Avanzar hacia un consumo responsable en Navidad

Avanzar hacia un consumo responsable en Navidad

La Navidad se ha convertido culturalmente en un sinónimo de compras, sobre todo de regalos y de comida. Y aunque éstas son una tradición durante las fiestas, la publicidad, mediante la idea de que el consumo aporta felicidad, también incita a adquirir productos de los que se podría prescindir.

“No se trata de una compra que nazca de la necesidad o la oferta, sino de la presión social”, afirma Rafael García, director del Madrid School of Marketing, a El Mundo. “El falso optimismo y estado de felicidad del que participan todas las marcas y grandes superficies en su comunicación comercial pone la decisión de comprar a flor de piel”.

“Todo esto sumado a que es un momento del año en el que muchos consumidores cuentan con dinero extra, estos días se convierten en la tormenta perfecta para el consumo”, añade.

[banner_suma]

Según el estudio Consumo Navideño 2015, publicado por la consultora Deloitte en noviembre,“el deseo de evitar pensar en la crisis volverá a ser el principal motivo para realizar más gasto durante la Navidad. La sensación de una mejora en la situación económica gana puestos entre las motivaciones”.

Pero debemos preguntarnos cuáles son las consecuencias de consumir de forma compulsiva.Por un lado, las compras en los países ricos, no sólo en Navidad, han contribuido al cambio climático, según expertos ecológicos.

Ya en 2007, un informe de la organización WWF señalaba que este tipo de compras conlleva “consecuencias ecológicas nefastas sobre los pueblos del sur”, y alertaba que si el consumo continúa a este ritmo, se necesitarían cinco planetas para abastecer a toda la población.

Además, en la mayoría de ocasiones el consumismo también provoca la explotación de trabajadores en los países menos desarrollados, que reciben una recompensa económica mínima a cambio de largas horas de trabajo al día.

Y aunque aparentemente los únicos culpables de todo esto son las grandes empresas, los consumidores son igual de responsables. Antes de adquirir un producto, es importante conocer cuál es su origen, quién lo ha fabricado o qué impacto ha tenido su producción en la sociedad o el medio ambiente, por ejemplo.

De hecho, un estudio llevado a cabo por Nielsen en 2014 revelaba que la mayoría de consumidores de todo el mundo estaba dispuesto a pagar más por productos fabricados por empresas con un impacto social y medioambiental positivo.

Pero Monique Tilford, directora ejecutiva del Centro para un Nuevo Sueño Americano –una organización que promueve el consumo responsable–, no es tan positiva y opina que “el cambio social que se necesitaría para poder vivir de manera sostenible no sucederá sin que haya algún tipo de desastre que provoque el tipo de sufrimiento que impulse a la gente a cambiar”.

Judit Larios
Redacción

Leer más:
Una navidad solidaria

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

¿Descargarías un auto imprimible?

Fruto de la imaginación y el deseo de lograr el primer prototipo 3D en Singapur y toda Asia, 16 estudiantes lograron completar el modelo de un auto que alcanza los 60 km/h, es eléctrico y está compuesto por partes plásticas y paneles solares.

Leer más

Israel: algo me devuelve la esperanza

Ojalá ellos y los israelíes que piensan todavía como ellos consigan su designio de diálogo y de paz.

Leer más

Crianza natural: una tendencia respetuosa con el bolsillo y el medio ambiente

Los defensores de la crianza natural afirman que se trata de una cuestión de equilibrio : no ser indulgente o permisivo, pero ser atento y cuidadoso.

Leer más

El optimismo y la fatiga del apocalipsis

“En los últimos 50 años la pobreza ha bajado más en el mundo que en los 500 anteriores”, dice. “Y en Estados Unidos, quienes ahora viven por debajo del umbral de la pobreza tienen acceso a televisión, a coche, a aire acondicionado, a fontanería, a un teléfono móvil, a una serie de lujos con los que que, hace cien años, los más ricos ni podían soñar”.

Leer más

Facebook, las 10 aportaciones positivas de estos 10 años.

Parece incontestable que los más de 1.250 millones de usuarios de Facebook supera la masa crítica para ocasionar un cambio significativo en los hábitos, comportamientos y consciencias de toda la raza humana.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario