Emprendedores sociales que cambian el mundo

Emprendedores sociales que cambian el mundo

En la actualidad el término “emprendedor” nos es de sobra conocido. A rasgos generales nos sugiere la imagen de una persona que tiene ideas innovadoras, iniciativa y valor para asumir riesgos. No obstante, ¿qué nos sugiere el término “emprendedor social”? ¿Qué diferencias existen entre éste y un emprendedor común?

Pues bien, a la hora de fundar una empresa de carácter social, el comienzo es muy similar al de cualquier otra empresa. No obstante, los propósitos de una y de otra difieren en gran medida. Para un emprendedor que invierte en una compañía de cartuchos de tinta, la finalidad está clara: producir el máximo número posible de cartuchos a un coste tal que garantice la calidad que precisa y unos ingresos que permitan su crecimiento.

Para un emprendedor social, sin embargo, el propósito principal no es enriquecerse, sino desencadenar un impacto social positivo, ya sea reduciendo desigualdades, fomentando la educación o promoviendo el cuidado del medio ambiente.

[banner_suma]

Hoy en día están surgiendo cada vez más entidades que, con sus beneficios, contribuyen a crear un mundo mejor. A nivel internacional destacan algunas como Delight, en Corea del sur, que destina sus fondos a ayudar a personas con problemas auditivos; BroadReach, en Sudáfrica, que asiste a gobiernos y ONG’s en la lucha por una mejor atención médica; la canadiense Jump Math, que combina ejercicios guiados con el trabajo en casa para fomentar la educación, o la estadounidense Possible, que se esfuerza para llevar un innovador concepto de atención sanitaria al Nepal rural.

Pero éste no es un fenómeno que tenga cabida solamente fuera de nuestras fronteras. En España, Maira Cambrini es la portavoz de Ashoka, la mayor red de emprendedores sociales a nivel internacional.

Esta organización respalda en nuestro país a un total de veintinueve emprendedores que dedican sus esfuerzos a proteger aspectos tan importantes como la salud, la educación o el cuidado del medio ambiente.

Lo que buscan estos emprendedores sociales es ser reconocidos y sentirse apoyados por el Estado. Para ello precisan de la creación de un Consejo Nacional capaz de regular las inversiones de impacto.

Algunas de estas empresas destinan el 100% de sus beneficios a la inversión de proyectos beneficiosos para el ser humano. Ése es motivo suficiente para intentar garantizar por todos los medios la supervivencia de estos emprendedores que hacen tanto bien, sin esperar mayor recompensa que la satisfacción de saber que, con su granito de arena, están cambiando el mundo.

Elena Chozas
Redacción

Leer más: 
La ética de ponerse en el lugar del otro 

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Verdades y mentiras que nos cuentan de la economía

La crisis se ha llevado por delante algunas supuestas “verdades” más extendidas y asumidas por las instituciones.

Leer más

El impacto social de los medios

Cada vez gana más terreno la influencia social e intelectual que puede llegar a tener una empresa de comunicación.

Leer más

El récord de los récords

El hombre que posee el récord de más récord Guinness superados. La mayoría de quienes visitan la Antártida van a ver pingüinos y glaciares. Ashrita Furman fue a dar saltos

Leer más

Somos una especie altruista y cooperadora por naturaleza

El egoísmo se impone al altruismo en el interior de los grupos pero los grupos altruistas superan a los grupos egoístas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario