Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Remei Margarit

Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Remei Margarit

Bienvenidos.
Nadie quiere dejar su casa, ni su entorno, ni su gente, ni sus amigos. Nadie quiere dejar su tierra. Tan sólo el miedo y la desesperación que comporta la miseria empujan a una huida atravesando desiertos, condiciones inhumanas de trato, y al fin el mar, del que no saben si saldrán con vida. Aún así pues, las personas que han hecho ese doloroso trayecto, han llegado sanos y salvos gracias a Aquarius y a Open Arms y a les oenegés que colaboran en las tareas de salvamento. Bienvenidos sean.

Los ciudadanos decentes de toda Europa nos alegramos de este y otros rescates de personas que, con riesgo para sus vidas, llegan a buen puerto. Y gracias a los gobiernos que, con voluntad política, encaran el reto de la acogida humanitaria.

Por otro lado, Europa es un continente envejecido, la baja natalidad de los estados miembros y una esperanza de vida más larga son la causa de una población joven escasa, de manera que, para mantener la calidad de su economía y bienestar, se necesita la inmigración. De hecho, la historia de las civilizaciones es un compendio de migraciones continuadas, y es así como ha avanzado el conocimiento y la armonía civil. Los clamores de los partidos de extrema derecha de toda Europa en contra de la inmigración y a favor de cerrar las fronteras son un clamor de un populismo descarado y una falacia, una gran mentira para contentar a sus votantes que quizás se asustan con los cambios sociológicos necesarios.

Pero digan lo que digan esos partidos xenófobos, la historia no se parará nunca, porque así ha sido durante miles de años. Por otra parte, existe la solidaridad humana de la que Europa, en su construcción, se hizo eco, y que es necesario preservar de manera constante, reprobando las manipulaciones interesadas de la ultraderecha que, con sus alharacas, pretende demostrar un proteccionismo que no es nada más que el de sus intereses privados.

Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Ojalá todos los gobiernos de los estados europeos se dieran cuenta de que la inmigración no es, de manera alguna, un lastre, sino una riqueza humana para un continente que la necesita.

Remei Margarit

Publicado en: La Vanguardia

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Nuestro cerebro hace del bienestar el arte de la sencillez. Entrevista a Facundo Manes

Facundo Manes, neurólogo, neurocientífico, autor de ‘El cerebro del futuro’. A mi edad pierdes intensidad, pero ganas amplitud. Nací en la Pampa: aún creemos que la riqueza son los recursos

Leer más

La indiferencia es una indignidad. Federico Mayor Zaragoza

Construir puentes!, no muros! Uno de los peores presagios que hoy nos acucia es el retorno del racismo, de la xenofobia. He escrito en varias ocasiones -pensando en los años

Leer más

El fútbol femenino en España sigue creciendo

El Real Madrid se sube a la ola imparable del fútbol femenino. El Real Madrid tendrá, por fin, equipo femenino en la Liga Iberdrola, la Primera División nacional, la próxima

Leer más

Precipitar el cambio en España. Íñigo Errejón

Cooperar para desbloquear España. Durante el año 2016 se generalizó la idea de que España no podía estar paralizada, esperando a que se conformase gobierno. Hoy tenemos un Ejecutivo y

Leer más

Las democracias y la revolución tecnólogica. Lluís Foix

Esta Europa ha sido un éxito. Nunca como ahora había habido tantas personas que ejercieran su derecho a voto en el mundo. Es un triunfo ciertamente de la democracia en

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario