Postcapitalismo, un futuro más justo y solidario

Postcapitalismo, un futuro más justo y solidario

Justo en época de crisis se han cuestionado muchos cimientos antes inquebrantables aunque solo fuera por inercia. En este punto la crítica al capitalismo como sistema predominante ha sido una tónica recurrente de voces expertas como el economista Thomas Piketty a la cabeza.

Los hay que  con lógica tampoco quieren desdeñar por completo las bases del capitalismo pero dentro de un juego de equilibrios que no alcance niveles desmedidos. Este es el punto de partida del periodista británico Paul Mason en su libro Postcapitalismo, hacia un nuevo futuro (Editorial Paidós) en una crítica y halago en partes hacia un sistema que debe en cualquier caso ser transformado en algo nuevo.

[banner_suma]

Porque Mason reconoce que el capitalismo ha propiciado la época de desarrollo jamás vista pero a su vez reprocha el inmovilismo del que ha hecho gala “Es el momento de que las élites, tanto económicas como académicas, se pregunten si de verdad funciona el neoliberalismo. Si lo hacen, la respuesta será obvia: un no rotundo”.

Mason hace propias las ideas de un economista en plena actualidad como el estadounidense Jeremy Rifkin, que también en su libro  La sociedad de coste marginal cero (Paidós, 2014) predecía un mundo en el que los modelos de trabajo serían muy distintos a los que conocemos ahora y productos y servicios casi gratuitos.

En un paso más allá Mason cree en el Postcapitalismo como un modelo “más justo y solidario” que se conecta con la realidad y la abundancia tecnológica de los últimos años.

A su vez pone en valor lo colaborativo en detrimento de las empresas “Estamos ante una disyuntiva clara: un modelo colaborativo o un futuro distópico, una especie de feudalismo tecnológico en el que se multiplicaría la desigualdad” explica.

Pero si en algún momento triunfa ese sistema colaborativo la sociedad tendrá que dejar de priorizar las costumbres consumistas, aunque sin alarmismo, esto no implica su oposición al mercado “No hay ninguna razón para abolirlo por decreto siempre y cuando se acabe con los desequilibrios de poder básicos”.

Otro de sus planteamientos es que la frontera de la propiedad y el trabajo se difumina —como también lo hace la que separan trabajo y salario—, pero el papel del “Estado progresista” como alude frecuentemente es imprescindible como promotor colaborativo.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más: 
Emprendedores sociales que cambian el mundo 

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La importancia de los impuestos en la democracia

La globalización hace cada vez más difícil cobrarles impuestos a los ricos. Tienen cada vez más facilidades para esconder sus recursos.

Leer más

Obama y las nuevas medidas para un país más equitativo

Ha lanzado un nuevo plan de “reestructuración social” del país, con el objetivo de cumplir con promesas electorales pasadas.

Leer más

lr de copas, cócteles orgánicos son la última tendencia

Muchos bares usan ingredientes sostenibles, alcohol propio de proveedores locales al tiempo que emplean productos provenientes de empresas concienciadas socialmente.

Leer más

Tecnología de reconocimiento facial contra el terrorismo

El atentado de Boston sienta precedentes en biometría facial. Después de los terribles atentados sucedidos en Boston (EE.UU) hoy en día conocemos que  el FBI desarrolló un plan de captura

Leer más

Es hora de actuar, consenso global para la paz en Varsovia

La cumbre de Varsovia reúne a líderes de muy diferentes orígenes y religiones, que tienen en común “que comparten la pasión por desafiar los convencionalismos para lograr un bien superior”.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario