Buenos maestros.

Buenos maestros.

En la antigüedad pensaban que nadie podría ser más idóneo para llevar la vara de mando que los viejos del lugar, un consejo de ancianos sabios capaces gracias a su experiencia de gobernar para todos de la manera más justa. Su larga vida domada por los reveses, cuando ya casi todo está aprendido y se disfruta más enseñando, entonces la calma se vuelve consejera frente a los indómitos impulsos de antaño.

Aún hoy estos ancianos son figuras de potestad en algunas recónditas tribus, pero no hace falta viajar tan lejos si queremos vislumbrar un panorama donde recobran protagonismo.

Contra pronóstico, cuando cumplir años significaba como mal menor estar más cerca de la jubilación sino invisible, en los últimos tiempos la sociedad contemporánea rectifica y pone en valor a los septuagenarios.

El Papa Francisco I o José Mújica se convierten en voces de autoridad, respetadas y escuchadas por cientos de miles. Lo que dicen importa y mucho al tiempo que son ejemplo para las generaciones actuales y venideras.

Ahora fenómenos como Manuela Carmena, triunfadora de las elecciones municipales en España por Ahora Madrid, es sintomático del nuevo contexto que ya anticipa no quedar en anécdota.

Para los jóvenes que hoy son fruto del cambio político podrían ver perfectamente en ellos unos padres, incluso en algunos casos – debido a la gran diferencia de edad – sus queridos abuelos. Con toda la grandeza que esto implica pues si los abuelos pueden con cariño dar buenos consejos estos a su vez valoran positivamente la inyección de energía de sus nietos.

Y es que esta sinergia de fuerzas simboliza el abrazo de dos generaciones. Pasión y temple, experiencia e ilusión. Perfecto contrapunto para suplir las carencias de uno a otro y viceversa, también potenciar las fortalezas.

Pablo Iglesias, Ada Colau, Albert Rivera, Ignacio Aguado, Begoña Villacís,  Iñigo Errejon, Teresa Rodríguez , Alberto Garzón en España, Matteo Renzi en Italia o Alexis Tsipras en Grecia…algunos de los nombres que no hace tanto eran desconocidos y que se han vuelto habituales en cualquier coloquio y todavía más decisivos en la composición del futuro político.

Con ironía no hace mucho algunos de las vieja retaguardia les incitaban para que se presentaran en elecciones para validar los reclamos que portaban. Dicho y hecho, por fin representación del llamado cambio. Les achacan inexperiencia ¿Pero a caso ésta no se forja en el camino? curioso, el mismo argumento para otros tantos jóvenes que ansían una oportunidad.

Por suerte desde arriba tiene buenos maestros que con su ejemplo seguro les allanaran el camino

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Querido mundo.

Los predicamentos del fin del mundo se quedaron en prono?sticos fallidos an?o tras an?o, mientras que tu? segui?as girando, dando vida y esperanza de un man?ana mejor.

Leer más

Crear para cambiar.

Porque el desmantelamiento de antiguas estructuras tras la sacudida de la corrupción y pérdida de confianza obliga a construir nuevos cimientos y generar ilusión en el pueblo.

Leer más

Lamentarse o valorar.

Si no podemos tocar el cielo al menos no nos precipitemos en el infierno. Lo que hoy no se valora, mañana se lamenta.

Leer más

El Capitalismo de las ideas.

Nos encaminamos hacía un capitalismo de las ideas donde el valor intelectual cobra protagonismo en los servicios, las artes y evolución de esas nuevas tecnologías.

Leer más

Barcelona y su oportuna Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz.

Aquellos nobeles de la paz que incluso hicieron frente a conflictos más complejos con un alto sentido de responsabilidad pueden ahora servir de ejemplo a alguna de las mentes iluminadas que ocupan el espacio político.

Leer más

Añadir un comentario