Barcelona y su oportuna Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz.

Barcelona y su oportuna Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz.

Con mucho menos ruido Barcelona se convierte durante estos días en Cumbre de la paz. Pese a todo, porque el foco lo ocupan otros temas. Sorprende la poca publicidad que está teniendo los días previos una Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz tan deseada al menos durante años anteriores.

Después de varias tentativas infructuosas la ciudad Condal logra este evento de gran magnitud y que es antesala de lo que pasará en Oslo. Hoy apenas existen menciones significativas en los medios sino es sólo para cubrir el parte de rigor. Del desequilibrio entre el peso del evento y la poca trascendencia que paradójicamente está teniendo ya advierte de la creciente pérdida de norte.

El foco mediático se dirige al frontal choque de trenes entre el previsible e independentista Govern de Catalunya y el Gobierno del Estado español. Sin duda una situación excepcional que bien merece buena parte de la atención pensando en el devenir de esta sociedad, pero no nos engañemos, el mundo no se detiene.

Pero a las circunstancias, miles de ciudadanos en Barcelona, de Cataluña y de España se siguen levantando cada día para luchar por sus temas cotidianos, trabajar, buscar trabajo o hacer funcionar sus negocios muchas veces como bien pueden.

Quizá esta Cumbre otras veces tan deseada y en su destino irónico queda relegada a un segundo plano sea ese pepito grillo necesario, run run de la conciencia. Durante los días que se celebra no estaría de más que varios de los representantes se pasaran para charlar unos minutos con la decena de premios allí convocados como Mijail Gorbachov por citar uno de esos casos paradigmáticos.

Desconocemos a ciencia cierta si más allá de la postura inmovilista en España de uno y otro lado han pedido consejos fuera de sus filas, preferiblemente con personalidades de la talla de nobeles que sin duda pueden aportar importantes enseñanzas y tienen la potestad y neutralidad para evaluar con tino la resolución del conflicto.

Situación que por suerte y como es pertinente en países democráticos terminará encontrando alguna solución pero eso no evita el hartazgo del conjunto de ciudadanos que se ven agraviados en sus distintas sensibilidades y que a estas alturas, piden una solución consensuada.

Aquellos nobeles de la paz que incluso hicieron frente a conflictos más complejos con un alto sentido de responsabilidad pueden ahora servir de ejemplo a alguna de las mentes iluminadas que ocupan el espacio político.

Para ellos, la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz se vuelve una visita obligada.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Cataluña y España, evitar el descarrilamiento
Un mundo de paz es posible

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Felicidad, un movimiento global

Lo cierto es que la dicha se ha convertido en un movimiento global que reivindica su democratización pasando de la teoría a la práctica. Así lo indican los múltiples informes,

Leer más

Dueños de la verdad, sobran.

Ya no necesitamos salvadores ni dueños de la verdad. Solo nosotros podemos salvarnos.

Leer más

Tempus fugit.

Llega un día en que nos merecemos no hacer nada o dedicarnos a lo trivial, por lo menos durante un tiempo prudencial tener ese derecho sin caer en la culpabilidad impuesta.

Leer más

La catarsis del odio.

Y a pesar de todo, aún por encima del catastrófismo, no hay que olvidar que el mundo es cada vez más pacífico, aún cuando pueda resultar chocante.

Leer más

Mariano Rajoy, Artur Mas…y sus ocho apellidos catalanes.

El sentido del humor es ese ingrediente necesario que tanto echa en falta la política y puede significar el primer paso para un mayor entendimiento.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario