lunes, 06 febrero 2023

Nutrigenómica: dieta personalizada que previene enfermedades

José María Ordovás es catedrático en la Universidad de Tufts (Boston) y pionero de nutrigenómica (el estudio que combina nutrición y genética), habiendo publicado más de 700 artículos sobre el tema.

Sus investigaciones van orientadas al estudio del genoma humano, con el fin de extraer de él la información necesaria para recomendar la dieta más saludable a cada persona.

Sostiene que hay demasiada información referente a programas de adelgazamiento y suplementos nutricionales que son perjudiciales para la salud. Y asegura que hoy en día “se asocia la dieta con el sacrificio y se renuncia al placer de la comida”. No obstante, “hay que comer de todo”.

Ello ha tenido un efecto negativo en cuanto a que nuestro organismo sea más propenso a contraer determinadas enfermedades como consecuencia de la mala alimentación y el consumo de medicamentos.

[banner_suma]

“Nuestro estilo de vida ha acabado por despertar a genes que llevaban miles de años calladitos y que ahora se expresan de forma negativa.” Así pues, nuestra alimentación es una de las causantes de que las enfermedades cardiovasculares sean hoy en día la mayor causa de mortalidad en nuestro país.

Esto también ha afectado a nuestro estilo de vida, “si antes la obesidad se daba más en las clases pudientes, ahora es al revés”.  Un cambio que ha ocurrido como consecuencia del mayor acceso a la información que tienen las personas con recursos, y el hecho de que los productos saludables tengan precios más elevados.

Está probado que una dieta adecuada “puede cancelar el efecto dañino de determinadas variantes genéticas, de la misma manera que una alimentación disonante con el genoma puede exacerbar la enfermedad”.

Por ejemplo, un estudio realizado por PREDIMED (Prevención de Dieta Mediterránea), ha demostrado que este tipo de dieta previene el riesgo cardiovascular.

Además, Ordovás mantiene que mediante el estudio del genoma también se podría conocer el momento más apropiado para ingerir cada comida, puesto que la manera en la que asimilamos los alimentos varía a lo largo del día. En palabras del investigador “todos los seres vivos somos metabólicamente diferentes por la mañana, a mediodía, por la tarde o por la noche”.

El problema que conlleva el estudio del genoma a nivel individual, es que decirle a una persona que tiene altas probabilidades de contraer una enfermedad grave podría afectar a su calidad de vida.

Así pues, la sociedad aún no está preparada para asimilar semejante información, pero es posible que esto cambie si se aúnan esfuerzos para familiarizar a las personas con la nutrigenómica. Para ello, es necesario que haya profesionales cualificados que ofrezcan esta formación y normalicen este tipo de estudios personalizados.

Elena Chozas
Redacción

Leer más:
Nutrigenómica: una alimentación adaptada a la genética de cada persona

[banner_btn_suma]

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad