Cataluña vs. España: nada será como hasta ahora.

Cataluña vs. España: nada será como hasta ahora.

El suspense está por llegar. Será el principio de todo. Como la mejor de las películas el caso catalán vs español consigue mantenernos en vilo durante mucho tiempo algo que aún no sabremos si conseguirá la todavía no estrenada “Ocho apellidos catalanes”: alegrías, lloros, guerras dialécticas, incluso bailes. Un remix de géneros que la hacen inclasificable y que vuelve a evidenciar – aunque suene a tópico – que la realidad supera a la ficción.

Por esa misma razón la sala de cine se cierra mientras que la vida continúa y nuestros problemas, los individuales y colectivos urgen soluciones. Podemos pensar que la próxima cita electoral en Cataluña, con cariz plebiscitario o no según quien sea el jugador, son compartidas esta vez sin discusión como muy importante cuyo escenario marca un punto de inflexión.

Después de tensar tanto la cuerda, llegar a los extremos de la polarización, los momentos posteriores darán paso a la dinamitación y en consecuencia por fin a la toma de decisiones, que es lo que precisamente necesitamos. Porque su persistencia más allá en el tiempo amenaza en convertirlo en un mal culebrón.

No obstante todos los indicios hacen pensar que no será así, nunca antes tantos sectores de la sociedad se habían posicionado sobre esta cuestión involucrándose incluso personalidades internacionales. Las cartas por fin están encima de la mesa y ahora solo queda la última jugada de los ciudadanos soberanos.
Moverse en este tema es hacerlo sobre arenas movedizas, ni tan siquiera los sondeos como ocurrió en el 2012 auguran una total certeza de lo que pasará.

Si después de todo Cataluña sigue vinculada a España no será como hasta ahora y eso seguramente sea positivo para todos.

Significará que los partidos llamados unionistas han entendido que los nuevos tiempos exigen una reforma de un sistema de comunidades autónomas que no contenta a casi nadie. Mientras que el otro frente independentista comprende que reconocida su “singularidad” la proyección internacional de Cataluña parte desde el marco del Estado español y por ende – según los tratados – desde Europa al resto del mundo.

El gran filósofo griego Aristóteles decía que “nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está totalmente alejado de ella”. Es decir aún con buena fe y sinceridad con uno mismo las distintas subjetividades no pueden marcar sentencia como un dogma pues son discutibles.

[banner_suma]

En ese sentido el solo hecho de que las verdades “absolutas” de uno y otro partido puedan ya debatirse e incluso refutarse con argumentos sólidos ya nos habla de que estamos en una verdad relativa cambiante y sujeta a múltiples factores.

El caso de Grecia con la reválida del triunfo de Syriza de buena cuenta que hoy no se pueden imponer moldes. Existen infinidad de formas de sentir que hay que respetar aunque no se asemejen al propio y que deben ser necesariamente vistos desde un punto de equidistancia. Nadie dijo que fuera fácil pero para comprender al otro sólo queda el diálogo.

Pese a los intereses compartidos por ambas partes después de todo seguramente sea Europa quien opere como equidistante valorando su figura casi como un árbitro que observa de lejos y a la vez cerca.

Porque en la vida al igual que el deporte o política no hay nada más importante que el fair play.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Abrir las fronteras para conservar Europa

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El Capitalismo de las ideas.

Nos encaminamos hacía un capitalismo de las ideas donde el valor intelectual cobra protagonismo en los servicios, las artes y evolución de esas nuevas tecnologías.

Leer más

Luz y niebla. Jorge Dobner

La Gran Niebla de 1952 fue uno de los eventos más perturbadores en el Londres de esa época. El espeso manto de niebla que servía de inspiración a artistas e

Leer más

Celebrar la vida.

Basta comprobar según un informe del pasado 2014 de la OMS cómo en apenas 12 años la esperanza de vida se incrementó en seis años, 73 para las mujeres y 68 para los hombres.

Leer más

La desigualdad se puede cambiar.

Visto lo visto, las grandes corporaciones deberían ser las primeras en ser regladas bajo un impuesto de sociedades común.

Leer más

Almas conectadas.

La tecnología no puede robarnos ni la conciencia ni el espíritu. Porque de cualquier modo, ya sea a nivel físico o virtual, seguiremos siendo una comunidad de almas conectadas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario