Las nuevas caras de la política española.

Las nuevas caras de la política española.

Vivimos tal momento de ebullición en nuestra sociedad y política vinculante que sola una cosa es segura: nada volverá a ser como antes. Todavía quedan muchos interrogantes por despejar ante un futuro incierto que a veces puede asustar pero al mismo tiempo representa la esperanza de culminar muchos de los cambios que ya se están gestando.

Concretamente en España,  en una loa de romanticismo no son pocos los que comparan esta regeneración política a la transición de 1978 marcando además debido a la entidad propia del presente contexto – y aún en su contradicción – el fin de aquel régimen e inicio de una nueva transición.

“El cambio es ley de vida. Cualquiera que solo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro” manifestaba el que fuera presidente y aún hoy leyenda de Estados Unidos John F. Kennedy.

Y es que a pesar de los recelos la inercia del cambio liderada en volandas por los ciudadanos lleva como hoy vemos a la transversal regeneración de la sociedad: el relevo de empresas, instituciones y también partidos políticos que entienden las cosas de forma distinta en aras de recuperar el crédito; es la necesidad de hacer una nueva política.

No obstante, y atendiendo que cualquier cambio no responde a un simple formalismo o lavado de cara sino a un trabajo de fondo, este relevo por su carácter también generacional viene acompañado de nuevas caras.

Pablo Iglesias, Albert Rivera, Ada Colau, Alberto Garzón, Manuela Carmela, Luis García Moreno, etc. son, en el caso de España,  rostros no hace tanto desconocidos para el gran público que sin embargo desde la trastienda y sus respectivas profesiones habrían labrado su peculiar y voluntarioso camino de hormigas.

Muchos ni tan siquiera cuentan de pasado político, y si bien se les condena la falta de experiencia en estas lides, por contrapartida no acusan los vicios provenientes de la endogamia. Como punto a favor a través del desempeño de sus profesiones en su mayoría hacen clara alusión a un servicio vocacional y reparador de la sociedad: profesores, juristas, abogados, escritores, psicólogos etc. que en su ejercicio conocen de primera mano las inquietudes de la sociedad contemporánea.

Ciudadanos sobradamente preparados con virtudes más allá de la política y que ejemplifican el sueño de una democracia más participativa.

Lejos de aquellos años cuando la política – quizá por el desnivel cultural – se miraba con cierta distancia y respeto, unos gobernaban para los otros, hoy la balanza de una sociedad más equilibrada exige cercanía y transparencia.

También condicionado por el auge de las nuevas tecnologías la apertura de nuevos canales de comunicación obligan de cara a una sociedad casi de vuelta de todo a una interacción más directa y humana.

Al respecto el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, marcó un precedente en la concepción del nuevo perfil orientado también como político 2.0.

Y es que la impronta mediática de estos nuevos políticos hace que dominen la escena de los distintos formatos de su comunicación y su lenguaje, el marketing personal y cuidado de su imagen en coherencia.

Nuevas caras que esperemos, sean también una nueva forma de hacer política.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El mundo despierta mejor que ayer.

Si la fe mueve montañas por fin hemos cambiado el no por el “Sí, se puede” sabedores de que la actitud es la primera semilla de éxito.

Leer más

Buenas causas, un canto de esperanza.

Son buenas noticias constructivas que deben ganar peso en el discurso sobre aquellas negativas con todavía exceso de sonoridad actuando como contrapunto positivo de una realidad muchas veces sesgada.

Leer más

Crear para cambiar.

Porque el desmantelamiento de antiguas estructuras tras la sacudida de la corrupción y pérdida de confianza obliga a construir nuevos cimientos y generar ilusión en el pueblo.

Leer más

La desigualdad se puede cambiar.

Visto lo visto, las grandes corporaciones deberían ser las primeras en ser regladas bajo un impuesto de sociedades común.

Leer más

Desmontando las verdades cambiadas

Posverdad (post-truth en inglés) es la palabra de moda. Me sorprendo al revisar la prensa internacional cómo este concepto ha pasado de ser un “outsider” sólo utilizado en determinados ámbitos

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.