Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Remei Margarit

Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Remei Margarit

Bienvenidos.
Nadie quiere dejar su casa, ni su entorno, ni su gente, ni sus amigos. Nadie quiere dejar su tierra. Tan sólo el miedo y la desesperación que comporta la miseria empujan a una huida atravesando desiertos, condiciones inhumanas de trato, y al fin el mar, del que no saben si saldrán con vida. Aún así pues, las personas que han hecho ese doloroso trayecto, han llegado sanos y salvos gracias a Aquarius y a Open Arms y a les oenegés que colaboran en las tareas de salvamento. Bienvenidos sean.

Los ciudadanos decentes de toda Europa nos alegramos de este y otros rescates de personas que, con riesgo para sus vidas, llegan a buen puerto. Y gracias a los gobiernos que, con voluntad política, encaran el reto de la acogida humanitaria.

Por otro lado, Europa es un continente envejecido, la baja natalidad de los estados miembros y una esperanza de vida más larga son la causa de una población joven escasa, de manera que, para mantener la calidad de su economía y bienestar, se necesita la inmigración. De hecho, la historia de las civilizaciones es un compendio de migraciones continuadas, y es así como ha avanzado el conocimiento y la armonía civil. Los clamores de los partidos de extrema derecha de toda Europa en contra de la inmigración y a favor de cerrar las fronteras son un clamor de un populismo descarado y una falacia, una gran mentira para contentar a sus votantes que quizás se asustan con los cambios sociológicos necesarios.

Pero digan lo que digan esos partidos xenófobos, la historia no se parará nunca, porque así ha sido durante miles de años. Por otra parte, existe la solidaridad humana de la que Europa, en su construcción, se hizo eco, y que es necesario preservar de manera constante, reprobando las manipulaciones interesadas de la ultraderecha que, con sus alharacas, pretende demostrar un proteccionismo que no es nada más que el de sus intereses privados.

Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Ojalá todos los gobiernos de los estados europeos se dieran cuenta de que la inmigración no es, de manera alguna, un lastre, sino una riqueza humana para un continente que la necesita.

Remei Margarit

Publicado en: La Vanguardia

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Los poderosos y el síndrome de “hubris”. Facundo Manes

Síndrome de “hubris”: ganar poder y éxito, perder empatía y capacidad de autocrítica. Al ganar influencia sobre los demás, algunos pierden el respeto por las normas sociales más básicas. Y

Leer más

El mundo no está empeorando sino mejorando mucho. Luis Garicano

Razones para el optimismo. No siempre ha parecido que el mundo iba de mal en peor. Tuvimos un momento de enorme optimismo en la década de los noventa del siglo

Leer más

Una sociedad que no se merece esto. Baltasar Garzón

Impudicia. El bloqueo de los presupuestos y el consiguiente anuncio de adelanto electoral ha llenado de desolación a los españoles de bien que son la mayoría y que muchas veces

Leer más

El buen populismo puede ser la solución. Antón Costas

La desigualdad asesina a la democracia. Si la economía va bien, ¿por qué el populismo autoritario continúa ganando apoyo social y amenazando las democracias liberales? La razón, a mi juicio,

Leer más

El pasado se ha cerrado y el futuro político se ha abierto. Manuel Vicent

Ya no están. Con la llegada del líder socialista al Gobierno se abre un futuro incierto y esperanzado de la política española. Vendrán días duros, con broncas parlamentarias, pero en

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.