Un Papa Francisco para la ONU.

Un Papa Francisco para la ONU.

La crisis de los refugiados no espera. No hay semana en que los medios de comunicación recojan algún acontecimiento sobre el drama de los migrantes que huyen de la guerra, y así llevamos meses.

El hecho que continúe en la agenda mediática como si fuera el primer día ya nos da buena cuenta de su magnitud. Y si bien los medios están desempeñando un papel importante en la denuncia de un problema que todavía no encuentra respuesta eficaz por parte de una deshumanizada comunidad internacional; la realidad es que nos gustaría promocionar más aquellas soluciones capaces de enfrentar este desafío.

Durante este tiempo donde no han llegado las instituciones, ausentes o enredadas en problemas internos, sí lo hacen ciudadanos de la calle que a partir de su buena voluntad están emprendiendo múltiples iniciativas con impacto positivo.

Del pionero portal alemán Flüchtlinge Wilkommen (Refugees Welcome) apodado como “el Airbnb de los refugiados”; Aylan 1, la primera plataforma en alta mar al rescate de refugiados; o el reciente portal spanishsolidarity.org donde se da cierto orden y organización a todas las iniciativas oficiales divididas por Comunidades Autónomas.

Y en las últimas semanas desde Barcelona, El “Proyecto Ajet” del que damos cuenta desde En Positivo y que propone una original idea que parte de la ambiciosa aspiración de dar una solución efectiva y a gran escala a la crisis de los refugiados.

También, con más o menos eficacia, las ciudades – algunas con el apelativo “del cambio” – se han sumado al llamamiento de solidaridad con aparente disponibilidad para acoger a los refugiados. La última en hacerlo es París de la mano de su alcaldesa Anne Hidalgo quien ha anunciado su intención formal de establecer un campo de refugiados en la capital francesa “Es hora de pasar a la velocidad superior y aportar respuestas”, ha manifestado al tiempo que desea abrirlo “lo antes posible”.

Al margen de estas meritorias iniciativas a nadie se le escapa que para un problema de esta envergadura se necesita el compromiso institucional a gran escala ¿Dónde está la ONU? .

La semana pasada el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados informaba de al menos tres naufragios que habrían dejado 700 muertos sólo en un fin de semana.

Atendiendo su actuación, esta institución antaño altamente considerada poco a poco a esta quedando relegada al discreto rol de relator sin capacidad de decisión e influencia.

Podemos pensar que si hubo un tiempo en que la ONU mostraba una mayor eficacia por resolver y mediar en los conflictos internacionales debe haber alguna extraña razón que ahora la paraliza. Quizás la voluntad perdida o falta de un motor impulsor que dinamice su actuación.

En cierto modo la ONU requiere un mayor liderazgo, una personalidad carismática que por su prestigio sea reconocida por los países, escuchada y aceptada. Sería oportuno que esta institución encuentre una figura como el Papa Francisco I para la Iglesia Católica.

Pocos pensaban que en apenas tres años no sólo revitalizara una institución venida a menos, sino que este líder espiritual extendiera con acierto sus funciones más allá de lo convencional, para mediar por ejemplo en la guerra fría entre Cuba y EE.UU.

Su elección ha marcado un punto de inflexión para bien en todos los sentidos. Uno de sus últimos gestos ha sido acoger a tres familias sirias en el Vaticano siendo coherente a su filosofía. Porque el Papa dice y hace, es decir da ejemplo.

Por supuesto no necesariamente tiene que ser el Papa quien ocupe ese rol en la ONU, pero a la hora de referirse a él hablamos de un símbolo con autoridad moral para emprender las transformaciones necesarias, e incluso conseguirlas.

También podría ser una mujer quien enmendara esa orfandad que ahora mismo ostenta la ONU. No en vano de un tiempo a esta parte en el seno de la institución se está llevando a cabo una revolución del género femenino.

Precisamente estas mujeres están teniendo un papel más activo en temas como el medioambiente que hace unos meses dieron como resultado un acuerdo histórico en esta materia.

Sea hombre o mujer su elección debe salirse del marco de lo convencional y renovar la ONU para que cumpla un rol que le devuelva un protagonismo que alguna vez tuvo.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Proyecto Ajet, una nueva idea para la crisis de los refugiados
Refugiados y la capacidad decisiva de las ciudades

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Rebelión en la granja.

La corrupción, el fraude y falta de integridad moral no son valores distintivos de una sociedad que ha demostrado paradójicamente unirse frente a la adversidad con un espíritu comprometido digno de mención.

Leer más

La revolución posible. Jorge Dobner

En aquella obra teatral de Aaron Sorkin luego adaptada en cine “Algunos hombres buenos” se trataban importantes cuestiones morales referentes al individualismo, viagra la cuestión del honor y al comportamiento

Leer más

Grandes marcas, grandes responsabilidades.

Pero esta responsabilidad es común también para los gigantes tecnológicos que debieran aplicarse el buen uso de la responsabilidad social: hay que ser y parecer. En este supuesto el consumidor tiene el poder de castigar y premiar a las empresas con más o menos ética.

Leer más

China en positivo. Jorge Dobner

Comúnmente se habla más que nunca de un nuevo orden mundial en un momento de la historia en que se están produciendo importantes cambios en las ideologías políticas y en

Leer más

Valorar lo que tenemos. Jorge Dobner

Sería triste morir sin haber disfrutado, canada sale pero incluso más triste vivir sin reconocer lo bueno. Después de la rabia, indignación y lamento en el viacrucis de una terrible

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario