctrica. Los resultados de la investigación se publican hoy simultáneamente en las revistas Nature y Nature Neuroscience.

Leer más: El País

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El mejor edificio nuevo del mundo

Premio RIBA: la remota “aldea de niños” en medio de la selva de Brasil que ganó el prestigioso premio de arquitectura. En un enclave remoto de Brasil, en medio de

Leer más

El plan de la OMS para erradicar el uso de las grasas trans

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anuncia un amplio plan que insta a los gobiernos de todo el mundo a eliminar el uso de grasas trans, el aceite comestible

Leer más

Brasil en peligro, los intelectuales alertan sobre Bolsonaro

Intelectuales de América y Europa alertan contra Bolsonaro. La decisiva votación de este domingo en Brasil marcará un antes y un después en la historia del país más grande de

Leer más

La resistencia dentro de la Administración Trump

Donald Trump vs. The New York Times: la polémica columna anónima escrita por un alto funcionario del gobierno de EE.UU. “Soy parte de la resistencia dentro de la Administración Trump”.

Leer más

Descubren el misterio de las piedras de Stonehenge

Un siglo después que un grupo de investigadores descubrieran los restos de más de 50 personas enterradas junto a las piedras del monumento neolítico de Stonehenge, situado en el sur

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.