Todo lo que deberías saber sobre la ciencia del placer

Todo lo que deberías saber sobre la ciencia del placer

Algunas de las actividades que realizamos a lo largo del día como dormir, hacer deporte o simplemente observar algo, pueden producirnos una sensación de placer y satisfacción al igual que cuando comemos, recibimos una buena noticia o mantenemos relaciones sexuales. Todas estas sensaciones que nos gustan y nos satisfacen están producidas por algo que se llama 3,4-dihidroxifenilalanina o más conocido como dopamina.

David J. Linden, profesor de neurociencia en la Universidad John Hopkins y autor de obras que tratan la relación del cerebro y el placer como ‘El compás del placer’, afirma que el ser humano ya está programado para que le gusten ciertas cosas como por ejemplo comer, beber agua o tener relaciones sexuales.

[banner_suma]

También dice que existe otro tipo de cosas que el ser humano desarrolla en condición a su experiencia individual. Cada uno de nosotros nacemos en una familia diferente, dentro de culturas diferentes y tenemos un aprendizaje a raíz de nuestro entorno y las circunstancias que nos rodean.

“A la gente le gustan las cosas con las que crecieron,por ejemplo, yo vivo en Baltimore y aquí hay gente a la que le gustan los chiles y a otras no. Si yo viviera en México, es muy probable que a casi todas las personas que conociera les gustarían” Explica Linden, sin embargo, esto es algo que únicamente nos ocurre a los seres humanos y no a los animales.

Linden explica que desde que nacemos parece que estamos programados a evitar sabores amargos. En la naturaleza, lo amargo casi siempre suele ser tóxico y no debemos comerlo a menos que tengamos mucho cuidado en su preparación. Propone como ejemplo a un niño pequeño que aún come pocas cosas, prefiere tomar alimentos con sabor más dulce y rechaza automáticamente los sabores amargos. En cambio cuando crecemos e incluimos más alimentos a nuestra dieta, seleccionando los mejores para nosotros, optamos muchas veces por sabores algo más amargos ya sea por gusto o por salud. Un ejemplo específico que propone es el gusto por el cilantro: “Hay quienes lo odian y quienes lo aman. Y ahora sabemos que los que lo odian tienen una mutación en un receptor olfativo particular en la nariz que detecta un químico que es liberado cuando masticas cilantro”.

Existe también un estudio de dos gemelos separados al nacer que crecieron en diferentes lugares, que demuestra que el gusto por las cosas es aprendido y no heredado.

Según Linden, “Sabemos que la dopamina es crucial, que si aumentas la cantidad, aumenta el placer, y si la retiras, bloqueas la capacidad de sentir placer. Y sabemos que actúa en lugares particulares del cerebro donde si los destruyes dejas de sentir placer. Lo que todavía es un misterio es por qué la liberación de dopamina en esta parte del cerebro produce placer”. 

No solo sentimos placer a través de nuestro paladar sino que también, de manera más distante, nos place ver cosas bonitas y escuchar sonidos bonitos. Samir Zeki, profesora de neuroestética en University College de Londres y especializada en el cerebro visual y las respuestas efectivas como amor, belleza y deseo, investiga el placer que nos producen las cosas bellas. Explica que cada vez que percibimos una imagen bonita o escuchamos una melodía agradable, se activa la misma parte del cerebro emocional que nos produce una agradable sensación. “Es el centro del placer en el cerebro y es asociado con satisfacción. Y es que si lo consideras, la belleza es placer, es gratificante, así que forma parte del mismo estado afectivo, de la elación del placer, de satisfacción, de recompensa” afirma la experta.

Si sentimos placer por medio de cosas tan diferentes como alimentación, drogas o relaciones sexuales, ¿funcionan todas ellas del mismo modo en nuestro cerebro? ¿son todos los placeres iguales?

El neurocientífico Morten Kringelbach tiene la respuesta: “Una de las cosas que descubrimos es que, cuando se trata de placer, parece haber un santuario interno de regiones del cerebro que son unitarias. Si uno piensa en el placer que nos da la comida, se siente muy distinto al placer de la música. No obstante, toda la información indica que probablemente no deberíamos guiarnos por nuestras experiencias: las señales eléctricas en regiones específicas del cerebro son las mismas”

Existen placeres muy obvios que le gustan a la mayoría de las personas como tomar una cerveza, tomar chocolate u observar el atardecer, y otros en cambio que gustan muy pocos como el placer del dolor para sadistas o masoquistas. Tanto el placer como el dolor indican que algo es importante o significativo.”Eso es lo que tienen en común el placer y el dolor, así que es posible que cuando se mezclan, ya sea en alguna práctica sexual o en un plato de comida con chile, hay gente que las puede disfrutar porque son muy significativas y eso es, por sí sólo, de alguna manera gratificante” explica Linden.

Kringelbach divide el proceso del placer en tres fases: en primer lugar sentimos un deseo, anhelo o anticipación de algo que nos produce placer. Seguidamente cuando tenemos el objeto de deseo lo disfrutamos, es la parte del gusto, el disfrute de la comida, de la película que vemos o del sexo. Finalmente en la tercera fase llega la sensación de satisfacción y saciedad.

Hay placeres en nuestra sociedad que están siendo regulados por las autoridades, en algunos países más que en otros, como por ejemplo la restricción de relaciones sexuales al no formar un matrimonio, las relaciones entre homosexuales o las drogas que no son tabaco o alcohol. Linden aporta una explicación y considera que el control de los placeres de los ciudadanos es una de las misiones tanto de gobiernos como de religiones “Yo creo que les preocupa mucho nuestros placeres porque son los que rigen nuestra conducta. Son muy fuertes. Para estas instituciones eso representa una amenaza pues las cosas que son altamente placenteras puede alterar el orden establecido”.

Ahora podemos entender que cuando alguien dice que el chocolate es mucho mejor que el sexo, es que quizá ha probado un chocolate realmente bueno.

Aiste Bereckyte
Redacción

Leer más: 
Cuando maximizas el placer, estás a gusto contigo mismo

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Vigiliam, la red social de los emprendedores

La red online de pymes y autónomos.

Leer más

Nuevos avances para un mejor tratamiento de la esquizofrenia

Por último, la investigación abre la posibilidad de que, en el futuro, se desarrollen tratamientos que permitan reducir el nivel de “poda sináptica” en individuos que muestren síntomas tempranos de esquizofrenia lo cual representaría un enorme paso en la lucha contra esta enfermedad.

Leer más

Ver y comprar arte por internet

Las estimaciones para los próximos años es buena para las galerías de arte por internet: se estima que el mercado del arte online crece cada año un 20%.

Leer más

El legado de Europa para las futuras generaciones

En la sede de Ginebra de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, ha sorprendido con su discurso a propios y extraños. Más

Leer más

El cine piensa en positivo

“El lado bueno de las cosas”, película favorita que nos muestra el lado buenos de las cosas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario