El liderazgo femenino puede erradicar la violencia.

El liderazgo femenino puede erradicar la violencia.

En la retaguardia allí estaban las mujeres en plena guerra, supliendo a los hombres cuando por ellos mismos no alcanzaban. Quizá esa sea la sensación que vivió Soraya Sáenz de Santamaría en el publicitado debate a cuatro como antesala de unas abiertas elecciones generales en España. Difícil papel para esta vicepresidenta, salvando los muebles in extremis de un gobierno frente a una dura contienda y que de forma insólita sustituyo a quien desea ser presidente de todos los españoles.

“Detrás de todo gran hombre hay una gran mujer” reza el viejo dicho y un tanto sexista, no sabemos si en tamaño o grandeza humana, o si cambiando el orden de los factores incluso alteraría el producto. En cualquier caso si de algo está ávido nuestro mundo es de liderazgo femenino, que como su propio sentido indica debe ser visible, continuado y reconocido, nunca en la trastienda.

Viendo los grandes desafíos que nos acechan con un alto componente de violencia: terrorismo yihadista, conflicto palestino, problemas territoriales…se necesita un papel protagónico de las mujeres mediadoras, sin duda más pacientes y dotadas de capacidad de escucha.

Ya sea por razones biológicas o vestigios del tradicional rol que las mujeres por mucho tiempo han despeñado y sufrido en occidente, todavía hoy en otros países; por encima de los egos éstas priman el interés colectivo. Perfectas amas de casa, amantísimas esposas y madres abnegadas, demasiadas veces resignadas frente a la acción del hombre.

Mientras los hombres compiten por hacerse amos del mundo, ellas quieren cuidarlo. Mientras ellos exudan testosterona, ellas engendran en su vientre vida. Sin caer tampoco en los extremos del cliché y considerando la complementariedad de lo femenino y masculino, ying y yang de las fuerzas, tenemos que caminar hacia un verdadero equilibrio.

Hace unos días se destacaba la foto de la canciller alemana, Angela Merkel, junto a la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen sumándose previo respaldo del Bundestag (Cámara Baja alemana) a la petición de ayuda en Siria que le planteó el presidente francés, François Hollande.
También la escena de una Manuela Carmena y Cristina Cifuentes, alcaldesa de Madrid y presidenta de la Comunidad respectivamente, quienes a pesar de sus notorias diferencias ideológicas se concertaron para resolver problemas como los presupuestos regionales para los autobuses urbanos y las restricciones de tráfico.

Se suele decir que las guerras nunca fueron obra de las mujeres y es que el pacifismo hunde sus raíces en el activismo feminista de los años 60 y 70, entre otros movimientos. Cuando en la actualidad las mujeres en distintas partes del mundo destacan por su talante anti-belicista e intentan superar los conflictos por vía pacífica.

Después de la conquista de sus derechos estamos a las puertas de ver la primera presidenta de Estados Unidos, Hillary Clinton. Sabiendo que aún queda recorrido para la igualdad sin distinción del origen sólo podrá ser posible si las mujeres toman las riendas con nombres y apellidos, un paso por delante de lo que se espera. Tomemos ejemplo.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Más aplausos y menos circo. Jorge Dobner

El ritual de aplaudir en los balcones se ha extendido en todo el mundo como ejercicio de agradecimiento a los profesionales sanitarios. No llevan capa y a veces sin tan

Leer más

Un año de grandes transformaciones.

Se cierra un círculo de 365 días en que las transformaciones profundas han sido la tónica dominante.

Leer más

Buenos maestros.

El Papa Francisco I o José Mújica se convierten en voces de autoridad, respetadas y escuchadas por cientos de miles. Lo que dicen importa y mucho al tiempo que son ejemplo para las generaciones actuales y venideras.

Leer más

El mundo despierta mejor que ayer.

Si la fe mueve montañas por fin hemos cambiado el no por el “Sí, se puede” sabedores de que la actitud es la primera semilla de éxito.

Leer más

En Europa el cambio esta en marcha.

Es un momento en que nadie acepta imposiciones y cada vez es más difícil seducir a las masas porque no se comportan como tal. Los votos ya no son presos de ningún partido y el arco parlamentario se configura altamente fragmentado.

Leer más

Añadir un comentario