Omaba, no sólo el primer presidente negro.

Omaba, no sólo el primer presidente negro.

Hace apenas siete un Barack Obama más joven y sin canas entraba en la icónica Casa Blanca con la ambición de transformar EE.UU en una nación más sólida, igualitaria y unida recordando la deplorable situación en que por aquel entonces estaba sumida.

Eran muchas expectativas depositadas en el primer presidente del Gobierno negro que conmemoraba el “sueño” de Martin Luther King por una sociedad justa y plenamente democrática. Tantas eran las ansias que pronto se ganó un discutido Premio Nobel de la Paz más por la evocación de su figura que los hechos de un recorrido todavía corto.

Lo cierto es que en contraste pocos se atreven a discutir los méritos de un presidente que pese a todo, ha sabido revertir el desastroso legado de George W. Bush: el país jaqueado por la peor crisis desde la Gran Depresión bajo el clima belicista de dos guerras.

En unos momentos convulsos, de presiones internas y externas, Obama no sólo ha sabido zafarse casi indemne sino plantar cara con valentía a los difíciles retos sobrevenidos.

Dejando de lado la anécdota del color, por más motivos el presidente número 44 de EE.UU se ha revelado como gobernador pionero asumiendo las consecuencias que eso implica, también las críticas y una oposición republicana de las más duras.

El éxito de una reforma de salud que supone por primera vez en la historia, más del 90% de la gente con algún tipo de cobertura. También respaldó la legislación del matrimonio gay así como el avance de la legalización del cannabis, sin olvidar su impulso en la lucha contra el cambio climático a diferencia de reticencias anteriores.
Como el ave fénix lideró la recuperación económica hasta alcanzar estabilidad y confianza que se sitúa en índices de moderado crecimiento e igual de importante alcanzar la tasa de desempleo más baja en siete años.

Defensor acérrimo de elevar el salario mínimo, redujo las desigualdades del sistema impositivo, y tuvo otro hito, el salvamento de la industria automotriz en medio de la polémica.

Obama ha dado buenas muestras de un talante conciliador capaz de lo que se pensaba imposible, poner fin a 50 años de deshielo con Cuba y empezar a normalizar sus relaciones.

Aún cuando EE.UU se enfrenta a la polaridad de fuerzas, demócratas y republicanos, el presidente llamó en su último discurso a caminar en la unidad – uno de los objetivos que no se logró – “La democracia requiere lazos de confianza entre los ciudadanos”.

Los historiadores coinciden en que su legado será con perspectiva más apreciado, reconociendo que hubo un líder con amabilidad y buena fe que condujo EE.UU a una de las más profundas transformaciones.

Aquel que supo devolver la dignidad, una palabra con especial valor en los tiempos que corren.
Con aciertos y errores Obama puede mirar su trayectoria positiva con la cabeza alta.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Obama muestra su mejor versión al mundo
Obama, sí se puede

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Abriendo puertas, cerrando heridas.

Por suerte son cada vez más los que entienden que la democracia real comienza mirando al futuro pero no sin antes sanar las heridas que en algún momento causaron enemistad o conflicto.

Leer más

Buenas causas, un canto de esperanza.

Son buenas noticias constructivas que deben ganar peso en el discurso sobre aquellas negativas con todavía exceso de sonoridad actuando como contrapunto positivo de una realidad muchas veces sesgada.

Leer más

Confrontación vs. Solución. Jorge Dobner

Los excesos de una globalización mal entendida, excluyente y que acrecienta las desigualdades sociales, puede despertar el malestar de los ciudadanos tentados a validar los planteamientos populistas a problemas complejos.

Leer más

La verdad nos libera.

Este nivel de conciencia de la gentes es una buena señal para caminar hacía una sociedad más ética en la cual prevalezcan los valores.

Leer más

De campañas en positivo a gobernar en positivo.

Pero además de la retórica, los ganadores deberán trasladar el discurso a la realidad. Con sentido de responsabilidad los políticos tienen que gobernar en positivo, evitando la confrontación, inyectando de ilusión sus políticas y luego, cumplirlas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.