SOS Medios de comunicacio?n

SOS Medios de comunicacio?n

Adema?s de reflejar permanentemente a la Sociedad que os sigue fielmente, vosotros, medios de comunicacio?n, en los tiempos cri?ticos tambie?n sois los veloces transmisores de las soluciones y colaboradores necesarios del progreso social.
Hoy los ciudadanos volvemos a reclamar pu?blicamente vuestra incondicional colaboracio?n en un grave suceso social que no so?lo sucede de forma casi silenciosa, sino que adema?s, al no visualizarse pu?blicamente, no se difunden soluciones validas para atajarlo.
Ha sido gracias a vosotros, medios de comunicacio?n, que se ha roto el silencio que actuaba sobre el problema y hoy ya muchos ciudadanos sabemos que en Espan?a el consumo de ansioli?ticos crece alarmantemente, situa?ndose ya en los niveles de consumo ma?s elevados de Europa.

Y no es todo, segu?n nos informa el propio Ministerio de Sanidad espan?ol, la cifra ha seguido creciendo sin freno en estos cuatro u?ltimos an?os.
El diagnostico de los expertos sen?ala la confluencia de varios sucesos sociales negativos como la sinergia maldita que esta? generando este desgraciado feno?meno antropolo?gico. La deriva econo?mica, el retroceso en los avances sociales, la alteracio?n clima?tica,… segu?n ese diagno?stico la suma de este tipo de sucesos constituye la drama?tica sinergia que esta? detra?s de este problema social de salud emocional en continua expansio?n.
Una vez ma?s, medios de comunicacio?n, consideramos imprescindible vuestra ayuda. La Educacio?n Emocional tiene una respuesta cienti?fica contrastada capaz de hacerle frente a ese desmesurado consumo de ansioli?ticos.

La Ciencia en estos u?ltimos treinta an?os de investigacio?n ha demostrado que el desarrollo de las competencias emocionales sirve efectivamente para prevenir muchos de los factores negativos que sufren los ciudadanos.
Visualizado el problema, conocido el remedio, el reto mayor al que nos enfrentamos es el de hacer llegar a todos los ciudadanos sin excepcio?n, lo ma?s ra?pido que sea posible, la existencia de la metodologi?a contrastada que les permitira? desarrollar sus competencias emocionales.
Sin vuestra insustituible participacio?n todo sera? demasiado lento, demasiado imposible.
Imaginemos por un instante que la suma de todos los ciudadanos es como la suma de las ce?lulas que unidas todas forman un solo cuerpo al que llamaremos “cuerpo social” y en esta imagen metafo?rica, vosotros, medios de comunicacio?n, representa?is ser el sistema sangui?neo.
La u?nica forma de evitar los lentos procesos de absorcio?n cla?sicos es abrir una vi?a parenteral en vuestro imaginado sistema venoso. De esa forma tan directa el remedio empieza a hacer efecto de inmediato.
Con esta te?cnica tan sencilla los digamos “principios activos” contrastados con los que la Educacio?n Emocional fomenta nuestras propias competencias, a partir de su vertido en vuestro incesante e imaginario torrente sangui?neo informativo y canalizados por vuestra compleja y eficaz distribucio?n de arterias, venas y capilares, o lo que seri?a, de medios de a?mbito estatal, autono?mico y local, del tipo Gutenberg, Marconi o Telema?tico, e impulsados por la potencia de vuestro flujo sangui?neo media?tico, los “principios activos” de la Educacio?n Emocional conseguira?n llegar a todos, absolutamente todos, los puntos del metafo?rico cuerpo social. Desde la ce?lula ma?s lejana hasta el o?rgano ma?s delicado. Favoreciendo con ello la celeridad en la sanacio?n emocional pu?blica.
Cuanto ma?s ra?pido consigamos difundir entre todos la sencilla metodologi?a que posibilita disfrutar de una buena salud emocional, antes lograremos disminuir i?ndices de problemas psicosociales como el estre?s, la ansiedad o la depresio?n, y de conductas de riesgo o conflictivas, e i?ndices de comportamientos agresivos y violentos.
Como siempre lo hicisteis a lo largo de la Historia desde vuestra aparicio?n, queridos medios de comunicacio?n, solicitamos que fieles a vuestra probada vocacio?n de servicio a la Sociedad como veloces transmisores de las soluciones y colaboradores necesarios del progreso social general, estamos seguros que decidire?is colaborar en este nuevo reto que se plantea a la salud emocional pu?blica.
Gracias, medios de comunicacio?n, por haber roto el silencio en este caso tambie?n y habernos hecho cobrar conciencia de un problema silencioso, el excesivo consumo de ansioli?ticos en Espan?a.
Ahora, con vuestra ayuda podemos dar a conocer las competencias para afrontarlo con garanti?as. Y un di?a no lejano veremos descender los i?ndices de la infelicidad en nuestra Sociedad.

Anton Layunta
Consultor de comunicación miembro del equipo impulsor de los proyectos EMO (Educación emocional) y “viles pel benestar”.

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La Barcelona de les Solucions, una economía al servicio de los ciudadanos

n un reciente artículo que publicamos del periodista especializado en temáticas de Barcelona, Ramón Suñe, explicaba que “en Barcelona se contabilizan ya cerca de 5.000 experiencias de economía social y solidaria, que representan un 2,85 por ciento del total de empresas de la ciudad, incluidas más de 1.500 ejemplos de la llamada economía colaborativa”.

Leer más

Hacer periodismo con el móvil

El móvil es hoy un dispositivo casi indispensable en nuestras vidas por razones de comunicación. Pero además de facilitar acciones simples de comunicación los móviles se están usando de forma

Leer más

La revolución del periodismo digital con el uso de la tecnología 5G

La tecnología de última generación 5G permite una conexión 10 veces más rápida que la actual 4 G. Una mejora sustancial que consigue, por ejemplo, descargar una película 3D en

Leer más

Un nuevo modelo de periodismo sostenible

El periodismo tiene un valor de servicio público, y eso no debería desaparecer. Sin embargo,  las dificultades de sostenibilidad que presentan muchos medios, ponen en la difícil tesitura de priorizar

Leer más

Los medios y el poder

No se trata de que se conviertan en evaluadores de políticas pero junto a los expertos podrían impulsar la discusión pública sobre la eficacia de programas específicos.

Leer más

Añadir un comentario