Luz y niebla. Jorge Dobner

Luz y niebla. Jorge Dobner

La Gran Niebla de 1952 fue uno de los eventos más perturbadores en el Londres de esa época. El espeso manto de niebla que servía de inspiración a artistas e intelectuales; el Sherlock Holmes de sir Arthur Conan Doyle o pinturas de Claude Monet, se tornaba un mal sueño.

La quema de carbón y la niebla producían una combinación fatal, que años más tarde los científicos explican como una reacción química que inunda de pequeñas partículas ácidas. Se calcula que el gran “smog” se llevó consigo la vida de 12.000 londinenses y dejó otros 100. 000 enfermos. Sus efectos no se limitaron a lo orgánico sino también al proceso cognitivo de una ciudadanía sumida en la confusión.

Valga este suceso para servir también de metáfora. Basta decir que en contrapartida La Gran Niebla motivó la necesaria regulación de una serie de leyes de aire limpio, que limitaron entonces el uso del carbón, y en su lugar fomentaron el gas, con efectos positivos inmediatos.

Aunque pasados los años esta realidad no es tan lejana, tanto en su literalidad como simbolismo. Según un reciente informe de las OMS nueve de cada diez personas respiran aire contaminado, mientras que el histórico Acuerdo de París sobre el cambio climático exige su implementación inmediata. Hoy, en un desafío más elevado, nuestro futuro pasa por las energías renovables.

En un ejercicio de negacionismo quizás sea la confusión derivada de la bruma que impide a Donald Trump corroborar aquello que los expertos advierten. Su empecinamiento propicia decisiones desafortunadas como su permisividad para que los vehículos contaminen más, si bien la operatividad de otros poderes evita un daño mayor. Lo tiene complicado, California es uno de los estados que ha demandado al Gobierno federal por permitir un recorte de las exigencias medioambientales.

Nadie puede negar que la gran niebla es un escollo importante para ver con nitidez el horizonte, nadie puede negar la realidad para evadir una verdad incómoda. Ni tan siquiera Trump. Pero tampoco hoy en día es lo suficiente fuerte para imponer una visión única al resto.

Por momentos los más apocalípticos profetizan que esa niebla gris puede sumirnos en la más absoluta oscuridad, el fin de los fines. Pero ya hemos dejado de contar las veces que lo predijeron.

Si hace apenas tres mes alguien hubiera osado en insinuar un acercamiento de Corea del Norte a Corea del sur hubiera sido calificado de “loco”. En cambio, más cerca estos aseguraban una inminente guerra. La realidad es bien distinta, y el abrazo de Kim Jong-un y Moon Jae-in es la imagen que gira el mundo. Y lo más relevante el compromiso de trabajar hacia una “completa desnuclearización” de la península.

Hay rayos de luz entre la niebla. Sin caer en un pueril idealismo y con la certeza de que cada día alberga nuevos desafíos a nivel global.

Existe la incertidumbre de unos pensionistas que no tienen todas consigo sobre la defensa de sus derechos, la indignación de las mujeres que aún hoy tienen que reivindicar su libertad y legítima defensa o la lucha de los jóvenes por un empleo digno.

Sin embargo hay una ola de esperanza de tanta gente que cree en en su poder de influir unida, movimientos sociales que otrora hemos vivido y han desencadenado en nuevos cambios y aires de progreso.

Esta vez también será. La luz que nos permite seguir confiando en la fuerza de la humanidad.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Lamentarse o valorar

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Juego político o responsabilidad moral.

Pero a diferencia del fútbol la política no es un juego ni los ciudadanos son la pelota. Hablamos de responsabilidad pues con los consensos ganamos todos.

Leer más

El cambio ya esta aquí.

Lo venimos diciendo desde hace varios años en estas páginas: las cosas siguen sin estar bien, pero están en el mejor momento para ser cambiadas. Y lo mejor, es que nosotros ya comenzamos a ser sus protagonistas.

Leer más

Pobreza, acabar con ella es deber de todos.

Porque erradicar la pobreza es deber de toda la sociedad y no solo de los estamentos gubernamentales.

Leer más

Un año de grandes transformaciones.

Se cierra un círculo de 365 días en que las transformaciones profundas han sido la tónica dominante.

Leer más

Almas conectadas.

La tecnología no puede robarnos ni la conciencia ni el espíritu. Porque de cualquier modo, ya sea a nivel físico o virtual, seguiremos siendo una comunidad de almas conectadas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.