Refugiados y la capacidad decisiva de las ciudades.

Refugiados y la capacidad decisiva de las ciudades.

La crisis de los refugiados se ha instalado como un discurso recurrente, donde unos y otros expresan su opinión con más o menos coincidencia, pero donde también se echa en falta dar el salto de las palabras a la acción. Porque es evidente la necesidad de una real sincronía que provenga una solución eficaz, más en un problema de tal calado la coordinación se vuelve de vital importancia.

Es por eso, que con razón no vienen de nuevas las palabras de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ante su primera intervención en Naciones unidas calificando de “profundamente vergonzosa” la respuesta política tanto del Estado español – en este caso – como de Europa.

“Esto lo está haciendo Europa no por falta de recursos sino por miedo”. “Capacidad tenemos” reiterando algo que ya se sabía, es decir “lo que falta es voluntad política”.

Ciertamente esta desidia se hace extensible a la misma Naciones Unidas, quien Colau tampoco ha dudado en señalar recordando que no está exenta de una “fortísima crisis de legitimidad”. No en vano desde hace ya tiempo se echa en falta una mayor implicación de la ONU, aquella que se le presupone y va más allá de la mera retórica.

Es el caso cuando se cerró el polémico acuerdo entre Bruselas y Ankara del que dijo “no es compatible con la legalidad” y se mostró “inquieta”, unas palabras tibias que en cualquier caso son insuficientes a una trayectoria tradicionalmente más decisiva de esta organización.

Estaría bien integrar el talante del Papa Francisco que en poco tiempo ha dado buena cuenta de su decisión en temas complejos, y no únicamente recurriendo a la fácil crítica. Porque si bien la indignación es una reacción natural en estos casos su obligación es tender puentes y proponer soluciones.

Puede venir de la movilización de la red de ciudades-refugio que amparan la acogida de los refugiados y que otra vez – al igual que supone en la irrupción de otros movimientos – pone el foco en la capacidad decisiva de las ciudades.

Muchas de las soluciones nacen de la movilización de las gentes que han decidido una vez más llegar con su solidaridad hasta donde no dan respuesta las instituciones. Portales como el alemán Flüchtlinge Wilkommen (Refugees Welcome) también apodado como “el Airbnb de los refugiados” a través del cual personas ponen a disposición sus hogares al servicio de los refugiados, ongs como Proactiva open Arms que surgió a partir de la movilización de varios voluntarios que se desplazan para asistir refugiados en alta mar o el más reciente Proyect Ajet que esta surgiendo en Barcelona

Porque está demostrado que con muchos menos recursos los ciudadanos están consiguiendo grandes hazañas a favor de sus prójimos.

Sería importante a falta de originalidad que instituciones como Naciones Unidas sirvan de altavoz a las nuevas soluciones que sí están intentando cambios decisivos.


Jorge Dobner

Editor
Rn Positivo

Leer más:
Otro alcalde para el cambio
Papa Francisco I, el líder para todos

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Refugiados, motivos para la esperanza.

Son muchas las muestras de las sociedades civiles que suman una gran montaña solidaria que nos hacen confiar a todos que todavía hay buenas razones para mejorar este mundo.

Leer más

Querido mundo

Querido Mundo, planeta Tierra: Me permito llamarte de tú, no por osadía sino por la proximidad en la que te siento como humilde habitante desde hace unos cuantos años en

Leer más

Ni un golpe más.

Cada golpe que recibe una mujer, es el golpe de vergüenza a las sociedades avanzadas. A pesar de los progresos en igualdad y justicia todavía se necesitan dar más pasos para ver una violencia de género por fin erradicada.

Leer más

Hambre, el fin histórico de la lacra. Jorge Dobner

Mientras que el discurso de los mass media se articula en temas más o menos previsibles y prolongan indefinidamente en el tiempo simulando la estructura narrativa de cualquier culebrón, la

Leer más

Dialogar y construir juntos.

Es hora de hablar, de dialogar, de dejar las líneas rojas y la soberbia. Es la hora de construir juntos.

Leer más

Añadir un comentario