La “felicidad sintética”, la manera de ser feliz con lo que tienes

La “felicidad sintética”, la manera de ser feliz con lo que tienes

Qué es la felicidad sintética y cómo te puede ayudar a superar los fracasos.
Para algunos podrá sonar a autoengaño; para otros, a conformismo. Sin embargo, no se trata de ninguno de los dos.

Hablamos de la felicidad sintética, un concepto desarrollado por profesor de Psicología de la Universidad de Harvard Harvard Dan Gilbert.

En 2004, Gilbert fue incluido por la revista Science en la lista de los 50 científicos más seguidos en redes sociales y en 2017 se le consideró uno de los 50 psicólogos vivos más influyentes del mundo.

Ha recibido numerosos premios por su actividad docente y de investigación y su libro Stumbling on Happiness (“Tropezar con la felicidad”) se mantuvo seis meses en la lista de publicaciones más vendidas del periódico The New York Times.

Y busca revolucionar la forma en que entendemos la felicidad y, como consecuencia, la manera en que encaramos la vida.

La explicación de la felicidad sintética, dice, es científica y se encuentra en nuestro cerebro.

Nuestras defensas psicológicas
Empecemos por explicar lo que el psicólogo define como nuestro sistema inmunológico psicológico.

“Los seres humanos tienen algo que podemos entender como un sistema inmunológico psicológico, que es un sistema de procesos cognitivos -en su mayoría no conscientes- que le ayudan a cambiar sus percepciones del mundo para poder sentirse mejor en ese mundo en el que se encuentran”, explicó Gilbert en una charla TED que tituló “The surprising science of happiness” (“La sorpresiva ciencia de la felicidad”), en 2004.

Según Gilbert, todos tenemos la capacidad de sintetizar la felicidad, pero no siempre es fácil porque solemos pensar que la felicidad es “algo que se encuentra”.

Es así como el catedrático plantea que hay dos tipos de felicidad: la natural y la sintética.

La felicidad natural, explica Gilbert, es la que experimentamos cuando conseguimos lo que queremos y la sintética es la que fabricamos cuando “no tenemos lo que deseábamos”.

Según el investigador, el adjetivo “sintético” nos genera suspicacia a muchos de nosotros porque “pensamos que la felicidad sintética no es de la misma calidad que la que podríamos llamar felicidad natural”.

“En nuestra sociedad tenemos la fuerte creencia de que la felicidad sintética es inferior. ¿Por qué creemos eso? Bueno, es muy simple. ¿Qué tipo de maquinaria económica seguiría girando si creyésemos que no tener lo que queremos nos hará igualmente felices que tenerlo?”, argumenta el profesor.

La libertad
Gilbert cree firmemente que la felicidad sintética es tan real y duradera como la que nos hace saltar cuando conseguimos lo que tanto queremos.

Y sus efectos son igualmente beneficiosos para nuestro organismo.

Para demostrar ese punto, el investigador apela a un paradigma de más de 60 años que se conoce como el paradigma de la libre elección.

Tras hacer experimentos con participantes de diferentes perfiles y distintos contextos, el profesor concluye que la libertad entendida como la habilidad de tomar decisiones y cambiar de opinión es amiga de la felicidad natural, pero se convierte en la enemiga de la felicidad sintética.

Y es que, explica el profesor, el sistema inmunológico psicológico funciona mejor cuando no tenemos opciones.

“Esa es la diferencia entre el noviazgo y el matrimonio”, reflexiona el investigador.

“Cuando tienes una cita con un chico y ves que se mete el dedo en la nariz, ni se te ocurre volver a salir con él”, dijo en la charla TedTalk.

Pero, ¿qué pasa si estás casada con el chico que se metió el dedo en la nariz? Te dices a ti misma: “No importa, tiene un corazón de oro. Pero que no vaya a tocar el pastel”.

Así es como funciona la felicidad sintética: “Vas a encontrar una manera de estar feliz con lo que sucedió”; hallar una manera de ser feliz con lo que tienes.

Y, advierte el psicólogo, “no saber esto puede volverse una desventaja suprema”.

Ambición con límites
Gilbert explica que es bueno tener preferencias cuando, por ejemplo, proyectamos nuestro futuro y lo comparamos con otros escenarios potenciales o cuando nos anticipamos a lo que sucederá.

Pero, pide precaución. “Cuando esas preferencias nos arrastran extremadamente fuerte y rápido porque hemos sobrevalorado la diferencia entre esos futuros, estamos en riesgo”, advierte.

“Cuando nuestra ambición es limitada, nos lleva a trabajar con alegría. Cuando nuestra ambición es desenfrenada, nos lleva a mentir, a engañar, a robar, a lastimar a otros, a sacrificar cosas que tienen un valor real”, dice Gilbert.

“Cuando nuestros temores son limitados, somos prudentes, precavidos, reflexivos. Cuando nuestros temores son desenfrenados, somos imprudentes, pretenciosos y cobardes”, agrega.

El mensaje clave de Gilbert, basado en sus experimentos, es que “hasta cierto punto exageramos nuestros anhelos y nuestras preocupaciones, pero por dentro, todos tenemos la capacidad de generar ese mismo producto de valor que perseguimos constantemente cuando optamos por la experiencia”.

Y ¿cómo nos ayuda con los fracasos?
Para entender como la teoría desarrollada por Gilbert nos puede ayudar a lidiar con los fracasos, es clave retomar el concepto del sistema inmunológico psicológico.

Gracias a que el cerebro cuenta con él, podemos cambiar la forma en que percibimos lo que nos sucede y convencernos de que lo que perdimos (un empleo, un premio, una novia) o lo que sea que no conseguimos no nos iba a hacer tanto bien como creíamos.

Se trata de un proceso de adaptación y de aceptación de lo que nos pasa y eso nos permite superar las desilusiones y seguir adelante.

Es así como muchas personas encuentran la felicidad en situaciones difíciles.

La psicóloga María Carmen Martínez, profesora asociada de psicología social de la Universidad Miguel Hernández de Elche, lo resumió muy bien en su blog “Psicología, Comunicación, Emociones y Salud” cuando analizó la diferencia entre la felicidad natural y la sintética:

“El sufrimiento por la pérdida dura poco en el cerebro humano y, lo que es más importante, la felicidad es una experiencia que puede ser creada por el propio individuo. La felicidad como experiencia vivencial de nuestro cerebro es generada internamente, incluso puede simularse sin necesidad de ningún estímulo externo”.

Video

La charla TedTalk de Gilbert fue vista más de 15 millones de veces y se encuentra entre las más populares.

Publicado en: BBC Mundo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Cambio histórico en Israel

La Corte Suprema israelí ha derogado la Ley Tal, que eximía del servicio militar (obligatorio para todos los israelíes) a los jóvenes ultraortodoxos.

Leer más

La escritora francesa que denunció el capitalismo salvaje

Viviane Forrester, la escritora que desenmascaró el capitalismo voraz. Viviane Forrester, nacida Dreyfus (tomó el apellido de su segundo marido), pasará a la historia como una mujer valiente cuyas tesis

Leer más

Necesítamos un humanismo digital. Opinión de Ulrich Beck

Debemos convertir el derecho fundamental a la protección de los datos y a la libertad digital en un derecho humano global e intentar hacer valer este derecho al igual que el resto de los derechos humanos, en contra de las resistencias.

Leer más

Estados Unidos en positivo

Estados Unidos propone motivos de ilusión en este año para confiar en el futuro.

Leer más

La innovación en terapias regenerativas cada vez más cerca

Anitua afirma que todos sus esfuerzos están dedicados para que estas técnicas tan novedosas puedan llegar a la población en generaly a la sanidad pública. Estas mejoras comportarían un ahorro bastante considerable a la administración pública, algo que se deberían de empezar a plantear.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.