Las mujeres líderes que luchan por una sociedad igualitaria

Las mujeres líderes que luchan por una sociedad igualitaria

En estos tiempos se reivindica la necesidad de una sociedad igualitaria, pero somos los medios de comunicación en gran parte responsables de la mediatización de un discurso que puede equilibrar los roles entre hombres y mujeres.

Es necesario que eventos como la Cumbre del Women 20 reciban la suficiente difusión para acercarnos a una realidad cambiante donde las mujeres, por suerte, tienen cada vez más protagonismo.

El Grupo de los 20 es el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política con el objetivo de resolver los grandes problemas a los que se enfrenta el mundo. Dentro de este grupo se encuentra el Women 20 para tratar específicamente los temas que afectan a las mujeres, oséase el 49,6 % de la población mundial, según los últimos datos de Naciones Unidas en 2017.

De plena actualidad la brecha de género ha sido uno de los temas centrales en la edición de este año. Desde occidente se asocia casi siempre a una cuestión de salario, pero esta brecha señala las desigualdades existentes entre hombres y mujeres en cualquier ámbito (poder, influencia, control de recursos etc.)

La presente edición celebrada en Buenos Aires (Argentina) ha congregado a mujeres líderes de todos los sectores y venidas desde distintos rincones del planeta: empresarias, abogadas, periodistas, médicos etc. destacadas por su éxito profesional y al mismo tiempo un compromiso inquebrantable en la lucha por la igualdad.

Según la opinión de Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres, la sociedad está en el camino correcto para poner fecha de vencimiento a la desigualdad de género “En 2030, cuando mi nieto me pregunte, asombrado, si realmente nos pagaban menos a nosotras que a los hombres y dónde estaba yo y qué hacía, me gustaría decirle que estaba en la Argentina ¡y que después lo cambiamos!”

Pero la consecución de este objetivo no se basará sólo en ideales sino en las acciones puestas en práctica. Así lo explica Gabriela Ramos, sherpa de la OCDE, que insta a los gobiernos, sector privado y ciudadanos en general a promover políticas concretas. En especial cuando se refiere al futuro de las nuevas generaciones.

“De acuerdo con el reporte PISA, la realidad es que las niñas tienen menos confianza en sí mismas, y en este mundo necesitamos más actitudes de tomar riesgos, que no siempre se les enseña a las chicas”, destaca Ramos.

En cuanto al futuro del empleo para las mujeres, el director de GSMA, Mats Granryd, apela a la sensibilidad colectiva para optimizar el enorme potencial de las mujeres en el trabajo: “Hay que resolver todos estos problemas al mismo tiempo para que el futuro del empleo sea beneficioso para las economías: cuando subutilizamos a las mujeres, todos perdemos”.

El evento, divido en paneles por categorías, reúne a mujeres afines en una materia cuyos logros pueden servir de inspiración a otras.

“¡Quiero que las mujeres ganen plata!”, exclama Irene Natividad, presidenta del Globe Women Research & Education Institute, que hace décadas releva data sobre el estado de la mujer en los Estados Unidos.

“Un artículo reciente del New York Times dice que el dinero es poder y las mujeres tienen poco de ambos. ¿Qué hay de nuevo en eso? Cuando las mujeres tienen plata, tienen poder; y cuando llevan plata a la casa, el balance del poder cambia en la familia”, argumenta.

Pero la situación de occidente aún es mejor que en otros lugares donde la mujer debe recorrer un camino más largo. Este es el testimonio de Chetna Gala Sinha, quien dirige Mann Deshi, una fundación dedicada al empoderamiento económico de las mujeres rurales a través de créditos accesibles en la India.

El banco que comenzó sin ayuda externa ni inversores hoy trabaja con medio millón de mujeres voluntariosas que nunca habían tenido acceso al sistema financiero.

Entre las revelaciones de Chetna “Yo pensaba que como era economista tenía que enseñarles a las mujeres rurales, en mi caso fue todo lo contrario. Nunca le den soluciones pobres a la gente pobre, escúchenlos porque saben lo que quieren, son inteligentes”.

Un caso similar es el de Bhanumathi Narasimhan, directora del programa de mujeres de El Arte de Vivir.  Su padre creó una pequeña escuela de 30 alumnos que ella logró llevar a 680 en 20 estados de su país. Para Narasimhan el empoderamiento de la mujer no reside únicamente en la capacidad salarial sino en cambio de enfoque que incluya también la educación holística, la mentalidad espiritual y la eliminación de la brecha entre las zonas rurales y urbanas.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La llamada segunda revolución cuántica

La física cuántica cambiará nuestras vidas. Internet invade nuestro entorno. Ordenadores, teléfonos, relojes. En las próximas décadas, la interconexión llegará también a nuestras casas. A los vehículos. A la ropa,

Leer más

Todos los datos para el optimismo: el mundo no empeora, mejora

Las paradojas del progreso: datos para el optimismo. A pesar de que los políticos populistas se aprovechan del pesimismo de la población, estamos mejorando en casi todos los parámetros. Los

Leer más

La belleza como estado de ánimo

En fotos: La gente más linda del mundo. ¿Qué hace que una persona sea hermosa? Según el resultado de un proyecto que se planteó el fotógrafo holandés Michel Szulc Krzyzanowski, la

Leer más

El legado de Europa para las futuras generaciones

En la sede de Ginebra de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, ha sorprendido con su discurso a propios y extraños. Más

Leer más

Vida sana para prevenir la demencia

Unos hábitos de vida son determinantes para prevenir enfermedades cerebrales a edades avanzadas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario