Luchar contra el geocidio es una obligación

Luchar contra el geocidio es una obligación

El cambio climático nos ha mostrado cómo de bipolar puede ser la humanidad. Somos los causantes del cambio climático, por no haber sido capaces de evolucionar respetando y cuidando la naturaleza. Por otra parte, nuestra capaz de resiliencia, inteligencia y habilidades para crear herramientas son la única esperanza para sobrevivir a la amenaza climática.

Con el cambio climático hemos conocido una de las peores facetas del ser humano: su capacidad para cambiar el planeta hasta tal límite que quizás la Tierra se vuelva irreconocible o sea incapaz de albergar vida. A esta situación se le llama geocidio. Y sobre este concepto ha ofrecido Susan George, presidenta de honor de ATTAC Francia y del Transnational Institute de Amsterdam, una conferencia en Buenos Aires.

“Estamos en un momento en que toda la humanidad tiene un peregrinaje común: la salvación y esperanza para la humanidad y para la Tierra. Nos hemos embarcado en este viaje porque somos conscientes de que la humanidad nunca se ha encontrado en mayor peligro que en este momento”, explicaba George.

La esperanza para combatir el cambio climático

La realidad es que, aún y siendo conscientes del cambio climático, los humanos somos, en el fondo, incapaces de creer que la amenaza climática pueda implicar el fin de nuestra propia existencia. George lo explica así: “La extinción no nos puede suceder a nosotros: los humanos somos demasiado brillantes tecnológicamente, podemos encontrar la solución a cualquier problema, somos los amos de la creación y no podemos fracasar, y mucho menos desaparecer”.

Puede que sea cierto pero también existe otra realidad, la de las influencias corporativas y las empresas que hacen negocio sin pensar en su impacto medioambiental. Estas corporaciones no colaboran para frenar el cambio climático o promover la transición hacia un mundo libre de combustibles.

¿Cómo luchar contra este poder? George lo tiene claro: “La única fuerza que puede contener a las corporaciones es la fuerza de la ley. La ley solo cambiará bajo la influencia de una opinión pública fuerte y bien organizada. Necesitamos el compromiso de personas como vosotros, que sois líderes y podéis influenciar a grandes segmentos de la opinión pública para crear presión.

Necesitamos desesperadamente esa presión sobre los gobiernos para obligarles a actuar enérgicamente y enfrentarse al poder corporativo”.

Luchar contra el geocidio no es una opción, es una obligación. Y en esta lucha, la información es nuestra arma para crear opinión pública y conciencia. Para que los combustibles fósiles desaparezcan el primer paso es dar a conocer este geocidio a las personas de todo el mundo que aún no son conscientes del peligro que el cambio climático implica. Y Susan George cree que aún tenemos una oportunidad: “A muchas personas se les puede incitar a la acción gracias a activistas de los derechos humanos y líderes religiosos. Asegurémonos todos juntos de que nuestro peregrinaje común nos lleva a este resultado”.

Nuria Narváez
Redacción

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Mas pronósticos tecnológicos para este año

11 ‘tecdencias’ para 2011El nuevo año será continuista, con más 3D, movilidad y computación en Internet.Semanas antes de fin de año empresas tecnológicas, de seguridad, consultoras y de medios de

Leer más

El capitalismo y la trampa del crédito

Del capitalismo como “sistema parásito”. “Todavía no empezamos a pensar con seriedad en la sustentabilidad de nuestra sociedad impulsada a crédito y consumo”, afirma el sociólogo polaco. Para el autor

Leer más

Una revolución para los diabéticos

Creado un páncreas artificial que puede revolucionar el tratamiento de la diabetes. Una científica británica ha desarrollado un páncreas artificial que puede revolucionar el tratamiento de la diabetes ya que

Leer más

Primer día de la niña creado por la ONU

La ONU y diferentes asociaciones luchan por el derecho de las niñas.

Leer más

El mapa de los países más sensibles del mundo

Las personas que habitan en los países pintados en amarillo aseguraron haber tenido menos experiencias emotivas de cualquier tipo, ya sean positivas o negativas. En cambio, la gente que vive en los Estados que aparecen en color púrpura experimentaron más sentimientos.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario