Una nueva España multicolor

Una nueva España multicolor

España se viste de múltiples colores, los mismos que representan a las distintas fuerzas en representación de una país con un nuevo y abierto abierto espectro político.

Bajo este escenario como ya se preveía los partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos, se han convertido en decisivos a la hora de formar gobierno rompiendo así el natural bipartidismo.

Entre las novedades más destacadas el retroceso del Partido Popular al perder el gobierno en 14 capitales de provincia en beneficio de los pactos de izquierda. Mientras que el PSOE debido a esas alianzas pasará de ocho a un total de 17 capitales de provincia. Asimismo cabe señalar que las marcas de Podemos ha irrumpido fuertemente con cinco de las ciudades más importantes: la capital Madrid, Barcelona, Zaragoza, La Coruña y Cádiz.

No hace falta decir que por su papel más que estratégico a nivel estatal sobresalen Madrid que por primera vez en 24 años será gobernada por un partido que no es el PP, en este caso Ahora Madrid liderada por su nueva alcaldesa Manuela Carmona. De la misma forma Barcelona en Comú con la activista social Ada Colau a la cabeza ha arrebatado a la tradicional CIU el feudo de la Ciudad Condal.

[banner_suma]

Otro de los casos más sonados es Valencia hasta ahora en manos de Rita Barberá y que será relevada por nuevo alcalde, Joan Ribó (Compromís). Un auge del partido valencianista que se corrobora en toda la Comunidad Valenciana y que será llave con su lideresa Mónica Oltra, presumible vicepresidenta según las avanzadas conversaciones con el beneplácito del que se prevé presidente: el socialista Ximo Puig.

Por su parte Ciudadanos aunque con menos relevancia en grandes capitales sí se ha confirmado como partido bisagra. En especial a nivel autonómico puede ha tenido la última palabra en comunidades como la andaluza facilitando la investidura a Susana Díaz (PSOE) al igual que ocurre en Madrid con Cristina Cifuentes (PP).

Si hay algo sobresaliente en este asalto de los partidos emergentes es que están poniendo en la tesitura de regeneración democrática a los partidos tradicionales: dimisión de diputados imputados, un pacto anticorrupción o el deber de hacer primarias en la elección interna de los partidos, entre las medidas puestas sobre la mesa.

Visto en perspectiva, cuesta creer que en tan poco tiempo los nuevos partidos creados desde las movilizaciones populares en las plazas y desde las diferentes mareas de protestas, estén hoy empezando a liderar el cambio tan esperado marcando un nuevo mapa político lleno de colores y de nuevas esperanzas. Parece, que sí se puede.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
El triunfo de la regeneración democrática

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Las edades en que somos más felices

Pasamos del pico de los 23 a una decadencia que toca fondo a los 50 para, posteriormente, repuntar a los 69. Más tarde, la felicidad vuelve a la baja.

Leer más

Uruguay despide a Mujica como presidente

El presidente ha querido destacar que esta celebración no es un homenaje al Gobierno que se va, sino “un reconocimiento del Gobierno al pueblo”.

Leer más

Las arañas pueden alargar la vida de tu batería móvil

Una investigadora colombiana trabaja con la araña Nephila Clavipes para optimizar la duración de las baterías de los móviles.

Leer más

Ecoturismo para erradicar pobreza

La ONU pide promover el ecoturismo para aumentar ingresos.La Asamblea General de las Naciones Unidas, órgano principal de la sede encabezada por el secretario General Ban Ki-moon, ha adoptado por

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario