Refugiados, motivos para la esperanza.

Refugiados, motivos para la esperanza.

Las últimas semanas en Europa nos han dejado un escenario lo más parecido al caos. Sin timón, ni timonel que diría el gran Sabina, Europa achica el agua a manos llenas intentando evitar su naufragio. Las olas que golpean más fuertes son las de los refugiados que huyendo de una situación dramática en guerra se descubren mordiendo el suelo del continente.

Por si sólo los datos son terribles, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), han llegado a Europa más de 300.000 personas, 200.000 refugiados y 100.000 inmigrantes y ahora se suma un icono negro como lo tuvo Vietnam y otros sucesos dramáticos. Se llamaba Aylan y tenía tres años. Es la punta del iceberg de una sucesión de imágenes demoledoras, fantasmas de algunas antiguas, que en los tiempos que corren nunca deberían haber pasado.

Los dirigentes y sus políticas finalmente han llegado, pero a deshora, comprobando la ineptitud de los cargos que ostentan. Falta preguntarse si las medidas que se han tomado servirán para paliar suficientemente la realidad que nos toca y sufren un colectivo de por sí vapuleado.

Todo esto ocurre cuando cabe recordar que los Estados y las instituciones internacionales están obligadas a reconocer y velar por los derechos humanos.

Fue en 1951 después de salir de la II guerra mundial que se firmó en la ONU la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados. De esta forma se reconocía el derecho de asilo a las personas forzadas a abandonar su país en caso de guerra o persecución por motivos políticos, de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un determinado grupo social.

Desde el otro lado del Atlántico llegan las lecciones de América Latina que ha sabido integrar con éxito la oleada de inmigrantes de diversos países mostrando su talante aperturista y el mayor logro ha sido simplemente el permitir que estuvieran ya que tampoco hubo políticas específicas.

[banner_suma]

La base de la integración basada en el respeto pero luego el mérito autodidacta de aquellos que vinieron y querían trabajar.

Mientras Europa incorpora este engranaje todavía hay un motivo de esperanza y ese es el de los ciudadanos que la componen.

Desde los distintos flancos del continente se vive un júbilo solidario incluso en regiones a menudo más ajenas que presentes como Islandia.

Iniciativas como la liderada por la profesora y escritora Bryndis Bjorgvinsdottir que ha creado un grupo de Facebook llamado «Siria está llamando» para reclamar a la ministra de Asuntos Sociales, Eygló Hardardóttir, que permita acoger a los recién llegados. De momento ya suma el apoyo de más de 14.000 ciudadanos, que han abierto las puertas de sus casas para alojar a los refugiados sirios.

También desde España se ha creado una red spanishsolidarity.org que incluye un directorio con todas las iniciativas que se están poniendo en marcha a lo largo y ancho de la geografía española. O la propia Alemania ha creado un portal Flüchtlinge Wilkommen (Refugees Welcome) como el Airbnb de los refugiados.

Son muchas las muestras de las sociedades civiles que suman una gran montaña solidaria que nos hacen confiar a todos que todavía hay buenas razones para mejorar este mundo.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Refugiados, el impacto emocional de una imagen
Debemos demostrar que algo hemos aprendido.
¿Dónde esta la ONU?

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Valorar lo que tenemos.

En el marco incomparable de una gran Barcelona quejarse en exceso es pecado, aún nos queda mucho por ver, que sentir y disfrutar.

Leer más

Una nueva democracia para la nueva era digital. Jorge Dobner

Durante el siglo XX se produjeron hechos históricos decisivos que impulsaron como forma de gobierno a las democracias occidentales en el mundo. La consecución del sufragio universal, el avance en

Leer más

Valorar lo que tenemos. Jorge Dobner

Sería triste morir sin haber disfrutado, canada sale pero incluso más triste vivir sin reconocer lo bueno. Después de la rabia, indignación y lamento en el viacrucis de una terrible

Leer más

Las nuevas caras de la política española.

Ciudadanos sobradamente preparados con virtudes más allá de la política y que ejemplifican el sueño de una democracia más participativa.

Leer más

El corazón tiene razones que la razón no entiende.

En unos momentos en que domina la rigidez del sistema y se hace política sin alma, en cambio el nacionalismo ha sabido captar los anhelos de un pueblo desencantado.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario