martes, 27 septiembre 2022

Posverdad (post-truth en inglés) es la palabra de moda. Me sorprendo al revisar la prensa internacional cómo este concepto ha pasado de ser un “outsider” sólo utilizado en determinados ámbitos a generalizarse incluso en coloquios informales.

Según Darío Villanueva, actual director de la real academia, el término en cuestión “se referirá a aquella información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público”.

Lo cierto es que para mí no es una palabra nueva, aunque sí me desconcierta gratamente este impacto – imprevisible hace unos años – cuando sólo unos pocos nos atrevíamos a construir filosofía en torno a él.

En mi libro “Verdades cambiadas”, que publiqué en el 2011 cuando casi nadie consideraba la existencia de la posverdad, trato de desmontar la existencia de unas verdades cambiadas impuestas y dirigidas desde las altas esferas del sistema que nos confunden e impiden discernir la realidad tal cual es.

En este caso, sobre la visión de un mundo que no es tan pésima como habíamos pensando o hacen pensar,  si bien la creencia difundida es que seguimos igual de mal que siempre y poco podemos cambiar.  Con argumentos y estadísticas el libro desmonta esta falacia que por muchas veces que sea repetida no se acerca a la realidad.

Millones de soluciones acontecidas en el último siglo que han posibilitado un avance exponencial nunca antes experimentado: la erradicación de enfermedades, más esperanza de vida y bienestar, un mundo más tecnológico e interconectado…y más argumentos históricos y sociales que he desglosado en mis editoriales.

Quizás la precipitación de hechos coyunturales de calado como la elección presidencial contra pronóstico de Donald Trump en EE.UU o el ‘Brexit’ británico han propiciado dar una enorme visibilidad a la posverdad. No por los hechos en sí, que son certeros, sino por los condicionantes sujetos a variables perversas que han propiciado que finalmente se desencadenaran.

En una millonésima parte de los bulos que circulan, no se desmienten o lo hacen demasiado tarde, pero que al fin de cuentas ayudan a crear un relato asumido como cierto por lectores y espectadores.  El viejo adagio “difunde, que algo queda”.

Sin embargo, después de todo, poner nombre a este fenómeno puede servir como primer paso para tomar conciencia, y luego dar la batalla intelectual. En este punto el periodismo debe reafirmarse en sus cimientos: rigor, orden, veracidad … para no polarizar con emociones el discurso sino exponer racionalmente los hechos desde todas las perspectivas. Hacer pensar y no qué pensar en exclusiva, fomentar el espíritu crítico del lector y autonomía.

Seguramente el campo del periodismo se ha contagiado de la “espectacularización de los medios” del que hablaba el sociólogo francés Pierre Bordieu, y de forma colateral una política que cada vez es más espectáculo apelando a la emoción y vísceras del electorado. Pero no hay que olvidar que política y periodismo son dos poderes bien diferenciados.

El periodismo no puede competir con las mismas armas de cierta política que ha devenido en lo mediático. Cuando se apele a la credulidad, miedo, desinformación o falta de movilización; el periodismo tiene que responden con su propio argumentario. No queremos ser gurús, ni mesías que piden actos de fe del electorado.  Nuestro cometido es la información, no la propaganda.

Recomiendo a las mentes inquietas la lectura de este libro tan vigente o incluso más que el 2011 como una visión de lo que acontece y puede pasar.

Desde Diciembre del 2008, dirije el portal de noticias enpositivo.com

DESCARGA GRATUITA

Descarga el libro “Verdades Cambiadas” completamente gratis, en formato PDF.

Para acceder a la descarga gratuita únicamente te pedimos que nos dejes tu correo electrónico en el siguiente formulario.

[email-download download_id="22122" contact_form_id="22120"]

© 2012 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Esta obra no puede ser reproducida sin el consentimiento expreso y por escrito del autor de la misma. Su descarga se permite únicamente desde esta web, enpositivo.com y desde determinadas librerías online.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad