Brexit, la mentira tiene un límite y ahora los británicos lo descubren. Miquel Roca Junyent

Brexit, la mentira tiene un límite y ahora los británicos lo descubren. Miquel Roca Junyent

¿Brexit? ¿O no?
A los británicos, esto del Brexit, no les está yendo bien. Con una cierta perspectiva, no parece que el referéndum represen­tara una corriente de opinión muy ma­yoritaria. Más bien, se diría que fue una respuesta coyuntural, provocada por unos oportunistas demagogos, que encontraron en su éxito el mejor momento para desaparecer del mapa político. Y, como legado, dejaron un país dividido, enfrentado, incapaz de hacer frente a la nueva situación.

¿Qué se está defendiendo con el Brexit? No parece que nadie lo sepa, más allá de una formal necesidad de dar satisfacción al resultado de un referéndum que no dejó satisfecho a nadie. Ya no se sabe quién estaba a favor o en contra, ni por qué razones lo estaban. Todo es confuso y poco inteligible. Quieren quedarse pero que parezca que se van y quieren irse sin pagar las conse­cuencias. Lo que está claro es que todo el mundo está en contra, aunque no se sabe muy bien de qué! ¡Patético!

¡Ni los británicos pueden escaparse de las ­tristes consecuencias de las decisiones coyunturales e instrumentalizadas! Muchos británicos, como muchos europeos, estaban cansados e indignados por los costes de una crisis que afectaba a su bienestar. Estaban enfadados porque tenían la sensación de que los poderes políticos no hacían nada para resolver sus necesidades.

Y, en este escenario, la demagogia populista del UKIP y el señor Farage encontraron un clima abonado para trasladar a Europa toda la responsabilidad. De hecho, Trump, con su “América primero” se inspiraba con las tesis extremistas de los euroescépticos británicos. Para estos, salir de Europa era atacar al Gobierno británico sin necesidad de presentar ningún programa al­ternativo. Si salimos de Europa, decían, ¡seremos más felices, estaremos mejor!

Demagogia, frivolidad, instrumentalización. Ganaron el referéndum, pero castigaron a los británicos a estar peor, más divididos, más aislados, más desesperanzados.

Y los que lo veían venir, los que estaban en contra de la propuesta anti europeísta, les dio miedo decirlo claro. Optaron por un juego ambiguo, para decir sin decir, para hacer un frente blando o refugiarse en dar satisfacción parcial a la oleada populista pensando que con esto ya habría suficiente. Y, como se vio, la situación demandaba más coraje, más sinceridad, más defender lo que había y aún hay detrás de Europa. Una garantía de progreso y libertad que los euroescépticos no pueden, ni tímidamente, ofrecer.

La mentira tiene un límite y ahora los británicos lo descubren.

Europa está ciertamente en un momento de extraordinaria debilidad. Institucional, económica; como proyecto y como carta de valores. Pero no será desde su ruptura como los europeos podrán construir un mejor futuro. Ais­ladamente no seremos nada y descubriremos o redescubriremos– la amargura de los populismos totalitarios.

Europa es la mesa de salvación de la Democracia para los europeos. Y los británicos lo deberían saber. Ellos salvaron en dos ocasiones –como mínimo– el futuro de la libertad de Europa. Pero lo hicieron porque sabían que si se perdía aquella batalla, ellos perderían también su libertad.

El Brexit está lleno de incertidumbres. Ninguna de pequeña ni irrelevante. Son los británicos quienes lo han de valorar y decidir qué hay que hacer. Pero, como europeos, debería gustarnos pensar que aún están a tiempo de rectificar.

Si miramos nuestro entorno debería darnos miedo un aislamiento construido sobre la división interna.

Miquel Roca Junyent
Publicado en: La Vanguardia

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Hay que mirar el 2020 con una visión esperanzada y optimista. Miquel Roca Junyent

Un mejor 2020. No se debería discutir demasiado: el año 2019 no ha sido un buen año. Todos los medios de comunicación en su tradicional resumen del año han recopilado

Leer más

El afán de reconciliación. Antoni Puigverd

Ha ganado la moderación. Frente la estridencia de las tres derechas, la contención de las izquierdas ha sido ­premiada. Sánchez, Iglesias y Junqueras tienen algo en común: han soportado las

Leer más

El amor y la pedagogía deben guiar este siglo. Carles Bastons Vivanco

Una de mis relecturas de este último verano como persona jubilante y de acción jubilando, (nunca jubilado que tiene unas connotaciones de término, finalización) fue esta novela de Miguel de

Leer más

Disentir no es pelearse. Ramin Johanbegloo

“Si buscan la paz, conviertan al enemigo en cómplice”. Entrevista a Ramin Johanbegloo, dirige el centro Gandhi de la Universidad Jindal de Delhi. ¿Cuál es el primer paso en una

Leer más

La democracia en España ha sido el resultado de la confluencia del nacionalismo español con otros nacionalismos. Javier Pérez Royo

¿Qué ha podido querer decir Pedro Sánchez? No cabe duda de que el intento nacionalista de constituir Catalunya como un Estado independiente se saldó con un fracaso. Los propios partidos

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario