Pedro Opeka, la fe de quién construyó una ciudad sobre el vertedero

Pedro Opeka, la fe de quién construyó una ciudad sobre el vertedero

Existe una cita bíblica extendida al lenguaje popular que dice “La fe mueve montañas”, pero más allá de las creencias religiosas la fe en uno/a mismo puede efectivamente hacernos cumplir cualquier propósito.

Cuando alguien contempla la ciudad de Akamasoa sita en Madagascar nadie podría pensar que bajo ella había un vertedero. Acto seguido es inevitable preguntar quién es el hacedor de este milagro.

Ese no es otro que el religioso argentino Pedro Opeka, ahora de 70 años y toda una vida dedicada al servicio de los más necesitados. Ni las instituciones gubernamentales, ni cargos municipales se encargaron antes de dar una opción de vida a las miles de personas que hurgaban entre los residuos.

En 1975, con apenas 22 años y recién ordenado, recaló en la recóndita Madagascar, un país de una población con casi el 71 % bajo el nivel de pobreza; un lugar donde Opeka podría ser útil. Allí se hizo cargo de una iglesia en Vangaindrano, para más tarde, en 1989, dirigir el seminario en la capital de Antananarivo.

El éxito de una ciudad autogestionada 

Hace tres décadas Opeka vio las condiciones de esas personas que rebuscaban algo de comida en el vertedero y se le ocurrió la “loca” idea de crear sobre los restos un proyecto de ciudad autogestionada.  Al frente de la Fundación Akamasoa coordina esa ciudad levantada en perfecta sinergia.

Hoy más de 25.000 personas tienen un hogar y más de 3.000 desempeñan un empleo. El trabajo no cesa, en tres canteras de la montaña hay hombres y mujeres picando para sacar piedras que sirvan de adoquines, talleres de carpintería para los muebles de cada casa, un equipo de albañiles, jardineros…

“El dinero es necesario, pero el dinero no ha hecho esto. Ninguna oenegé o empresa podría haberlo conseguido. Fue la pasión de la gente, la lucha de miles de personas por un porvenir y por salir del pozo. No somos sólo una ciudad, somos un movimiento de solidaridad y progreso” asegura Opeka

La ciudad está distribuida en 18 barrios-urbanizaciones y se han levantado hospitales, escuelas, bibliotecas, guarderías, dispensarios o centros deportivos. Todo lo necesario para ofrecer los servicios básicos a sus ciudadanos. Casi 14.000 niños van al colegio cada día.

El antiguo vertedero se ha transformado en una ciudad de calles limpias gracias a un sistema propio de recogida de basuras. 

Pero la fundación Akamasoa no se detiene en esta ciudad. Una vez comprobado su éxito ya se prepara un nuevo proyecto en una zona rural situada a 70 km. de la capital con el propósito de empoderar a los campesinos que un día se trasladaron a la capital pero ahora viven en la más absoluta pobreza.

Reconocimiento a una vida dedicada a los demás 

Por suerte toda esta labor está recibiendo el merecido reconocimiento. Recientemente Opeka ha sido distinguido con el título Doctor Honoris Causa por la Universidad del CEMA (UCEMA) de Buenos Aires , por su trayectoria en pos de “la elevación, formación, educación y autoestima de miles de hombres, mujeres y niños en situación de marginalidad”.

También ha sido propuesto para el Premio Nobel de la Paz por Francia y Eslovaquia; y en 2018, por  Argentina.

Aunque para Opeka su mejor reconocimiento es el legado que deja a la gente pobre, es tanta su popularidad que incluso en ciertos ámbitos molesta “Yo no tengo ninguna aspiración política –explica–, pero sé que mi presencia y lo que hemos conseguido aquí incomoda a algunos políticos”.

Merece la pena conocer la vida de este hombre que incluso se plasmó en el documental “El Santo argentino de Madascar” premiado en New York Festivals.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Los comentarios políticos de un cocinero

Los vídeos en que el popular cocinero expone lo que opina en su programa de Antena 3 sobre Bankia y la crisis se inundan de visitas.

Leer más

El acoso en nuestro entorno: algo evitable

Potenciar y sacar para afuera los talentos de los niños, adolescentes y jóvenes, es la clave para construir un futuro de adultos equilibrados.

Leer más

Europa no debe de mantenerse callada

No perdamos esta oportunidad. Tras el caos y las dudas posteriores a la “Revolución del Jazmín” en Túnez, la UE parece estar de nuevo paralizada ante el levantamiento de los

Leer más

Lecciones que deja la crisis.

Las crisis no son bien recibidas pero al menos siempre dejan enseñanzas por aprender. En unos momentos en que comenzamos a ver la luz al final del túnel es tiempo de analizar las causas que nos llevaron al punto negro, aquello que hemos cambiado y desechado durante el via crucis.

Leer más

Día Internacional de Nelson Mandela, día Internacional de los buenos

El conocido como Día de Mandela es este año más que nunca un homenaje al hombre, al mito, al Dios.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario