Ofrecer soluciones.

Ofrecer soluciones.

El espíritu crítico nace de aquel que piensa y que cuestiona según su interpretación,  el status quo y naturaleza del mundo que le rodea. Es un ejercicio de libertad porque desde la individualidad se desafía la existencia de un pensamiento único solo aceptado por las masas ovejiles. La crítica también puede ser cambiante según las circunstancias al igual que girando el calidoscopio aparecen ante nuestros ojos imágenes diferentes.

Pero la ignorancia es atrevida si nuestra crítica no se fundamenta. En algunas se aprecia más inquina que el deseo de remover conciencias o restituir el daño, cualidad que diferencia aquella perniciosa de la constructiva. Nadie niega que durante estos tiempos convulsos la crítica social ha sido clave para poner al stablishment entre las cuerdas obligando a una transformación transversal de estructuras y también a la misma sociedad salir de la madriguera.

Pero una vez una vez hecho el cuestionamiento existencial hay que dar respuestas, continuar sin suspenso tras el signo de interrogación. Por algo se dice que es más fácil criticar que proponer. Es hora de bajar las lanzas y arrimar el hombro.

Después del examen de conciencia, reconocer los errores cometidos, los problemas del mundo que son los nuestros, de todos, necesitan acción, invención, genio, en definitiva soluciones.

Una actitud que debería integrar el ideario de los medios de comunicación, lo que implica irremediablemente un cambio de enfoque.

El periodismo de soluciones emplea las mismas habilidades y juicio periodístico como cualquier buena historia, excepto que en este caso que se está informando sobre una respuesta a un problema. Tiende a profundizar en el “cómo”.

Pese al cambio del escenario hay que apelar con más fuerza si cabe por la conciencia de no alertar. Por ejemplo el brote del ébola en África Occidental y afectación a otros países evidenció en su comunicación que necesitamos de mejores herramientas y voluntad para no desvirtuar los acontecimientos. En vez de infundir el miedo por qué no empoderar al ciudadano para que tome las medidas preventivas necesarias en una situación de riesgo.

Qué ganamos al no dar cabida a las alternativas – que las hay – si ya estamos renunciando a la esperanza.

Los medios no tendríamos que marcar sentencias porque no hay verdades absolutas y más si aparecen positivos indicios intentemos dar alas.

Haciendo justicia el mundo no pinta tan mal, estamos en un proceso de plena transformación que promete germinar grandes cosas.

Si nuestros antepasados levantaran la cabeza cuánto agradecerían los avances y grado de libertad que hoy disfrutamos.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Las noticias positivas inspiran la acción y participación
El optimismo que mueve el mundo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

No estamos solos.

“Demain” (mañana), contra pronóstico y sin más apoyo que el crowdfunding ha arrasado en las taquillas francesas evidenciando que el público está ávido de conocer nuevas herramientas y soluciones creativas para dar aliento a este mundo nuestro.

Leer más

Querido mundo.

Los predicamentos del fin del mundo se quedaron en prono?sticos fallidos an?o tras an?o, mientras que tu? segui?as girando, dando vida y esperanza de un man?ana mejor.

Leer más

Refugiados y la capacidad decisiva de las ciudades.

Porque está demostrado que con muchos menos recursos los ciudadanos están consiguiendo grandes hazañas a favor de sus prójimos.

Leer más

Momento apasionante.

Destruirse para volver a construir. Europa es vivo ejemplo de esa reconstrucción, una vez más, con un panorama plural social y políticamente.

Leer más

Felicidad, un movimiento global

Lo cierto es que la dicha se ha convertido en un movimiento global que reivindica su democratización pasando de la teoría a la práctica. Así lo indican los múltiples informes,

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario