¿Dónde está la ONU? .

¿Dónde está la ONU? .

¡Qué ola de fango y luciérnagas! Diría el gran poeta granadino que recién cumplió su 79 aniversario de muerte. Esta Europa nuestra vive su particular tragedia lorquiana dominada por la sin razón y sangre de los inmigrantes que se agolpan en masa ansiando un sueño europeo con destino gris.

¿Desde cuándo se fue de las manos? Las cifras advierten que el problema se convirtió en un monstruo tan grande que amenaza con engullirnos a todos.

Según informa la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) el número de inmigrantes que llegaron a la Unión Europea (UE) en los últimos siete meses se triplicó en comparación con el mismo período del pasado año.

Un total de 340.000 inmigrantes que llegaron al continente principalmente a través de las fronteras de acceso de Italia, Grecia y Hungría.

Precisamente el país heleno ha sido de nuevo damnificado – por si no tuviera suficiente con sus propias preocupaciones estatales – con el caos de la inmigración. A la buena de dios. Sin ayuda real de una Europa que va por libre y solo de puertas hacia fuera valora el problema en retórica común.

Las jerarquías se hacen ostensibles cuando el agravio comparativo es con países del peso de Francia e Inglaterra. Precisamente el Gobierno de David Cameron ha anunciado unas durísimas medidas contra la Inmigración tal es el caso de una ley que contemplará penas de cárcel para los caseros que no expulsen a ilegales de sus viviendas. Todo después de que el mismo Cameron se despachara sin disimulo llamando “plaga” a los inmigrantes.

Entre unos y otros se sacuden la vergüenza. De oca en oca y tiro porque me toca. Es tal el descaro que parecen confundir la política con el juego porque si algo se trasluce de este nebuloso contexto es que Europa no tiene una política conjunta, efectiva y humana en materia de inmigración.

“Europa necesita unirse, asumir un rol de liderazgo y coordinar una respuesta. Obviamente, el Gobierno griego tiene la responsabilidad de lo que suceda en su territorio, pero necesita que se le asignen recursos (europeos)” ha manifestado durante estos días el portavoz de ACNUR, Willian Spindler.

Hay alternativas si prevalece la voluntad de cambiar lo que no funciona.

Los medios existen, nuca hubo tantos avances a nuestro alcance, por eso las imágenes de miseria y desesperación de estos últimos días se asemejan más a negras instantáneas de posguerra.

Sobran las buenas palabras y se echan a faltar hechos.

¿Dónde está la ONU? Sorprende que un organismo de su grandeza se haya convertido en un mero cuentacuentos, un simple narrador de la novela que aparece de tanto en cuanto guiando al espectador sobre los sucesos que acontecen.

Nos convierten en meros espectadores de imágenes desgarradoras y tenemos que pasar a ser actores para exigir a nuestros gobiernos y a los organismos internacionales que se movilicen para actuar de forma más positiva.

También depende de nosotros salir de este gran charco que nos humilla como seres humanos.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Voces sabias.

Llegados a este punto se valoran los discursos sin estridencias, con sentido común e incluso autocritica. Sin miedo a equivocarnos generalmente este discurso pertenece a las otras generaciones, las que vivieron mucho y ya no tienen que demostrar nada. Quizá con menos pasión o capacidad arrolladora pero con más cabeza.

Leer más

La catarsis del odio.

Y a pesar de todo, aún por encima del catastrófismo, no hay que olvidar que el mundo es cada vez más pacífico, aún cuando pueda resultar chocante.

Leer más

Despierta Europa.

Europa todavía tiene tiempo para despertar y reconstruirse sabiendo que sus ciudadanos deberían ser la máxima priorizar. Se juega la capacidad de ser un proyecto creíble y accesible.

Leer más

Europa mira a Latinoamérica.

Se mire por donde se mire existe la obviedad que en el panorama de Latinoamérica se fraguan muchos de los cambios que serán pioneros a nivel global.

Leer más

Con la mano tendida.

Los políticos tienen la obligación moral de propiciar esas alianzas buscando en esta ocasión el mínimo común denominar y no los máximos.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario