Un año de grandes transformaciones.

Un año de grandes transformaciones.

Como siempre al término del año toca recogen los frutos de las siembras cosechadas. Haciendo un balance global es indudable que en apenas doce meses el mundo ha vivido una transformación notable que poco a poco parece culminar un largo proceso. Siguiendo esta senda el 2016 se presenta como contexto determinante para, primero salir de una dura travesía que se inició desde la crisis, y segundo, alumbrar una nueva etapa regeneradora.

Sin abandonar la óptica realista es cierto que durante este año sucedieron sombríos acontecimientos como el incierto rumbo de una Europa acuciada por el rescate y su negociación con Grecia, y lo peor, la crisis de los refugiados huyendo de la guerra y la grave amenaza yihadista que se saldó con varios atentados y por siempre la imagen de París en nuestra memoria.

Sin embargo también hay que contrastar otras tantas imágenes de esperanza que invitan a pensar que este mundo sí vale la pena. Los cambios que se pusieron en marcha van vislumbrando una perspectiva positiva y diferente.

De nada sirve lamentarse y en este sentido se ha recuperado el espíritu luchador haciéndonos fuertes en circunstancias críticas y prevaleciendo la solidaridad como valor indestructible.

El panorama político ha sido uno de los más agitados, y no necesariamente de forma negativa, sino contemplando los cambios efectuados como un necesario vuelco del paradigma, en la mayoría de casos con promesas de poner fin a las injusticias y represión en cada país. Es el caso del derrocamiento en las urnas del chavismo en Venezuela que en su último periodo había devenido en una situación ingobernable, de fraude y restricción de suministros y derechos. También una revolución pacífica en Guatemala que forzó la caída del presidente Otto Pérez Molina, la victoria aplastante de la premio Nobel de la Paz Aung San Yuu Kyi en Birmania o la llegada de Mauricio Macri en Argentina cerrando el ciclo de 12 años de kirchnerismo.

En otros países los cambios propiciados aspiran alcanzar cotas más altas en su democracia acorde a los nuevos desafíos como el triunfo del Partido liberal de centroizquierda en Canadá de la mano del joven Justin Trudeau, mientras que en España emergen otras figuras como   llamados a desempeñar un papel importante en la “segunda transición” de este país.

También que el líder de la oposición laborista en el Parlamento británico, Jeremy Corbyn, afianza sus posiciones por un mayor progresismo.

Pese a los índices de violencia yihadista la paz gana protagonismo en lugares de tradicional conflicto, así en Colombia avanzan las negociaciones entre las FARC y Gobierno que ya han llegado a un acuerdo en lo relativo al sistema de justicia en el periodo de transición. Mientras que el Cuarteto de Diálogo Nacional de Túnez ganadores del Nobel de la Paz es símbolo en el despertar de la Revolución de la Primavera Árabe.

De nuevo el Papa Francisco I se revela no solo como gran figura de la renovación de la Iglesia Católica, más abierta a los divorciados y al indulto a las mujeres que abortan; sino como figura global de mediación en las relaciones internacionales.

En parte sobre él ha pivotado el hito del deshielo entre EE.UU y Cuba que durante este año han afianzado sus relaciones internacionales sin olvidar su encíclica en la defensa del medioambiente.

Al respecto el aún presidente de EE.UU, Barack Obama, por fin se ha descubierto como el político de altas miras en la resolución de conflictos o compromiso más serio en políticas verdes.

La catarsis llegó con un acuerdo histórico en París donde los 195 países reunidos firman una hoja de ruta para evitar que el calentamiento global destruya a la larga lo más preciado que tenemos, la vida.
Se cierra un círculo de 365 días en que las transformaciones profundas han sido la tónica dominante.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Muros o puentes. Jorge Dobner

El actual presidente de los EE.UU, Donald Trump, firmó un decreto para comenzar en cuestión de meses la construcción de un muro, “la gran barrera física en la frontera” entre

Leer más

Celebrar la vida.

Basta comprobar según un informe del pasado 2014 de la OMS cómo en apenas 12 años la esperanza de vida se incrementó en seis años, 73 para las mujeres y 68 para los hombres.

Leer más

Un Papa Francisco para la ONU.

En cierto modo la ONU requiere un mayor liderazgo, una personalidad carismática que por su prestigio sea reconocida por los países, escuchada y aceptada. Sería oportuno que esta institución encuentre una figura como el Papa Francisco I para la Iglesia Católica.

Leer más

Barcelona y su oportuna Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz.

Aquellos nobeles de la paz que incluso hicieron frente a conflictos más complejos con un alto sentido de responsabilidad pueden ahora servir de ejemplo a alguna de las mentes iluminadas que ocupan el espacio político.

Leer más

Paraísos fiscales, la guarida de Alí Baba.

En estos momentos en que el mal se retroalimenta de la complicidad, se advierte el necesario arbitraje de un máximo organismo internacional de la talla de Naciones Unidas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario