Un mundo de paz es posible.

Un mundo de paz es posible.

“Imagina a toda la gente viviendo la vida en paz…”aquel estribillo que encumbró el genio Lennon a emblema pacífico es uno de esas canciones inmortales que hoy cobra de nuevo sentido porque nunca lo perdió. El deseo entonces adornado como una bonita utopía social puede traspasar la barrera de lo irrealizable para convertirse en hecho.

Al menos existen indicios que nos acercan un poco más a esa realidad, especialmente en occidente con exitosos ejemplos de resolución de conflictos, pero que también pueden ser referencia en Oriente.

En España se cumplen 4 años desde el cese definitivo de violencia de la banda terrorista ETA en un manifiesto que leyeron tres encapuchados y ponía fin a cuatro décadas de atentados terroristas.

Mientras que hoy se respira tranquilidad en las calles del País Vasco no hay que olvidar el mérito de una sociedad vasca que supo desacreditar la organización criminal que pervirtió la libertad en nombre de un pueblo.
También la heroicidad del conjunto de españoles que ha resistido a la violencia en toda su extensión dejando en el camino 857 vidas rotas, heridos, coacciones, torturas, amenazas.

Por ello, y sin abandonar por supuesto la reparación integral de las víctimas y su atención social e institucional se valoran aún a pesar de las críticas el gesto de la ahora ex presidenta del Partido Popular en el País Vasco Arantza Quiroga, quien buscó en su discurso la “participación y el acuerdo de todas las fuerzas” para el fin de una ponencia sobre Libertad y Convivencia. Incluso cuando su gesto de buena voluntad fue desaprobado se están sentando las bases entre todos para cerrar las heridas de una sociedad que más que nunca permanece unida en democracia.

Otro caso paradigmático que no ha eludido ciertos paralelismos con el vasco es el Ejército Republicano Irlandés (IRA) que se consideró desmantelado el 3 de septiembre de 2008 alegando que no tenían una estructura de líderes capaz de organizar la lucha armada. Pero en el presente no habiéndose disuelto del todo, según el máximo órgano de dirección del IRA continúa activo, aunque su “carácter es totalmente político”, y sigue comprometido con el proceso de paz en Irlanda del Norte.

En proceso de seguir los mismos pasos las FARC en Colombia cumple con el cese el alto al fuego y se aproxima a una resolución final de paz en conversaciones con el gobierno.

El último movimiento para generar la necesaria confianza de la ciudadanía viene a partir de “las FARC-EP entregarán la información para la ubicación e identificación de los restos de víctimas de cuya ubicación tengan conocimiento, y contribuirá a la entrega digna de los mismos”.

En contraste con estos casos queda la pena de un conflicto eternizado como el de Israel-Palestina que está hipotecando la vida de las generaciones presentes y futuras pero que no deja de albergar la esperanza en un chispazo de lucidez de sus dirigentes.

Hay que recordar que los anteriores conflictos citados no pocas veces se consideraron un imposible y gracias a la alienación de una serie de circunstancias se obró el milagro. Ya como en su día dijo el admirado Mandela “Siempre parece imposible hasta que se hace”.

Pese a la resistencia de reductos violentos y fenómenos como el yihadismo las estadísticas no dejan lugar a dudas sobre el descenso del nivel de violencia, guerras, tasas de fallecidos y heridos.

En cifras globales el 2001 se saldaba con 557.000 asesinatos y en el 2008 – con apenas unos años de diferencia – descendía a 289.000.

Podemos pensar que la violencia se termina porque finalmente no conduce a nada y deslegitima a vista de todos cualquier ideal. Si aún queda algún resquicio con la educación como antídoto podemos acabar con ella.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
El final de ETA se dio gracias a una victoria de la democracia
Un chute de optimismo
Ofrecer soluciones

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Con la mano tendida.

Los políticos tienen la obligación moral de propiciar esas alianzas buscando en esta ocasión el mínimo común denominar y no los máximos.

Leer más

Almas conectadas.

La tecnología no puede robarnos ni la conciencia ni el espíritu. Porque de cualquier modo, ya sea a nivel físico o virtual, seguiremos siendo una comunidad de almas conectadas.

Leer más

Refugiados, motivos para la esperanza.

Son muchas las muestras de las sociedades civiles que suman una gran montaña solidaria que nos hacen confiar a todos que todavía hay buenas razones para mejorar este mundo.

Leer más

Un faro de luz en medio de la tragedia.

Una vez más, sin necesidad de alardes, la solidaridad y buena voluntad que se desprende es el faro de luz en cualquier noche de tormenta.

Leer más

El poder de las ciudades.

Un auténtico hervidero donde las mentes unen ambos hemisferios creativo y lógico con la ambición de poner en práctica lo más vanguardista.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario