Un faro de luz en medio de la tragedia.

Un faro de luz en medio de la tragedia.

Triste pensar que hacían falta unas cifras sin precedentes de la que ya se considera mayor tragedia en las aguas del Mediterráneo para que un problema por todos conocidos cobrara verdadera relevancia. La historia de los inmigrantes que cruzan el norte de África rumbo Italia – en este caso – viene de largo y daba visos por la ineptitud de otros de amanecer en gran catástrofe.

Tras el escándalo que ha salpicado toda Europa no han faltado los dedos acusadores en busca de culpable, Mohamed Alí Malek, tunecino de 27 años ha sido el blanco de la culpa o más bien cabeza de turco y último eslabón de una problemática con distintos responsables de más altura.

No hace tanto el  Papa Francisco en el 2013, lloraba por los 166 inmigrantes que naufragaron en una barcaza destino Lampedusa “Sólo me viene la palabra vergüenza, es una vergüenza” ahora la vergüenza se quedó otra vez en el mar con más de 700 víctimas.

[banner_suma]

En cualquier caso y aunque la única razón sea el bochorno por fin se da un punto de inflexión sobre este asunto. Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea (UE) se reúnen de cara a preparar una operación contra el tráfico de inmigrantes “Nos comprometemos a emprender esfuerzos sistemáticos para identificar, capturar y destruir las embarcaciones antes de que sean usadas por los traficantes” es la consigna.

No obstante se necesitarán más que intenciones para lograr una respuesta política que además de abordar cuestiones legales merece un trato de humanidad. “Expatriados” “ilegales” e incluso reducir en determinados contextos su esencia a “inmigrantes” son términos que devalúan la integridad humana, la cosifican por encima del enorme valor de las personas.

Sin distinción, y aún no eximiendo la necesidad de regularización, el sueño de cualquier de estas personas en búsqueda de mejores oportunidades podría ser el propio en las mismas circunstancias.

Frente al desvarío insensible el toque que con su incansable y callada labor se han encargado de las duras tareas de rescate y luego seguimiento. Una vez más, sin necesidad de alardes, la solidaridad y buena voluntad que se desprende es el faro de luz en cualquier noche de tormenta.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más: Saldar cuentas con la tragedia del naufragio

[banner_btn_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El gigante chino y el pequeño occidente. Jorge Dobner

El juego de la geopolítica se mueve más rápido que nunca, donde algunos avezados manejan con agilidad sus cartas mientras otros parecen paralizados por quién las enseña. En este juego

Leer más

Ni un golpe más.

Cada golpe que recibe una mujer, es el golpe de vergüenza a las sociedades avanzadas. A pesar de los progresos en igualdad y justicia todavía se necesitan dar más pasos para ver una violencia de género por fin erradicada.

Leer más

Felicidad, un movimiento global

Lo cierto es que la dicha se ha convertido en un movimiento global que reivindica su democratización pasando de la teoría a la práctica. Así lo indican los múltiples informes,

Leer más

Periodismo de soluciones, en busca de un mundo mejor.

El periodismo de soluciones incorpora valores positivos inherentes que refuerzan el objeto de responsabilidad y tienen además una repercusión benéfica de quien lee, ve o escucha.

Leer más

Valorar lo que tenemos.

En el marco incomparable de una gran Barcelona quejarse en exceso es pecado, aún nos queda mucho por ver, que sentir y disfrutar.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.