La integración de personas con capacidades diferentes en la empresa

La integración de personas con capacidades diferentes en la empresa

Con el proyecto Premier Pas que fundaron, Lea Hardouin y Laure d’Harcourt estuvieron durante seis meses buscando empresas que integraran con éxito a personas discapacitadas, tanto en Francia como en el extranjero. Y comprometerse con un modelo de negocio más inclusivo.

La discapacidad a menudo se percibe como una limitación para los directivos: en Francia, las empresas con más de 20 empleados están sujetas a la Ley de Discapacidad de 2005, que establece cuotas de empleo del 6%, pero muchas aún no cumplen con este requisito.

Sin embargo, están surgiendo modelos inspiradores de empresas inclusivas en Francia y en el extranjero.

Este es el caso, por ejemplo, del estudio de diseño español La Casa de Carlota, que trabaja en un ambiente común con personas con Síndrome de Down, autismo o deficiencia intelectual; o Sabooj, la primera agencia global de comunicación aprobada en Francia, empresa adaptada (EA, mínimo 80% de empleados con discapacidades) que trabaja con personas sordas y con problemas de audición.

Convencido de que estos modelos son replicables, innovadores y pueden inspirar a nuestra generación para hacer negocios de manera diferente, fuimos durante nuestro año sabático (Laure d’Harcourt es un estudiante en la EDHEC de Lille y Lea Hardouin en Sciences Po Paris) a la reunión de empresarios y gerentes que hicieron de la discapacidad una fortaleza.

Este viaje de seis meses no solo nos ha permitido inspirar nuevos enfoques en el exterior, sino también sacar algunas conclusiones sobre las singularidades del modelo francés.

En Francia, una integración enmarcada pero limitada

En Francia, como muchos otros países europeos, está relativamente por delante en la integración profesional de las personas con capacidades especiales, tiene la particularidad de estar muy bien supervisada en nuestro país y beneficiarse de la Intervención estatal.

De hecho, la discapacidad es reconocida oficialmente por la MDPH (Casa Departamental de Personas Discapacitadas), que luego dirige a la persona discapacitada a la estructura adaptada a sus habilidades y necesidades en el entorno ordinario o protegido. Las ESAT (Servicios de Establecimiento y Soporte a través del Trabajo Protegido) y las AE son estructuras que se benefician de la ayuda estatal y permiten a la compañía reducir sus contribuciones financieras al tratar con ellas.

Estos modelos de negocio permiten tener en cuenta capacidades especiales y adaptar el entorno de trabajo para que los empleados puedan expresar plenamente sus habilidades y desarrollarlas.

La compañía a veces puede sacar fuerzas de ello: en Sabooj, las personas sordas y con problemas de audición tienen otro enfoque de comunicación y creatividad que permite a la agencia diferenciarse de sus competidores.

Avencod, una empresa de servicios informáticos, ha desarrollado un entorno de trabajo específico para capacitar a empleados autistas que a menudo son perfeccionistas y meticulosos en las profesiones digitales.

Durante nuestras diversas reuniones, pudimos observar, sin embargo, que el sector profesional, en busca de mayor rendimiento y rentabilidad y, a veces, enfrentado a una mayor competencia internacional, tendía a ser cada vez más exclusivo, “rechazando” a las personas a veces frágiles, pero competente en el entorno protegido.

Esta tendencia claramente percibido en la ESAT, con los perfiles de los ingresados ​​ha evolucionado significativamente en los últimos años (reconocimiento de la discapacidad mental por la ley de 2005, un menor número de personas con discapacidades mentales más graves, etc.), así como en los negocios hay personas comunes y corrientes que luchan por integrar a los empleados con trayectorias y perfiles profesionales atípicos.

Modelos inspiradores del extranjero

Durante nuestra visita a Londres, notamos que el enfoque anglosajón era parte de una cultura más inclusiva que la nuestra, considerando la discapacidad como parte de una política global contra la discriminación. No se impone ninguna cuota a las empresas; depende del único deseo del empleador considerar a la persona discapacitada por sus habilidades y experiencias y no por su situación.

En ese contexto, donde el empleo de personas con capacidades diferentes depende en gran medida de la aceptación de los líderes de la discapacidad, la necesidad de hablar de ello sin tabú es más apremiante.

Nos encontramos con la empresa social Inside Out fundada por Rob Stephenson, que es bipolar y está profundamente convencido de la necesidad de la libertad de expresión en la discapacidad mental en los negocios en la lucha contra el estigma de este último. Inside Out publica cada año una lista de los principales gerentes con problemas de salud mental. Este enfoque se une al de Richard Branson, fundador de Virgin Group, que habla libremente sobre su dislexia.

Finalmente, observamos durante la continuación del proyecto Premier Pas en América Latina que la falta de un marco regulatorio en estos países con respecto al empleo de personas con discapacidad forzó la innovación.

Para superar la falta de incentivos públicos, están surgiendo muchos proyectos ciudadanos, así como varias empresas emergentes tecnológicas que contribuyen a hacer que la sociedad sea más inclusiva.

Entre ellos, la organización FEDAR en Colombia, fundada en 1985 por un grupo de padres de niños con discapacidades mentales. Como el sistema educativo colombiano no es muy inclusivo, los niños con discapacidades a menudo son atendidos solo por la comunidad médica. FEDAR quería ofrecer una propuesta que rompió con este modelo.

La organización ha creado un pueblo entero para el empoderamiento de niños y adultos con discapacidades a través del juego, la música, el arte y el trabajo de la tierra. En Ecuador, los jóvenes ingenieros consideran que los problemas de discapacidad son desafíos tecnológicos estimulantes. Este es el caso, por ejemplo, de las start-ups Speakliz (una aplicación para lenguaje de señas) y VikTon (protecciones personalizadas para prótesis de fibra de carbono).

Pistas para el modelo francés

Parece esencial lanzar la libertad de expresión sobre la discapacidad psíquica en Francia, especialmente en el entorno profesional. Aunque la ley de 2005 permitió el reconocimiento de este tipo de discapacidad, sigue siendo en gran medida desconocida y estigmatizada. Resaltar figuras emblemáticas que sufren de trastornos psíquicos o ayudar a los gerentes a tomar en cuenta estos trastornos en la empresa ayudará a luchar contra demasiada presión en el trabajo, una causa importante de agotamiento y otras formas fragilidad psíquica.

También nos dimos cuenta de que el modelo francés tendría que ganar para tener una mejor fluidez entre las diversas estructuras del entorno profesional (ESAT, EA, compañía tradicional). La racionalización de los enlaces y el aumento del incentivo para tender hacia el entorno ordinario podría permitir una mejor valoración de las habilidades de las personas con discapacidad.

Finalmente, a partir de nuestra experiencia en América Latina, descubrimos que podría ser muy interesante desarrollar iniciativas ciudadanas locales. Esto hace que sea posible trivializar la reunión con la desventaja en el corazón de las ciudades. Es esta misión se ofrecen nuevos modelos empresariales en Francia, como el restaurante Reflet en Nantes, que emplea a personas con síndrome de Down en entornos normales.

Al final, pudimos observar durante estos seis meses que muchos empresarios y gerentes con variados antecedentes profesionales, preocupados o no por la discapacidad, están comprometidos con el empleo de personas con capacidades especiales. Están motivados por varias razones, que van desde el reconocimiento de un desperdicio de talento hasta la búsqueda de un desafío tecnológico.

El proyecto Premier Pas busca impulsarlos para inspirar a los jóvenes y mostrarles que es posible innovar de manera diferente en todos los oficios.

Creemos que será beneficioso para una empresa saber cómo adaptarse a los perfiles cambiantes para aprovechar las habilidades de cada uno. El primer paso continuará en 2019, con otro joven par de reporteros que conocerán compañías con modelos inspiradores en el extranjero.

Lea Hardouin y Laure d’Harcourt, fundadoras del proyecto proyecto Premier Pas

Redacción
Fuente: Socialter

ver mas artículos

Noticias recientes

El hallazgo de un gran lago bajo el hielo de Marte

Marte también fue un planeta azul. Hace unos 3.500 millones de años —cuando la vida estaba surgiendo en la Tierra— había en Marte suficiente agua como para cubrir todo el

Leer más

Bicentenario de Karl Marx y su legado intelectual

Con motivo del bicentenario de Karl Marx se suceden los eventos en su celebración – especialmente pomposos en el caso de países de ideología afín como China – pero también

Leer más

La riqueza de la biodiversidad sexual

Diferentes formas de ser y sentir. Ya avanzado el siglo XXI y un largo recorrido por entender finalmente los procesos de la naturaleza. Nacemos y morimos desnudos, ailment por el

Leer más

Europa quiere un impuesto del 3% sobre los ingresos de los gigantes digitales

La Comisión Europea (CE) ha propuesto este miércoles imponer una tasa temporal del 3% sobre la facturación de las grandes empresas digitales –como Google, Apple, Amazon, Facebook, AirBnb, Uber…- para

Leer más

Canadá, nuevo líder en educación

Siempre que se habla de educación aparece en la conversación el ejemplo de Finlandia como referencia y país de la mejor educación del mundo. Junto al país escandinavo, Corea del

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.