Una nueva ola democrática.

Una nueva ola democrática.

Argentina pone fin a sus últimos días de kirchnerismo con sus luces y no menos sombras. El recién electo Mauricio Macri ha roto el hechizo de algo que parecía imposible, por primera vez en mucho tiempo no figurará el apellido Kirchner.

Porque Argentina ha demostrado que sigue y seguirá existiendo muy por encima de los nombres. Nada se acaba, todo pasa y ahora comienza un ciclo de nuevas esperanzas.

Precisamente la sensación generalizada, y a razón de los resultados, es que la alternancia política se hace necesaria para nuestra sana democracia.

Guste más o menos Macri se perfila a priori como garante de una gestión solvente al igual que lo hizo en el sector empresario y en el ámbito deportivo. Polivalencia y ambición para llevar a Argentina a sus cuotas más altas e intentar resolver problemas de base como el fraude o corrupción.

Argentina marca el camino de la regeneración incluso en un contexto muy arraigado en determinadas prácticas, y este puede dar algunas pistas de lo que nos espera en otros escenarios diferentes pero hermanados en sus raíces.

Ya lo hizo una Grecia contra las cuerdas librando su particular epopeya que pese a la frustración transitoria alcanzó un acuerdo de mínimos con la UE obligada también a ceder al igual que los poderes económicos. Por el momento el país heleno sigue su curso y ya realizó todas las reformas contempladas en un primer paquete de medidas acordadas con sus acreedores de la zona euro, lo que facilita para que Atenas reciba el próximo tramo de préstamos.

Las próximas semanas se estiman cruciales para el devenir de una parte del mundo hispano siguiendo la senda de un año de profundos cambios que están dando sus frutos.

Lo veremos el 6 de diciembre en unas elecciones en Venezuela que para muchos representan mucho más que una ilusión, sino la esperanza y futuro de un rico país desdibujado en los últimos tiempos en escándalos de toda índole.

También una España que vivirá el 20 de diciembre unas emocionantes elecciones como hace tiempo no se recordaban y donde los ciudadanos pueden decantar su voto en los últimos instantes frente un panorama plural y abierto a múltiples combinaciones.

Si antes el miedo era una palabra recurrente hoy se empequeñece frente al auge de otros valores, el deseo y la pasión por cambiar las cosas y la certeza de que esa profunda transformación es posible.

Pese a las dificultades coyunturales, las preocupaciones lógicas de quien sabe aún faltan por resolverse problemas, vencen las ganas por participar con voz y voto en esta nueva ola democrática.

Jorge Dobner

Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Lamentarse o valorar.

Si no podemos tocar el cielo al menos no nos precipitemos en el infierno. Lo que hoy no se valora, mañana se lamenta.

Leer más

Cambio de época.

Los expertos coinciden que estamos viviendo – de acuerdo a estos momentos históricos – un cambio de época. Tenemos la oportunidad de “purgar” antiguos pecados, rectificar con sabiduría y atrevernos sin reservas a lo positivo que viene.

Leer más

Tecnologías para mejorar la democracia. Jorge Dobner

No son nuevos los usos torticeros para manipular a las audiencias, también al electorado en cuestión política. Ya en el 2000 fue sonado el uso de publicidad subliminal en la

Leer más

Obama, sí se puede.

La confianza de que lo imposible es solo una representación mental más que un obstáculo real resulta alentador para otros muchos que desean un cambio a mejor.

Leer más

Soluciones para erradicar la desigualdad. Jorge Dobner

El fin de la desigualdad es el décimo objetivo de los Objetivos de desarrollo sostenible, enmarcado a su vez dentro de la Agenda Mundial del 2030. Con su reconocimiento propone

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario