Obama, sí se puede.

Obama, sí se puede.

El lema “Yes We Can” resurge con fuerza estos días no como recuerdo sino como la viva realidad que el presidente Barack Obama quería imprimir a su nación norteamericana.

Por fin el espíritu de cambiar las cosas se manifiesta gracias a la intervención de un hombre no siempre valorado, últimamente cuestionado y sin embargo eminentemente valiente.

Sin necesidad tampoco de elevar su figura en un altar nadie negará el mérito no solo por su origen ser el primer presidente afroaméricano sino ya romper la inercia de la historia; 50 años de hostilidades entre Estados Unidos y Cuba y siglos de enemistad declarada o tácita – según las veces – en las relaciones del vecino norte con el sur.

Antes de que sea demasiado tarde como algunos opinadores ya han argumentado Obama empieza a honrar aquel premio Nobel de la Paz del 2009 entonces producto de la euforia mediática más que de razones deliberadas.

En los últimos tiempos es constatable el viraje de la política del otrora imperio americano quizá con el propósito de exorcizar sus demonios colonialistas y apostar por el pacifismo de acuerdo al nuevo contexto demanda. Así por ejemplo el inminente acuerdo sobre el programa nuclear entre Irán y EE.UU aún polémico podría evitar males mayores “el primer paso hacia un mundo más seguro y fraterno” como elogio el Papa Francisco I, otro personaje que esta demostrando que sí se pueden hacer cambios.

[banner_suma]

También todo lo sucedido en la Cumbre de las Américas en Panamá da buena cuenta de los nueva mentalidad ya instalada en la Casa Blanca pese a los obstáculos interpuestos por la oposición republicana.

Si hay algo claro es que de cara a las elecciones de 2016 Obama no quiere irse sin haber allanado el difícil camino de cambiar el orden de las cosas a su posible sucesora Hillary Clinton ¿La primera mujer presidente de Estados Unidos? De nuevo estaríamos frente a un hito.

De igual forma en otras partes del mundo, en Latinoamérica (Uruguay, Chile, Colombia…) y Europa (Grecia o España) desde hace tiempo ha calado hondo el mensaje de “Sí, se puede” que cada país ha adaptado a su propia realidad pero siempre bajo el sustrato de los ciudadanos.

La confianza de que lo imposible es solo una representación mental más que un obstáculo real resulta alentador para otros muchos que desean un cambio a mejor. No tardará el día en que Obama dejé su lugar en la Casa Blanca pero puede con la satisfacción de ser recordado con el paso del tiempo como el presidente que sí pudo.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:
El mundo despierta mejor que ayer
¡Bendito Papa!
El mundo despierta mejor que ayer

[banner_suma]

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Un mundo mejor en nuestras propias manos

Sólo depende de nuestros pensamientos positivos para cambiar el mundo.

Leer más

Un faro de luz en medio de la tragedia.

Una vez más, sin necesidad de alardes, la solidaridad y buena voluntad que se desprende es el faro de luz en cualquier noche de tormenta.

Leer más

La metamorfosis capitalista.

Personalidades como el economista francés Thomas Piketty o el polifacético estadounidense Jeremy Rifkin irrumpen con fuerzas renovadas bajo el amparo de un espíritu reformista.

Leer más

Una nueva ola democrática.

Si antes el miedo era una palabra recurrente hoy se empequeñece frente al auge de otros valores, el deseo y la pasión por cambiar las cosas y la certeza de que esa profunda transformación es posible.

Leer más

La revolución posible.

Los líderes de este país tienen la oportunidad de constituir una revolución posible pero que pasa inexorablemente por priorizar el bien común.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.