China quiere ser la capital mundial de innovación con su propia Silicon Valley

China quiere ser la capital mundial de innovación con su propia Silicon Valley

La icónica Silicon Valley, de la Bahía de San Francisco, ya no es el epicentro mundial de la innovación, no al menos con la misma fuerza que lo era hasta hace poco.

El peso en innovación se presenta mucho más distribuido y varios países están apostando firmemente por sus propios centros I+D. Es el caso de Tel Aviv donde en un territorio de apenas 8 millones de habitantes acoge a más de 4.000 startups.

También “Chilicon Valley” en Santiago de Chile con un fuerte potencial de crecimiento o Jalisco (occidente de México) con grandes esfuerzos por llevar a cabo una política de atracción de talento.

Pero si hay un caso relevante es el de China cuyo gobierno viene realizando desde hace tiempo inversiones impresionantes en sectores clave como la innovación tecnológica.

Desde occidente persiste el prejuicio de que los productos chinos son copias baratas y de baja calidad, mientras que en los rankings mundiales cada año sube peldaños en el crecimiento y aceleración de las TIC.

Cuando China dispone todos los esfuerzos en un objetivo, los resultados no tardan en llegar. Así lo hicieron en su reto mundial como los Juegos Olímpicos de 2008 gracias a una estudiada planificación y así lo hacen ahora en liderazgo tecnológico.

Según recoge esglobal China invirtió en I+D el 2,1% del PIB en 2017,  superando así al gasto de 2,08% de la Unión Europea, aunque inferior al 2,8% de Estados Unidos, al 2,9% de Alemania y al 3,3% de Japón, que lidera el ranking. No obstante, si se ajustan los datos en paridad de poder adquisitivo, China se posiciona en segundo puesto con 370.600 millones de dólares por detrás de EE.UU que lidera con 476.500 millones de dólares.

Beijing, Shanghái y Hong Kong son las ciudades protagonistas de esta transformación en la economía digital, con gran capacidad para atraer talento e impulsar tecnologías emergentes como la inteligencia artificial y los autos sin conductor.

Más curioso es el caso de Shenzhen, antiguo pueblo de pescadores y ahora megalópolis convertida en imperio del hardware.

“Puedes hacer prototipos en cualquier lugar pero lleva mucho tiempo. El noventa por ciento de los componentes electrónicos se origina en Shenzhen “, explica Duncan Turner, director general de HAX, una incubadora puntera de hardware.

“Pueden obtener componentes occidentales, pero encontrarán que cuando se fabrica, todo cambia. Entonces, tienes que rediseñar, rediseñar. Hacer las cosas aquí es mejor en términos de velocidad y eficiencia en la cadena de suministro de fabricación ” argumenta.

Esta apuesta digital no sólo beneficia a nivel económico, sino a nivel sociológico está propiciando cambios profundos entre la población china con un masivo éxodo rural y desplazamiento masivo hacia estos centros neurálgicos.

Cristina Grao Escorihuela

Redacción

ver mas artículos

Noticias recientes

Los Estados Unidos de Europa

Heineken lo denominó “Eurotopía”, una combinación de Europa y utopía.

Leer más

Los griegos en la plaza en apoyo al Gobierno

Miles de griegos han llenado este domingo la emblemática plaza Syntagma de Atenas durante la reunión del primer ministro, Alexis Tsipras, con su gobierno para elaborar una nueva propuesta de

Leer más

Mark Zuckerberg, adalid de las buenas causas

A Mark Zuckerberg no le dejaron pasar de la sala de las bicicletas en la hermandad más exclusiva de Harvard; después de todo, él no era más que un novato

Leer más

Descubren una posible “nueva Tierra”

Han descubierto los cinco planetas que hasta ahora no se habían detectado.

Leer más

Coca-Cola lanza botellas hecha con plantas

Coca-Cola en botellas responsables. No me gusta hacer publicidad gratuita a las empresas recurriendo a la Responsabilidad Social Empresarial, esa práctica que, muchas veces, vende la cara amable de sus

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario