Sentido y razón al periodismo más irremplazable

Sentido y razón al periodismo más irremplazable

Érase una vez el periodismo.
Denominaban al periodismo el cuarto poder y la historia demuestra que el fango, la corrupción, la mentira y el abuso son ancestrales y fraternales acompañantes del poder. La lógica induce a sospechar que el periodismo también debe de compartir a veces esas lacras, aunque proclame continuamente y sin sonrojo que su esencia y su meta son la investigación de la verdad, la independencia, la libertad de expresión, la objetividad, la denuncia de la injusticia, en fin… esas cosas tan edificantes, solemnes y bonitas.

Cuando el cine se ha ocupado de él, algunos descreídos geniales como el escritor y antiguo periodista Ben Hecht, y los directores Howard Hawks y Billy Wilder, se empeñaron con las divertidas y memorables Luna nueva y Primera plana en mostrar el reverso canalla del periodismo, la manipulación como norma, la mezquindad, el todo vale con tal de vender el producto, sus alianzas con la conveniencia. Y, cómo no, el impresionante Welles de Ciudadano Kane, inspirándose en el personaje del magnate de la prensa William Randolph Hearst, hizo un retrato complejo y terrorífico de alguien que encarnó poder absoluto, capaz de propiciar una guerra o destrozar la reputación y la existencia de cualquiera, inocente o culpable, que no aceptara sus órdenes.

Son admirables la precisión, el dinamismo, la claridad y el tono que utiliza Spielberg para narrar esta complicada historia, su tenso y brillante homenaje no solo a los profesionales que alguna vez otorgaron sentido y razón al periodismo más irremplazable, el que hurga en los engaños del poder político, sino también a la aparentemente grisácea dama que jugándose todo lo que poseía consiguió que la gente fuera consciente de esa mentira tan trascendente y celosamente guardada. Esa señora es la dueña del periódico. Y a diferencia del mítico, audaz y posibilista editor Ben Bradlee, ella parece débil, heredó el cargo de su padre y de su suicida marido, tiene mucho miedo y no parecen sobrarle el coraje y la determinación, abogados y consejeros (el Post acaba de salir a Bolsa) intentan persuadirla de que frene la publicación de la noticia, tiene todo en contra, desde el Estado a los jueces, su ruina será total si fracasa.

Spielberg hace emotivo y apasionante con su arte el insólito triunfo de los buenos, de los que defendieron cuestiones tan importantes como inaplazables.

Todo resulta creíble en esta película excelente. Y Meryl Streep está más allá del elogio. Esta actriz inyecta veracidad a cualquier personaje que interprete. Y sus registros son inacabables. Puede ser (no parecer) lo que dé la gana.

Carlos Boyero
Publicado en: El País

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Primer centro de periodismo constructivo

Cada vez más la industria periodística es consciente de la necesidad de cambio con el fin de recuperar la confianza de un público ya escarmentado. Luego surgen nuevas fórmulas que

Leer más

El Periodismo, un bien esencial para la democracia

Construir un nuevo periodismo. Ha llovido mucho desde que en la Guerra de Secesión (1861-1865) los reporteros debían hacer verdaderos esfuerzos por conseguir información del conflicto y enviársela luego a

Leer más

El compromiso del periodismo para crear una sociedad mejor

El periodista ha reiterado precisamente este concepto en el transcurso de su intervención,valorando la libertad como un factor clave en su legitimización “Asistimos a una banalización inevitable de la sociedad. Este, sin embargo, es un gran momento para dedicarse al periodismo y un mal momento para vivir del periodismo. Así y todo, nuestro oficio necesita de la libertad. El periodismo tiene un compromiso indispensable con la sociedad”.

Leer más

Google, dame buenas noticias

“Hey Google, dime algo bueno”, la nueva función experimental del Asistente para recibir buenas noticias Cuando vamos a consultar la actualidad es posible que tengamos la sensación de que solo

Leer más

Inteligencia artificial para erradicar las fake news

En nuestra era digital se da la paradoja de que nunca antes habíamos estado tan sobreinformados, pero al mismo tiempo tan mal informados. Cada 60 segundos se envían 160 millones

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.