Decir adiós a la violencia pensando en el ciudadano

Decir adiós a la violencia pensando en el ciudadano

Poner fin a la violencia desde políticas de prevención y concienciación. Puede parecer algo opuesto pero la práctica ya nos demuestra que estrategias pacíficas de este tipo son herramientas tanto o muchísimo más poderosas para decir adiós a las armas, al vandalismo o al tráfico de drogas.

Para entender mejor estas iniciativas solamente hay que girar la mirada a las realidades dolorosas que viven muchos países de América Latina, donde el término “violencia” pasó hace varias décadas a poseer una carga semántica, que lo convertiría en una auténtica epidemia nacional.

Pese a ello y haciendo frente a gran número de críticas, algunos gobernantes locales decidieron innovar y concienciar a los ciudadanos de una manera positiva frente al tráfico de drogas, frente a la corrupción o frente a la trata de personas en barrios marginales.

Uno de los pioneros, alcalde de la ciudad colombiana de Cali, activó a principios de los noventa la política de “Epidemología de la Violencia”. Rodrigo Guerrero pensó que a través del bien resulta mucho más efectivo combatir la desarmonía social y los enfrentamientos en las barriadas.

Mejoró las infraestructuras públicas, prohibió la venta y el consumo de alcohol a partir de determinadas horas y consiguió con ello que las localidades colindantes se sumaran a este positivo proyecto. Además, la tasa de homicidios –con índices altísimos en esta zona de Latinoamérica- se vio notablemente reducida.

Junto a Rodrigo Guerrero, se puede resaltar la iniciativa del Instituto Universitario en Paz, Democracia y Seguridad, con sede en Tegucigalpa, Honduras, y el cual ha llevado a cabo la creación del Observatorio de la Violencia en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Organismo que monitorea todas las muertes y otros sucesos acaecidos en distintos puntos del país y que no han sido causados de manera natural. De esta forma, los delitos con móvil sexual, las agresiones domésticas a mujeres y niños, y otro tipo de sucesos que escapan a los seguimientos gubernamentales pueden ser conocidos y tenidos en cuenta por las autoridades.

Así el control es mayor y la violencia lógicamente disminuye. Una prueba más de que el apoyo altruista, sumado a una manera diferente de ver las cosas, da como resultado una eficaz forma de combatir el mal, la violencia con todas sus caras, y la instauración de una sociedad más justa y un ciudadano más feliz.

A.Teles
Redacción

Leer más:
Un oasis en el desierto para jóvenes marginados enUganda

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El desempleo ofende a la dignidad de las personas

El desempleo corroe a la sociedad, dijo el Papa.El papa Benedicto XVI dijo ayer que “la desocupación corroe la estabilidad social y el bien común: el trabajo es un elemento

Leer más

Estado de bienestar: el liderazgo de Escandinavia

El estado del bienestar como tal, se instaura por los partidos socialdemócratas y por los liberales, que pusieron como primer objetivo los intereses de la sociedad.

Leer más

Temporada de setas: un placer para el paladar

La seta es un alimento que ha encantado a los humanos desde que el mundo es mundo. Y les ha “encantado” tanto por sus cualidades gastronómicas como alucinógenas.

Leer más

Berlusconi: apocalipsis y apoteosis. Opinión de Moncho Alpuente

Silvio Berlusconi es uno de esos engendros, el tiempo empieza a deteriorar su cobertura y agrieta su máscara cosmética, el cabello sintético, la epidermis reluciente, los ojos vidriosos.

Leer más

El VI Congreso de la Lengua es el gran encuentro del idioma

Escritores de 20 países hispanohablantes más EE UU eligen la palabra más autóctona. El Atlas en palabras de 21 escritores.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario