Un año de grandes transformaciones.

Un año de grandes transformaciones.

Como siempre al término del año toca recogen los frutos de las siembras cosechadas. Haciendo un balance global es indudable que en apenas doce meses el mundo ha vivido una transformación notable que poco a poco parece culminar un largo proceso. Siguiendo esta senda el 2016 se presenta como contexto determinante para, primero salir de una dura travesía que se inició desde la crisis, y segundo, alumbrar una nueva etapa regeneradora.

Sin abandonar la óptica realista es cierto que durante este año sucedieron sombríos acontecimientos como el incierto rumbo de una Europa acuciada por el rescate y su negociación con Grecia, y lo peor, la crisis de los refugiados huyendo de la guerra y la grave amenaza yihadista que se saldó con varios atentados y por siempre la imagen de París en nuestra memoria.

Sin embargo también hay que contrastar otras tantas imágenes de esperanza que invitan a pensar que este mundo sí vale la pena. Los cambios que se pusieron en marcha van vislumbrando una perspectiva positiva y diferente.

De nada sirve lamentarse y en este sentido se ha recuperado el espíritu luchador haciéndonos fuertes en circunstancias críticas y prevaleciendo la solidaridad como valor indestructible.

El panorama político ha sido uno de los más agitados, y no necesariamente de forma negativa, sino contemplando los cambios efectuados como un necesario vuelco del paradigma, en la mayoría de casos con promesas de poner fin a las injusticias y represión en cada país. Es el caso del derrocamiento en las urnas del chavismo en Venezuela que en su último periodo había devenido en una situación ingobernable, de fraude y restricción de suministros y derechos. También una revolución pacífica en Guatemala que forzó la caída del presidente Otto Pérez Molina, la victoria aplastante de la premio Nobel de la Paz Aung San Yuu Kyi en Birmania o la llegada de Mauricio Macri en Argentina cerrando el ciclo de 12 años de kirchnerismo.

En otros países los cambios propiciados aspiran alcanzar cotas más altas en su democracia acorde a los nuevos desafíos como el triunfo del Partido liberal de centroizquierda en Canadá de la mano del joven Justin Trudeau, mientras que en España emergen otras figuras como   llamados a desempeñar un papel importante en la “segunda transición” de este país.

También que el líder de la oposición laborista en el Parlamento británico, Jeremy Corbyn, afianza sus posiciones por un mayor progresismo.

Pese a los índices de violencia yihadista la paz gana protagonismo en lugares de tradicional conflicto, así en Colombia avanzan las negociaciones entre las FARC y Gobierno que ya han llegado a un acuerdo en lo relativo al sistema de justicia en el periodo de transición. Mientras que el Cuarteto de Diálogo Nacional de Túnez ganadores del Nobel de la Paz es símbolo en el despertar de la Revolución de la Primavera Árabe.

De nuevo el Papa Francisco I se revela no solo como gran figura de la renovación de la Iglesia Católica, más abierta a los divorciados y al indulto a las mujeres que abortan; sino como figura global de mediación en las relaciones internacionales.

En parte sobre él ha pivotado el hito del deshielo entre EE.UU y Cuba que durante este año han afianzado sus relaciones internacionales sin olvidar su encíclica en la defensa del medioambiente.

Al respecto el aún presidente de EE.UU, Barack Obama, por fin se ha descubierto como el político de altas miras en la resolución de conflictos o compromiso más serio en políticas verdes.

La catarsis llegó con un acuerdo histórico en París donde los 195 países reunidos firman una hoja de ruta para evitar que el calentamiento global destruya a la larga lo más preciado que tenemos, la vida.
Se cierra un círculo de 365 días en que las transformaciones profundas han sido la tónica dominante.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Ni un golpe más.

Cada golpe que recibe una mujer, es el golpe de vergüenza a las sociedades avanzadas. A pesar de los progresos en igualdad y justicia todavía se necesitan dar más pasos para ver una violencia de género por fin erradicada.

Leer más

Las nuevas caras de la política española.

Ciudadanos sobradamente preparados con virtudes más allá de la política y que ejemplifican el sueño de una democracia más participativa.

Leer más

Hambre, el fin histórico de la lacra.

Mientras que en 1990 había 1950 millones de personas (casi 37 % población mundial) en la pobreza extrema, en la actualidad son 702 millones.

Leer más

Aires de revolución.

Analizando las causas de aquella Revolución Francesa que alcanzó buena parte de Europa podríamos confundir el recuerdo con el presente.

Leer más

7.000 esperanzadores millones de habitantes

La Tierra ha alcanzado los 7.000 millones de habitantes. Un número récord que, según los expertos seguirá creciendo hasta llegar a los 10.000 millones en 2050. Tales cifras alarman a la mayoría, que sin pensarlo demasiado, se llevan las manos a la cabeza asustados por un hipotético impacto destructivo sobre el entorno y por una posible falta de recursos para tantos.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario