La revolución posible. Jorge Dobner

La revolución posible. Jorge Dobner

En aquella obra teatral de Aaron Sorkin luego adaptada en cine “Algunos hombres buenos” se trataban importantes cuestiones morales referentes al individualismo, viagra la cuestión del honor y al comportamiento fanático de otros con demasiadas exigencias.

En un tiempo en que la bonhomía,  la bondad del hombre se presupone deseable, y sigue presente pero en su cualidad extraordinaria como la confirmación de la regla tampoco abunda.

La política como reflejo de nuestra sociedad marca esa tendencia, el auge de nuevas figuras que a priori están más íntimamente conectados a la cualidad humana buscando el bien común. Si bien es cierto que otros con actitud paternalista dicen saber lo que es mejor para nosotros en beneficio de ellos mismos y sus intereses.

Quizá con retrospectiva y sabiendo que los buenos líderes políticos son una especie que hace falta proteger, los ciudadanos reconocen en estos momentos las bondades de unos en agravio comparativo de anteriores nefastos.

Es el caso de un revitalizado Barack Obama quien después de unas duras legislaturas pone en este año punto final dándose baños de gloria.

La ciudadanía de este país se cura en salud sobre lo que pudiera venir y comienza a valorar en justa medida los éxitos de su hasta ahora presidente.

El reconocido despegue de la economía que ha superado sus debilidades o una valiosa reforma sanitaria contra viento y marea, y pese a los palos en la rueda de los republicanos, que mejorará notablemente la vida de los personas con una cobertura del 90 %.

Dentro de este contexto es sintomático que por primera vez en sus 8 años de legislatura dispara sus índices de popularidad, mientras que antes había más que lo suspendían.

Lejos de llegar a la perfección o a la culminación de los ideales que su gubernatura prometía en el fondo las gentes recapacitan sobre la buena voluntad de su líder que si bien no ha conseguido una transformación completa ha conseguido movilizar ciertos cimientos del status quo e inspirar el empoderamiento de la población.

Trasladando este escenario a España por el rigor de la actualidad, pero también al resto del mundo, los líderes de este país tienen la oportunidad de constituir una revolución posible pero que pasa inexorablemente por priorizar el bien común.

Se sabe que el poder es trampa para agrandar los egos, creerse alguien en vez de representante de quienes han votado. Si Obama pudo tragarse el orgullo de más de 50 años y reanudar las relaciones diplomáticas con Cuba nada debería ser imposible. Sólo es cuestión de colaborar y dejar de lado el fantasma de los dogmatismos.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Sí se puede, pero hay que votar.

Estamos de enhorabuena, celebremos pues la gran fiesta de la democracia en su máxima expresión porque sí se puede cambiar pero para eso, ahora toca votar.

Leer más

Cataluña vs. España: nada será como hasta ahora.

Si después de todo Cataluña sigue vinculada a España no será como hasta ahora y eso seguramente sea positivo para todos.

Leer más

Dialogar y construir juntos.

Es hora de hablar, de dialogar, de dejar las líneas rojas y la soberbia. Es la hora de construir juntos.

Leer más

En Europa el cambio esta en marcha.

Es un momento en que nadie acepta imposiciones y cada vez es más difícil seducir a las masas porque no se comportan como tal. Los votos ya no son presos de ningún partido y el arco parlamentario se configura altamente fragmentado.

Leer más

Mariano Rajoy, Artur Mas…y sus ocho apellidos catalanes.

El sentido del humor es ese ingrediente necesario que tanto echa en falta la política y puede significar el primer paso para un mayor entendimiento.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario