Malki-Salaam, un lugar donde sanar las heridas de guerra

Malki-Salaam, un lugar donde sanar las heridas de guerra

Cuatro horas diarias y durante tres meses. Ese es el tiempo de paz y sosiego que milagrosamente algunas de las víctimas infantiles de Siria encuentran en la clínica de Shafik Amer, en tierras jordanas.

El lugar es el centro del doctor Amer, quien huyó de Damasco con su esposa e hijos y que en la ciudad de Amman tuvo el coraje y la determinación de crear un espacio, destinado a la sanación física y emocional de todos los niños provenientes de la guerra.

Aproximadamente unos cuarenta pequeños sanan sus heridas de manos de profesionales y olvidan también las cicatrices que ocasionaron las milicias debido al conflicto armado. Malki-Salaam, que así se llama el centro, acoge a pequeños de entre seis y once años que aún mantienen en sus cabezas los sonidos de los bombardeos y las metrallas.

Sonido que Shafik conoce a la perfección. Habiendo pasado por cuatro países diferentes desde que abandonase Siria al principio de la guerra, asegura que la labor que lleva a cabo no se centra exclusivamente en los niños. “Cada semana visitamos a las familias de los niños, familiares refugiados que muy a menudo tienen una difícil situación de subsistencia”, asegura Amer.

“Pero los tratamientos están especialmente diseñados para los más pequeños”, insiste. Muchos de los niños que llegan al centro llegan con pesadillas, insomnio, miedos que afectan a la conducta y un gran número de ellos son reacios a tratar con adultos debido a todo lo vivido en meses anteriores.

En el centro de Amán, Amer tiene el claro objetivo, fuerte y conciso, de sanar todos y cada uno de los traumas que traen consigo los niños sirios. Que entierren desde la raíz y por siempre cada pesadilla es el fin por el que trabaja este médico.

De financiación privada y gestionada por el doctor y sus más allegados, el propio Amer ha declarado recientemente que son muchas y cada vez más las madres, en su mayor parte ya que los padres de los menores resultan muertos a manos de los terroristas, las que se ponen en contacto con el centro poco después de que sus hijos lo abandonen.

Y es que este centro de rehabilitación, con una filosofía de altruismo y de completo amor al prójimo, se ha convertido en un pilar indispensable para los más débiles, en su mayoría madres e hijos, que huyen de una guerra dañina de la que paradójicamente nunca han querido ni han tomado parte.

Aquí un vídeo en ingles para conocer mejor el proyecto del doctor Amer:

 

A.Teles
Redacción

Leer más:
Rima Karaki, la presentadora que dijo “basta”

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Energía eólica, su importancia en la producción energética

La energía eólica puede ser aprovechada para moler o bombear agua, o en este caso, para ayudar a los aerogeneradores a producir electricidad.

Leer más

Inteligencia artificial, ¿es posible que las máquinas piensen?

Para examinar la cuestión y acabar con los mitos y leyendas de la ciencia ficción, se preguntó a 180 importantes científicos y estudiosos de la materia.

Leer más

Escocia, el país de los inventos

La máquina de vapor, el teléfono, la penicilina, el telescopio o, incluso, la huella dactilar como identificación de las personas. Escocia ha sido históricamente un país que ha aportado numerosos inventos importantes a la humanidad.

Leer más

Un cambio que nace de abajo y llega hasta arriba

Así funciona la plataforma Change.org. Una persona inicia una petición de apoyos para una causa en Internet. La gente firma online. Las rúbricas se llevan al responsable político o al directivo de turno.

Leer más

Corrupción, una propuesta para que la riqueza pública sea administrada de otra forma

Se propone la creación de unos Fondos Nacionales de Riqueza para evitar que funcionarios o miembros del Gobierno se beneficien personalmente de los bienes del Estado.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario