Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Remei Margarit

Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Remei Margarit

Bienvenidos.
Nadie quiere dejar su casa, ni su entorno, ni su gente, ni sus amigos. Nadie quiere dejar su tierra. Tan sólo el miedo y la desesperación que comporta la miseria empujan a una huida atravesando desiertos, condiciones inhumanas de trato, y al fin el mar, del que no saben si saldrán con vida. Aún así pues, las personas que han hecho ese doloroso trayecto, han llegado sanos y salvos gracias a Aquarius y a Open Arms y a les oenegés que colaboran en las tareas de salvamento. Bienvenidos sean.

Los ciudadanos decentes de toda Europa nos alegramos de este y otros rescates de personas que, con riesgo para sus vidas, llegan a buen puerto. Y gracias a los gobiernos que, con voluntad política, encaran el reto de la acogida humanitaria.

Por otro lado, Europa es un continente envejecido, la baja natalidad de los estados miembros y una esperanza de vida más larga son la causa de una población joven escasa, de manera que, para mantener la calidad de su economía y bienestar, se necesita la inmigración. De hecho, la historia de las civilizaciones es un compendio de migraciones continuadas, y es así como ha avanzado el conocimiento y la armonía civil. Los clamores de los partidos de extrema derecha de toda Europa en contra de la inmigración y a favor de cerrar las fronteras son un clamor de un populismo descarado y una falacia, una gran mentira para contentar a sus votantes que quizás se asustan con los cambios sociológicos necesarios.

Pero digan lo que digan esos partidos xenófobos, la historia no se parará nunca, porque así ha sido durante miles de años. Por otra parte, existe la solidaridad humana de la que Europa, en su construcción, se hizo eco, y que es necesario preservar de manera constante, reprobando las manipulaciones interesadas de la ultraderecha que, con sus alharacas, pretende demostrar un proteccionismo que no es nada más que el de sus intereses privados.

Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Ojalá todos los gobiernos de los estados europeos se dieran cuenta de que la inmigración no es, de manera alguna, un lastre, sino una riqueza humana para un continente que la necesita.

Remei Margarit

Publicado en: La Vanguardia

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Japón nos ofrece una visión de un mundo mejor. John Carlin

Japón versus el bebé Trump. En un mundo tan chillón, qué suerte tener a Japón. Todo es griterío, todo es insensatez, todo es vulgaridad en la ­política, mire uno donde

Leer más

España es un buen país, un muy buen país. Juan-José López Burniol

Un buen país. España es un buen país, un muy buen país. Después de la jornada electoral del pasado domingo, no hay duda de que es así. Las razones para

Leer más

Una manifestación sublime de humanitarismo y de moralidad. Lorenzo Bernaldo de Quirós

De la eutanasia. La cuestión de la eutanasia pone sobre el tapete aspectos que afectan a conceptos básicos como la libertad individual o el sentido y la finalidad de la

Leer más

Brexit, la mentira tiene un límite y ahora los británicos lo descubren. Miquel Roca Junyent

¿Brexit? ¿O no? A los británicos, esto del Brexit, no les está yendo bien. Con una cierta perspectiva, no parece que el referéndum represen­tara una corriente de opinión muy ma­yoritaria.

Leer más

Futból en positivo. Joan Josep Pallás

Tabárez y Mbappé, el viejo y el niño. La sociedad desprecia a los viejos. Se hacen invisibles después de los 65 años. Vivimos en la época de Facebook, Twitter, Amazon

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario