Malki-Salaam, un lugar donde sanar las heridas de guerra

Malki-Salaam, un lugar donde sanar las heridas de guerra

Cuatro horas diarias y durante tres meses. Ese es el tiempo de paz y sosiego que milagrosamente algunas de las víctimas infantiles de Siria encuentran en la clínica de Shafik Amer, en tierras jordanas.

El lugar es el centro del doctor Amer, quien huyó de Damasco con su esposa e hijos y que en la ciudad de Amman tuvo el coraje y la determinación de crear un espacio, destinado a la sanación física y emocional de todos los niños provenientes de la guerra.

Aproximadamente unos cuarenta pequeños sanan sus heridas de manos de profesionales y olvidan también las cicatrices que ocasionaron las milicias debido al conflicto armado. Malki-Salaam, que así se llama el centro, acoge a pequeños de entre seis y once años que aún mantienen en sus cabezas los sonidos de los bombardeos y las metrallas.

Sonido que Shafik conoce a la perfección. Habiendo pasado por cuatro países diferentes desde que abandonase Siria al principio de la guerra, asegura que la labor que lleva a cabo no se centra exclusivamente en los niños. “Cada semana visitamos a las familias de los niños, familiares refugiados que muy a menudo tienen una difícil situación de subsistencia”, asegura Amer.

“Pero los tratamientos están especialmente diseñados para los más pequeños”, insiste. Muchos de los niños que llegan al centro llegan con pesadillas, insomnio, miedos que afectan a la conducta y un gran número de ellos son reacios a tratar con adultos debido a todo lo vivido en meses anteriores.

En el centro de Amán, Amer tiene el claro objetivo, fuerte y conciso, de sanar todos y cada uno de los traumas que traen consigo los niños sirios. Que entierren desde la raíz y por siempre cada pesadilla es el fin por el que trabaja este médico.

De financiación privada y gestionada por el doctor y sus más allegados, el propio Amer ha declarado recientemente que son muchas y cada vez más las madres, en su mayor parte ya que los padres de los menores resultan muertos a manos de los terroristas, las que se ponen en contacto con el centro poco después de que sus hijos lo abandonen.

Y es que este centro de rehabilitación, con una filosofía de altruismo y de completo amor al prójimo, se ha convertido en un pilar indispensable para los más débiles, en su mayoría madres e hijos, que huyen de una guerra dañina de la que paradójicamente nunca han querido ni han tomado parte.

Aquí un vídeo en ingles para conocer mejor el proyecto del doctor Amer:

 

A.Teles
Redacción

Leer más:
Rima Karaki, la presentadora que dijo “basta”

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Tecnología para el acceso de vivienda a jóvenes en riesgo de exclusión

Antes de llegar a la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, era una trabajadora  en el centro de California. Mi compañero de trabajo y yo recorrimos la

Leer más

El misterioso origen informático de la innovación

Es posible que los talentos combinados de los humanos y los ordenadores sean más creativos que los de una máquina por su cuenta.

Leer más

“20 day stranger”, la app para compartir la vida con un extraño

La aplicación “20 day stranger” forma parte de este grupo de nuevos servicios que pretenden reivindicar el derecho a contar con un mínimo de privacidad en la red.

Leer más

Hacer ejercicios para sentirse mejor y más feliz

Muévete, serás feliz.  Si soléis hacer ejercicio físico, ya os habréis dado cuenta  de los múltiples efectos beneficiosos que tiene para nuestra salud: alivia el estrés, te relaja, duermes mejor…

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario