Miedo, sentirlo es inevitable pero lo que sí es evitable es que decida por ti.

Miedo, sentirlo es inevitable pero lo que sí es evitable es que decida por ti.

El miedo es lo único que puede llegar a paralizarte a la hora de hacer algo. Miedo al fracaso o a que no salgan las cosas como te gustarían. En la mayoría de ocasiones, siempre está ahí, ya que es un factor conocido, un ser que está en el interior de todos como sucede con la niña protagonista de Inside OutDel Revés, la película de animación sobre las emociones .

Es verdad, el miedo vive dentro de cada uno. Se ha comprobado que el miedo aprendido, aquel inherente tras una mala experiencia, habita en una zona concreta del cerebro.

Un estudio, coordinado por Miguel Ángel Fullana – investigador de Neuropsiquiatría del Hospital del Mar -, ha analizado resonancias magnéticas de casi 700 pacientes procedentes de 27 estudios.

Así, con este metaanálisis – un estudio global sobre la totalidad de estudios que componen un tema -, se llegó a la conclusión de que ciertas regiones cerebrales se activan con el miedo aprendido. Los mecanismos cerebrales que se ponen en marcha ante el miedo aprendido componen una especie de “red del miedo”, como lo denomina Miguel Ángel Fullana.

No se puede evitar el miedo espontáneo, con el que reaccionas ante cualquier posible amenaza. No obstante, el aprendido es el que más afecta, ya que proviene de una mala experiencia y te condiciona con posterioridad. Sería ese en el que se genera una especie de trauma y sientes miedo en situaciones similares.

[banner_suma]

Sin embargo, aunque sea aprendido, se puede olvidar. “En la mayoría de las personas, al cabo del tiempo, el miedo se extingue. Se olvida su relación con el estímulo desagradable. Pero en algunos permanece y sufren un miedo patológico”, explica Miguel Ángel Fullana.

Para ver cómo funciona este miedo aprendido, se mostró a los sujetos del experimento dos figuras simples en varias ocasiones: una circunferencia y un cuadrado. Al aparecer una de las figuras se produce algo desagradable, un ruido ensordecedor o similar. De manera que, al repetirse la misma figura, el paciente se alerta y es ahí donde se activa la zona cerebral del miedo aprendido.

Conocer las zonas de activación cerebral permitirá idear un tratamiento y también, en un futuro, mitigar los trastornos de ansiedad – dada a largo plazo -. Tanto el miedo como la ansiedad se consideran patológicos, ya que limitan el transcurso normal de la vida diaria.

El próximo paso es pasar a analizar qué sucede en el cerebro cuando el miedo aprendido ya no está, cuando se extingue. “El mecanismo del olvido natural de un miedo aprendido nos dará una información valiosa sobre cómo se podría tratar el miedo patológico”, añade Fullana.

El miedo es inherente al ser humano, pero no puede condicionarte. No puede utilizar la excusa de que te previene para que no te hagas daño, como sucede con la niña protagonista de la película Del revés.

Tampoco puede hacer una lista con todas las cosas que podrían salir mal. Es inevitable sentir miedo, pero lo que sí es evitable es que decida por ti.

Sandra Sánchez
Redacción

Leer más: 
Para cambiar las cosas hay que perder el miedo 

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El buen periodismo tiene futuro

Advierte que en el 2020 los programas girarán en torno al protagonismo del espectador mientras que en 2030 internet será el escenario donde todo el mundo vea la televisión, por lo que se consumirá más video.

Leer más

Ayuda en Acción por la seguridad alimentaria de los niños, también en el verano

Con la llegada del verano, más de 2, 5 millones de niños en España con dificultades en sus hogares para asumir los gastos más esenciales como el agua, luz y

Leer más

La aeronáutica goza de “una salud inmejorable”

Los avances son tales que se reducirá el consumo de combustible “hasta un 60%” mediante el uso de nuevos motores, sistemas de propulsión o aparatos más ligeros.

Leer más

Unicef y H&M unidos por el desarrollo en la primera infancia

El aprendizaje temprano es la base de la salud, el crecimiento y el desarrollo de un niño, en especial durante sus tres primeros años de vida

Leer más

La muerte de Videla y las leyes de amnistía

Uno no se alegra del fallecimiento de nadie, pero cuando me he enterado de la muerte de Videla me he acordado de las víctimas argentinas.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario