Gira mundo, gira…

Gira mundo, gira…

365 días, 24 horas, la tierra se mueve al compás de varios movimientos y ahora también los ciudadanos que habitan en ella. Tan desconectados como estuvimos, inmóviles ante las variaciones externas; hoy en cambio estamos plenamente sintonizados a los acontecimientos que ocurren. Si alguien observara desde arriba vería una marabunta ruidosa que se hace notar.

Haciendo una revisión de unos años a esta parte se comprueban cambios sustanciales, cuando la autocomplacencia pasó a mejor vida dando en su lugar el revelo a un compromiso permanente.

Las sociedades contemporáneas ya no se callan ante nada ni nadie, saben que con sus manos pueden mover el mundo y actúan en consecuencia.

Alrededor del mundo vivimos un activismo irreversible que primero hizo acto de presencia como protesta pero luego se ha articulado desde las propias instituciones gubernamentales. El caso más representativo lo tenemos en Grecia y España cuya ciudadanía lleva en volandas un cambio de paradigma o cuanto menos la ruptura del status quo.

La alternancia de otros partidos lejos de los tradicionales se ha convertido en una decisión sana para una democracia necesitada de nueva savia que también sirve de incentivo para la vieja retaguardia.

A su vez desde los países del sur están empujando hacía esa dirección a todo el continente. En un pulso por la igualdad y reconocimiento sin escalafones los antes considerados débiles se hacen fuertes en la adversidad reivindicando su peso en el continente y construcción de una UE verdaderamente unida y sólida.

Las inminentes elecciones en Cataluña en su 27-S y luego las que vendrán en el conjunto del Estado español – según rumores el 13 o 20 de diciembre – auguran cambios de escenario en función de la votación del pueblo. Lo que nadie duda es que marcaran un antes y un después en una sociedad española en la que incluso los más conservadores empiezan a creer en una reforma de su constitución.

En parecida línea la América Latina emergente que está llamada a desarrollar un rol protagonista a nivel global también vive inmersa en profundas transformaciones. En Brasil la marea amarilla se revelan por un progresismo menor y ponen en cuestión el papel de su todavía presidenta Dilma Rousseff. Una inflación acumulada, el desempleo y recesión leve pero consolidada forman parte de sus proclamas. Por momentos los héroes del ayer dejan de serlo tambaleando un crédito político que por suerte ya no es vitalicio.

Incluso aquellos aferrados a lo conocido como Argentina se revolucionan ante lo que piensan un fraude electoral. Al igual que una polémica Venezuela que perdió su sentido común para rendirse al caos está cambiando la opinión de sus conciudadanos deseosos de recuperar el curso de la normalidad.

Estas transformaciones serían menos sin el impulso de los líderes que las avalan como el Papa Francisco I más aperturista que habíamos visto o la sorpresa de un Obama que se ha revelado como el presidente de la vanguardia.

Como decía esa nostálgica canción italiana de Jimmy Fontana “Gira el mundo, gira…” y esperamos que no se detenga.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
Gente que se atreva
En Europa el cambio esta en marcha
El cambio ya esta aquí

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Refugiados, motivos para la esperanza.

Son muchas las muestras de las sociedades civiles que suman una gran montaña solidaria que nos hacen confiar a todos que todavía hay buenas razones para mejorar este mundo.

Leer más

No estamos solos.

“Demain” (mañana), contra pronóstico y sin más apoyo que el crowdfunding ha arrasado en las taquillas francesas evidenciando que el público está ávido de conocer nuevas herramientas y soluciones creativas para dar aliento a este mundo nuestro.

Leer más

La transición verde.

Los medios de comunicación tenemos la obligación moral de informar con amplitud de miras y estimular la acción de aquellos que contribuyen a un planeta verde.

Leer más

El corazón tiene razones que la razón no entiende.

En unos momentos en que domina la rigidez del sistema y se hace política sin alma, en cambio el nacionalismo ha sabido captar los anhelos de un pueblo desencantado.

Leer más

Un faro de luz en medio de la tragedia.

Una vez más, sin necesidad de alardes, la solidaridad y buena voluntad que se desprende es el faro de luz en cualquier noche de tormenta.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.