Gente que se atreva.

Gente que se atreva.

Bajo un contexto crispado la escenificación griega en Europa ha puesto de relieve una vez más la “guerra” de los dos mundos: quienes abogan por el cambio y aquellos que en cambio prefieren la inmovilidad de las cosas. Al más puro estilo trágico igual que algunos de sus héroes clásicos Grecia se la ha jugado todo a la carta del referéndum saliendo reforzado de cara a su legitimación en las negociaciones.
Este es el último caso de David contra Goliat cuando hoy proliferan cada vez más las excepciones sobre la norma. Pues precisamente el movimiento de resistencia encabezado por Grecia puede marcar un precedente a la hora de entender una nueva Unión Europea ilusionante y solidaria.
Este mundo bipolar refleja la alteración anímica de los extremos, de la esperanza “Si, se puede” y los maniacos depresivos que desean perpetuar su poder contagiando el miedo a los ciudadanos como dogma. Por suerte los ciudadanos – tal el caso de los griegos – entienden que en una sociedad interdependientes donde unos nos necesitamos a otros y viceversa, las amenazas se vuelven simples artificios.
Los griegos han elevado al punto de ebullición la democracia aunque esto exija los más duros sacrificios incluso los relacionados con el ego propio. Que un señor como el ministro de Finanzas Yanis Varoufakis dimita para “facilitar la negociación” – y no por razones externas de corrupción – dice mucho acerca del nivel de compromiso.
Porque esto es lo que necesitamos si queremos progresos significativos, gente que se atreva a denunciar lo que ya no funciona y a su vez proponga soluciones.

Otro ejemplo, de los más audaces e inusuales es el Papa Francisco I que ha puesto la Iglesia Católica y el mundo entero patas abajo sin necesidad de alardes y sentencias sino solo gracias a la revolución de la ternura.
Lo mejor es que no hace falta ser una gran personalidad para iniciar con pequeños gestos el cambio en la calle. Cada uno según sus posibilidades puede alterar para bien el orden de las cosas de su microcosmos. Por ejemplo, celebrando sus vacaciones en la misma Grecia podemos contribuir en el bienestar de un país donde el turismo representa un notable porcentaje del 18 %. Entendiendo que la sinergia de fuerzas puede volvernos imparables quizás podamos incluso reconciliar a las dos partes de nuestro mundo contradictorio.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
En Europa el cambio esta en marcha.
Los “Gracias” a una Grecia valiente
La negociación con Grecia.

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El todo o la nada.

Están llamados a encontrar soluciones y no poner palos en la rueda, quizás no sean las mejores pero sí las soluciones posibles dentro de un mínimo común.

Leer más

Hacienda somos todos.

Podemos actuar con una actitud más responsable como consumidor priorizando las compañías éticas respecto a otras que evaden sus impuestos.

Leer más

Somos lo que comemos.

Porque la comida es nuestro combustible tenemos el derecho a saber lo que comemos y a partir de ahí ser consecuentes con las decisiones.

Leer más

Una nueva ola democrática.

Si antes el miedo era una palabra recurrente hoy se empequeñece frente al auge de otros valores, el deseo y la pasión por cambiar las cosas y la certeza de que esa profunda transformación es posible.

Leer más

Universidad, semillero de soluciones.

Convertido en un semillero de nuevas ideas y soluciones, hay que recordar que de las instituciones educativas saldrán los futuros protagonistas y actores de cambio social.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario