Hielo combustible: la nueva energía del futuro

Hielo combustible: la nueva energía del futuro

Hace tan solo una semana, China anunciaba la extracción de grandes cantidades de hielo combustible, una sustancia encontrada en las profundidades del Mar Meridional de China que ya se considera como una de las energías limpias del futuro.

La noticia ha sido todo un éxito mundial y ha despertado nuevas esperanzas para las energías sostenibles.

El hielo combustible se conoce también como hielo inflamable o hidratos de metano y se prende en llamas con tan solo acercarle un encendedor.

Se trata de una composición de hielo y gas, cristales de agua sólida en forma de hielo que contienen moléculas de metano debido a la descomposición de materia orgánica.

“Parecen cristales de hielo, pero cuando miras más de cerca, a nivel molecular, se ven las moléculas de metano encerradas dentro de las moléculas de agua” afirmaba para el diario BBC Praven Linga, el profesor experto en Ingeniería Química y Biomolecular de la Universidad Nacional de Singapur.

Esta increíble sustancia se encuentra en las zonas más profundas de los mares y, hay que reconocer, que de momento es un proceso bastante costos pero que merece el esfuerzo. Junto a China, Estados Unidos y Japón también están trabajando en un proyecto para la extracción de hidratos de metano.

La extracción de este componente ha tenido lugar a 1.266 metros de profundidad y a casi 300 kilómetros de distancia de Hong Kong. Los especialistas de Pekín, han logrado extraer ni más ni menos que la cantidad total de 16.000 metros cúbicos de este novedoso recurso para la humanidad.

Sin embargo, la extracción no ha sido el descubrimiento, sino que ya se conocía y se estudiaba. Los hidratos de metano fueron descubiertos en Rusia en los años 60 pero no se investigaron científicamente hasta una década más tarde. Se estudiaba principalmente la extracción del gas que contiene este hielo que, como cualquier otro, se convierte en líquido cuando las temperaturas se elevan. Por ejemplo, un metro cúbico de hidratos de metano equivale a 160 metros cúbicos de gas, una cantidad con gran capacidad energética.

Japón fue Pionero en el manejo de este componente y China lleva estudiándolo desde hace dos décadas y ha sido el primer país en extraer tan grandes cantidades. Los hidratos de metano se forman a bajas temperaturas marinas, normalmente a unos 2 o 3 grados centígrados.

Ahora, los científicos opinan que se trata de un componente muy potente para generar energía eléctrica y sustituir perfectamente a los combustibles fósiles.

“En este sentido, es ciertamente un gran paso hacia conseguir que la extracción de gas de los hidratos de metano sea viable” afirmaba Praven Linga.

Aiste Bereckyte
Redacción

ver mas artículos

Noticias recientes

Etiopía y su diáspora se atreve a soñar en la democracia

La última vez que Neamin Zeleke vio su hogar fue en 1986. Tenía 16 años, vestía su único traje, esperando un avión en Addis Abeba, Etiopía, que lo llevaría a

Leer más

El joven héroe que quiere salvar los océanos

La aplaudida portada de National Geographic con una bolsa de plástico como iceberg en el océano representa bien la actual situación de contaminación en los mares. Se calcula que 9

Leer más

El barco que inspira una revolución ecológica con los desechos plásticos

Un constructor keniano de botes Ali Skanda lanzó en el Océano Índico este mes su bote Flipflopi, hecho completamente de varias toneladas de residuos de plástico y cubierto de 30.000

Leer más

Las Ciudades de las Soluciones: propuestas en positivo

Hoy las ciudades contemporáneas buscan su definición en el mundo como sujetos activos; partícipes de los procesos globales y celosas guardianas de las estructuras locales a un tiempo. En este

Leer más

Baja el efecto invernadero en Europa

Europa reduce un 2,5 sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.